El Español
Cultura
|
Historias de la Historia

Manolo Sánchez, el gallego que fue asistente personal y confidente de Richard Nixon

La historia de un coruñés que fue testigo directo de algunos de los momentos más importantes de la historia de Estados Unidos
Nixon acompañado por Manolo Sánchez el 1 de noviembre de 1970
Nixon acompañado por Manolo Sánchez el 1 de noviembre de 1970

La madrugada del 17 de julio de 1972 estallaba uno de los mayores escándalos políticos de la historia, el Watergate. Ese día, cinco hombres eran detenidos mientras instalaban equipos de espionaje en la sede del Partido Demócrata, en el Complejo Watergate. Se trataba de agentes especiales encubiertos contratados por el Comité de Reelección del Presidente Richard Nixon. The Washington Post desveló al mundo el escándalo que acabó provocando que Nixon se convirtiera en el único presidente en la historia de los Estados Unidos que ha dimitido de su cargo. Y a su lado siempre estuvo un gallego del que todos decían que era quien mejor conocía al Presidente, el que más sabía sobre él, su persona más cercana y que posiblemente conocía todos los entresijos de esta historia. Hoy conoceremos al hombre que no necesitaba llamar a la puerta del hombre más poderoso del planeta: Manolo Sánchez.

Complejo Watergate. https://www.plataformaarquitectura.cl/

El padre de Manolo era de Xanceda, una parroquia del municipio de Mesía, en la provincia de A Coruña, y su madre era de Barbantes, en la provincia de Ourense. Aunque Manolo nació en 1929 en Cuba, donde su familia había emigrado en busca de fortuna, se consideraba gallego y coruñés de pura cepa.

En 1932 la familia regresa a A Coruña, y se instalan en el 245 de la actual Avenida de Oza. Manolo trabaja como mozo y comienza a aprender el oficio de barbero, al igual que su padre. Son años duros, pero al menos tenía donde trabajar y, además, conoce a su futura esposa, Josefa “Fina” Fernández Casanovas, natural de Toral de los Vados (León), que vivía en A Coruña desde que era un bebé.

Fina tendrá un papel tan importante como el de Manuel en la historia de los Nixon, ya que comenzó trabajando como cocinera, pasando por ama de llaves, profesora de español y asistente de la mujer de Richard Nixon, Pat Nixon

Richard y Pat Nixon. https://karsh.org/

Fina y Manolo se casan en 1954 en la iglesia de Santa María de Oza de A Coruña y tan solo dos años después, Manolo emigra a Cuba. Diez meses más tarde lo hacía Fina. Allí Manolo trabaja de lavaplatos y agricultor, pero debido al proceso revolucionario se ven obligados a salir de la isla rumbo a Miami el 1 de abril de 1960.

Iglesia de Santa María de Oza. https://www.turismo.gal

Allí conocieron a los Barletta, una familia de millonarios cubanos a los que la revolución les había expropiado en 1959 todos sus negocios y propiedades en la isla. El matrimonio Sánchez se puso a trabajar para ellos hasta que en 1962 los Barletta decidieron irse de Estados Unidos. El problema era que los Sánchez no podían salir del país debido a su condición de exiliados de Cuba, pero la fortuna les sonrió y llamó a su puerta. Un día los Nixon aparecieron en casa de los Barletta para cenar. Estaban buscando un chófer y una cocinera para su servicio y la casualidad quiso que el destino de las dos familias se uniera ya para siempre.

Amadeo Barletta. https://es.wikipedia.org

Manolo y Fina, que no sabían inglés, se mudaron a la residencia de los Nixon, un apartamento de 12 habitaciones del número 810 de la Quinta Avenida, en Nueva York.

Edificio en el que residían los Nixon. https://www.google.com/maps

Con el tiempo dejarían de ser chófer y cocinera, la relación entre las familias se volvería mucho más estrecha y se convertirían en las personas de confianza del Presidente y de la Primera Dama. Nixon llegó a describir a los españoles como “miembros de nuestra familia de una manera muy especial”

Pat Nixon, Fina y Manolo. https://af2toral.wordpress.com/

El 15 de enero de 1967 Ricard Nixon celebraba una cena en su apartamento, en la que anunciaba que se presentaría al año siguiente para el cargo de Presidente de los Estados Unidos. En aquella cena estaba la familia Nixon, su secretaria, Manolo y Fina. En 1968 los españoles se mudarían a una suite en el tercer piso de la Residencia Ejecutiva de la Casa Blanca, en Washington D.C. 

Manolo jugando con el perro de Nixon. https://www.farodevigo.es

Ese mismo año el Presidente apadrinaba a los Sánchez en su petición para conseguir la nacionalidad estadounidense. Richard Nixon prestó juramento de lealtad junto a ellos.

Nixon y los Sánchez jurando la Constitución. https://www.farodevigo.es

Manolo se convirtió en un hombre vital para la seguridad de Richard Nixon, al igual que Fina. Él cuidaba de Richard Nixon y ella de Pat. Manolo despertaba a Nixon todos los días, le ayuda con el desayuno y acompañaba al Presidente al Despacho Oval con su maletín. Y se quedaba a la puerta del despacho esperando a que le llamara.

Nixon en el Despacho Oval en 1972. https://catalog.archives.gov

Manolo y Fina fueron testigos de excepción de una etapa convulsa en la historia de los Estados Unidos, y vivieron miles de anécdotas de las que destacaría la siguiente.

El 30 de abril de 1970 Nixon anunciaba en un discurso televisado que la Guerra de Vietnam se extendía hasta Camboya. El objetivo de la campaña era derrotar a los efectivos del Ejército de Vietnam del Norte y del Vietcong que se habían instalado en las regiones fronterizas con Camboya. 

Richard Nixon. https://catalog.archives.gov

Esta intervención provocó un fin de semana de revueltas. especialmente en los Campus Universitarios de todo el país. En uno de aquellos Campus, el de la Universidad Estatal de Kent, en Ohio, se produciría la conocida como Matanza del 4 de mayo, en la que la Guardia Nacional mató a 4 estudiantes, lo que provocó la convocatoria de protestas en Washington D.C. el fin de semana siguiente.

Uno de los estudiantes asesinados aquel día. https://medium.com 

Con este panorama, a las 5 de la madrugada del sábado 9 de mayo, Nixon no podía dormir, así que despertó a Manolo Sánchez para preguntarle si quería chocolate caliente. Manolo le dijo que no, ni de broma. Nixon siguió insistiendo, “¿alguna vez has visto el Monumento a Lincoln por la noche?”, a lo que Manolo contestó que no. “Pues vístete y vamos”. Daba así comienzo una de las noches más extrañas en la historia de la Presidencia de los Estados Unidos de América.

Nixon hablando con los estudiantes en el Lincoln Memorial. https://www.reddit.com

Salieron de la Casa Blanca en la limusina presidencial junto a cuatro agentes del Servicio Secreto, rumbo al Lincoln Memorial, y mientras el Presidente le enseñaba el monumento al gallego, aparecieron varias decenas de manifestantes que los rodearon. Richard Nixon les pidió a todos que se acercaran y desde las escaleras del monumento comenzó a debatir con los estudiantes sobre la guerra, el surf… durante más de 2 horas. Nixon declararía tiempo después que nunca había visto al Servicio Secreto tan asustado.

Nixon junto a uno de los manifestantes. https://es.wikipedia.org

A su regreso, el Presidente obligó a la comitiva a parar en el Capitolio, donde ocupó su antiguo asiento de sus días como Congresista, y le pidió a Sánchez que subiera al podio de oradores para que pronunciara un discurso. Manolo tan solo llegó a decir que estaba orgulloso de ser estadounidense. Cuando parecía que volvían ya a casa, Nixon volvió a parar la comitiva para desayunar con Manolo en el Hotel Mayflower, en Connecticut Avenue. Tras desayunar intentó ir andando hasta la Casa Blanca, pero el Servicio Secreto se lo impidió y le obligó a subir a la limusina presidencial.

Hotel Mayflower en la actualidad. https://www.businessinsider.com

Bob Haldeman, el Jefe de Gabinete del Presidente, reconocería que aquella había sido la noche más extraña de toda su vida, pero que Richard Nixon esa noche no estaba ni borracho ni drogado. Desde luego fue una aventura digna de Don Quijote y Sancho Panza.

Bob Haldeman. https://www.post-gazette.com

Durante sus últimos años en la Casa Blanca, Nixon se volvió más y más dependiente de Manolo e incluso llegaron a idear, como si fueran niños, una lengua inventada que solo ellos entendían.

Manolo atendiendo a Nixon en una cena. https://catalog.archives.gov

Pero en 1972 el desastre llegó a la Casa Blanca.

Semanas después de la detención de los cinco agentes encubiertos en el Caso Watergate, parecía que la investigación entraba en el olvido. Pero una persona decidió que Nixon no podía irse de rositas. Un misterioso confidente que desvelaría su identidad en el año 2005 y al que se le conoció como “Garganta Profunda”, guio a dos reporteros de The Washington Post para que investigaran más sobre el asunto, destapando el que sería conocido como el Escándalo Watergate, un caso de espionaje político en el que estaban implicadas las más altas instancias del Estado y en el que se acusaba al Presidente de encubrimiento y de tratar de congelar las investigaciones. Este trabajo fue un hito en la historia del periodismo de investigación y les valió a los dos reporteros el Premio Pulitzer en 1973. 

Los dos reporteros del Post. https://upcomingworldnews.com/

Ante la evidencia de espionaje, el Congreso de los Estados Unidos creó una comisión de investigación, que provocaría la renuncia de casi todos los colaboradores de Nixon, envueltos en una red de sospechas. El 30 de abril de 1973, Nixon aceptó parcialmente la responsabilidad del gobierno y destituyó a varios funcionarios implicados.

Jon Dean, ex asistente de Nixon, durante la investigación del Watergate. https://www.npr.org/

La existencia de cintas magnetofónicas que incriminaban al Presidente y su negativa a ponerlas a disposición de la justicia provocó un duro enfrentamiento entre el Gobierno y los Tribunales. La presión pública y política forzó finalmente a la entrega de esas cintas, aunque una había sido alterada y otras dos desaparecieron. Las crecientes evidencias sobre la culpabilidad de Nixon y de otros altos funcionarios norteamericanos desembocaron en el inicio del proceso de «impeachement«, el juicio al Presidente. 

El presidente del Comité de Investigación, Sam Ervin. https://boundarystones.weta.org/

El 24 de julio de 1974 la Corte Suprema acusó a Nixon de «obstruir las investigaciones judiciales», «abuso de poder» y «ultraje al Congreso», y de haber utilizado a la CIA y al FBI con fines políticos, y fue obligado a entregar transcripciones que claramente le implicaban en el encubrimiento del escándalo. La evidencia hizo que Nixon perdiera sus últimos apoyos en el Congreso

Nixon durante una rueda de prensa. https://www.theatlantic.com

El 8 de agosto de 1974, Richard Nixon anunciaba su dimisión como Presidente de los Estados Unidos de América, tras haber perdido la base política necesaria para gobernar, aunque reconocía que dejar el despacho “es algo que aborrecen todos los instintos de mi cuerpo. Sin embargo, como presidente, debo anteponer los intereses de América”

Noticia en prensa sobre la dimisión. https://historia.nationalgeographic.com.es

El Vicepresidente, Gerald Ford, accedió a la presidencia e inmediatamente otorgó un perdón incondicional a Nixon el 8 de septiembre de 1974.

Nixon abandonando la Casa Blanca tras su renuncia. https://historia.nationalgeographic.com.es/

Años antes, en 1964, a preguntas de un periodista sobre si seguiría trabajando para Nixon cuando dejara el cargo, Manolo Sánchez respondió: “El jefe no tendrá que preguntarme. Donde quiera que vaya sabe que iré con él”. Y cumplió con su palabra. Manolo y Fina siguieron trabajando para los Nixon en su residencia de San Clemente en California, hasta 1980, año en que se retiraron

Manolo y Fina en la residencia de San Clemente de los Nixon. https://www.abc.es

Los Sánchez habían comprado un apartamento en el barrio de Los Castros, en A Coruña, y soñaban con volver a su tierra cuando se jubilaran. Desgraciadamente, tras esa fecha se les pierde la pista, con la discreción que siempre les caracterizó.

Nixon y su esposa en su residencia de San Clemente. https://catalog.archives.go 

Richard Nixon intentó volver a la práctica de la abogacía, pero no pudo conseguirlo, ya que fue expulsado del Colegio de Abogados e incapacitado para el desempeño de su profesión en todo el territorio estadounidense. Sufrió un derrame cerebral el 18 de abril de 1994 y moría cuatro días más tarde con 81 años de edad. A su entierro asistieron, entre otros, Bill y Hillary Clinton, Gerald Ford, Jimmy Carter, Ronald y Nancy Reagan y George H. W. Bush junto a Barbara Bush.

Funeral por Richard Nixon. https://es.wikipedia.org

“Tengo mi corazón satisfecho estando con el Presidente, pero desde antes de que fuera Presidente, desde siempre. Para mí es el mismo hombre que el de antes. Me encuentro más contento, más orgulloso, de que sea el Presidente, pero él es el mismo… con aquel que yo trabajé… Él es el mismo que yo conocí cuando se sentaba junto a mí, delante, y abría su corazón conmigo” – Manolo Sánchez.

Iván Fernández Amil. Top Inspira LinkedIn. Storyteller. Jefe de Compras.

https://www.linkedin.com/in/ivan-fernandez-amil/

https://www.instagram.com/ivanfamil/

Referencias:

  • es.wikipedia.org
  • washingtonian.com
  • af2toral.wordpress.com
  • slate.com
  • abc.es
  • nixonlibrary.gov
  • uselectionatlas.org
  • farodevigo.es
  • wikiwand.com
  • archives.gov
  • nixonfoundation.org
  • history.com
  • historia.nationalgeographic.com
¡Síguenos en Facebook!
Iván Fernández Amil
Iván Fernández Amil
InstagramLinkedIn
Ingeniero Industrial que trabaja como Jefe de Compras, escritor, storyteller y conferenciante. Iván además colabora en varios diarios, en radio y distintos podcasts, y utiliza su habilidad como Storyteller para ayudar a las empresas a vender más empleando el poder de las historias. Es seguido por decenas de miles de personas en la red profesional LinkedIn, donde fue galardonado como Top Inspira y es considerado un referente en habla hispana. En los diarios Quincemil y Treintayseis publica todos los domingos artículos dedicados a divulgar, recordar y reivindicar a las empresas, lugares y personajes que han cambiado Galicia y el mundo.
Cultura