El Español
Economía
|
Sostenibilidad

Fento do Vento: La marca que hace posible vestir la naturaleza de Galicia

Nerea Figueiras es bióloga y crea joyas únicas de forma artesanal con plantas que ella misma recolecta. Llevar una pulsera con un helecho, un pendiente de rosa o un collar con una bellota es posible gracias a esta original propuesta
Nerea Figueiras luce una de sus joyas y uno de los fentos que crea.
Cedidas
Nerea Figueiras luce una de sus joyas y uno de los fentos que crea.

La relación entre Nerea Figueiras y la naturaleza nació hace muchos años, cuando visitaba diferentes espacios naturales con sus padres. La joven natural de Ourense y residente en Cambre (A Coruña) estudió biología y durante el confinamiento decidió aplicar su conocimiento y su amor por la naturaleza para crear unas originales joyas que permiten llevar un trozo de Galicia muy cerca.

Las primeras pruebas tuvieron un gran recibimiento por parte de sus amigas, que insistían en que tenía "potencial". Figueiras se aventuró y el pasado mes de noviembre comenzó a venderlas. Seis meses después, Fento de Vento se ha convertido en un éxito y son muchas las personas que se animan a vestir un trozo de la naturaleza gallega.

Una horquilla de clavel de Fento do Vento (Cedida).

¿Y por qué ese nombre? Una lluvia de ideas la llevó hasta la denominación, en el que el helecho está presente por ser una de las primeras plantas vascularizadas que colonizó la tierra. "Para mí y a nivel técnico biológico representa la fortaleza. Lleva años aguantando, evolucionando y adaptándose a todas las circunstancias. Es simple, no tiene flor pero en cuanto nos fijamos en ella, las hay súper diferentes, de muchísimos tamaños...", explica Figueiras, que incorporó el viento en honor a la fuerza con la que sopla en Galicia.

Recolecta respetuosa con el medio ambiente

Los productos de Fento do Vento se han convertido en una buena opción para regalar una joya única e irrepetible. La ourensana elabora cada pieza de forma artesanal y con mucho cuidado, desde la recolección de las plantas hasta la entrega a sus clientes.

"Recolecto todos los productos en Galicia, en fincas o en el bosque", explica Figueiras. Este proceso se hace desde el respeto por el medio ambiente, por lo que intenta aprovechar hojas ya tiradas o que estén en ramas rotas, mientras que de cada helecho escoge una sola hoja de cada ejemplar para no dañarlo. La recolecta de material la combina con la recogida de basura que se encuentra por el camino y que otros ciudadanos habían tirado.

El proceso de elaboración es largo y comienza con las pruebas para determinar qué diseño se adecúa más a cada producto. "Trabajo fundamentalmente con resina epoxi. Hay muchísimos tipos para joyería y según la pieza uso uno u otro, porque el acabado es muy diferente. Varían el brillo, la viscosidad, unos solidifican con el tiempo y otros con rayos ultravioleta...", explica esta emprendedora. El fento, símbolo de la marca, se manipula de forma diferente si se incorpora a una pulsera: "Usamos otro tipo de resina para que quede totalmente cubierto y se adapte a la forma".

El collar de rosa de Fento do Vento (Cedida).

El resultado de las pruebas no siempre es positivo y puede ser necesario mucho tiempo hasta encontrar el producto perfecto. Un ejemplo es la elaboración de las rosas, que le llevó perfeccionar más de seis meses. Una vez este proceso está claro, Figueiras emplea un par de semanas "mínimo" en crear cada pieza desde que recolecta la planta hasta que el producto está finalizado.

La ourensana usa diferentes métodos de secado dependiendo del tipo de vegetal que incluye en sus joyas, como la prensa. "Según la pieza, hacemos ciclos de temperatura y humedad", explica la joven, que indica que este es un proceso muy importante para lograr el color adecuado. Los fentos, por ejemplo, pueden adquirirse también en plateado o dorado gracias a un baño de color.

Un recuerdo único de un momento importante

Fento do Vento tiene un catálogo con unas 60 referencias entre las que hay broches, pendientes, pulseras, llaveros e incluso cuelga gafas que contienen la naturaleza de Galicia: fentos, flores de toxo o dientes de león forman parte de los diseños de esta marca gallega. Esta no es, sin embargo, la única opción de compra.

Figueiras trabaja también por encargo. Así, las novias pueden llevarle el ramo de la boda para poder hacer con él una joya duradera, y todos aquellos que quieran conservar esas flores de alguien especial también pueden incorporarlo a su joyero.

¿Y cuáles son los productos favoritos? Las bellotas con diferentes plantas encapsuladas, los helechos en todos los colores y las rosas, tanto en 3D como los pétalos. Los dientes de león también son populares entre los clientes que buscan un producto diferente, artesanal y natural que es entregado dentro de un cuidadoso empaquetado.

Las bellotas de Fento do Vento son uno de los productos favoritos (Cedida).

El público de Fento do Vento es muy diverso: no entiende de sexo ni de edad. Figueiras comienza ahora a colaborar con algunas tiendas físicas tanto en Galicia como fuera de la comunidad, pero todos sus productos están disponibles a través de la página web. Los gallegos no son los únicos que han encontrado en sus joyas un regalo original, que también encantan en Francia, Alemania y Chile.

¡Síguenos en Facebook!
Economía