El Español
Cultura
|
Audiovisual

Cumple 29 años el primer viral de España: El gallego José Tojeiro y su "droja en el Cola Cao"

Este hombre se convirtió en un icono pop tras su aparición en el programa 'Código Uno' de TVE, donde relató que unas "prestitutas" lo drogaron para robarle dinero
El gallego José Tojeiro.
RTVE
El gallego José Tojeiro.
Ofrecido por:

Era un 27 de septiembre de 1993 cuando los españoles vieron por primera vez a José Tojeiro, un gallego retornado de Suiza y vecino de Cariño (A Coruña), que participó en el programa Código Uno de TVE presentado Arturo Pérez-Reverte y Mayte Pascual. Aquella participación cambiaría la vida de este hombre, que pasaría a la historia con su relato y su célebre frase "me echaron droja en el Cola Cao".

Según contaba Tojeiro, aquel día, tres chicas a las que tildó como "prestitutas" entraron en su casa de forma voluntaria y le robaron 16.000 francos suizos y 80.000 pesetas. Era la segunda vez que le robaban y aún habría una tercera. Para llevar a cabo el robo, estas mujeres lo drogaron, como el mismo relataba.

Al parecer, el gallego durmió muchas horas aquel día, algo poco habitual en él. Ese dato le sirvió para darse cuenta de que las culpables eran aquellas mujeres, ya que en primera instancia había denunciado a su mujer, con la que estaba en trámites de separación. "Mientras una da el placer de prespitación, la otra anda buscando objetos que le sirvan, dinero mucho mejor", contaba Tojeiro sobre las ladronas.

Aunque en aquella época no existía internet, el vídeo empezó a dar mucho que hablar e incluso fue referenciado en otros programas como el de Alfonso Arús. La particular forma de hablar de José Tojeiro y sus icónicas frases lo convirtieron en un icono de la cultura pop española que se hizo más grande con la aparición de internet y de las redes sociales. "Me echaron droja en el Cola Cao" pasó a convertirse en una frase para la historia que sigue siendo repetida aún hoy en día.

En el año 2015, José Tojeiro fallecía en el Hospital Naval de Ferrol a los 80 años. El gallego acabó sus días en una residencia de Narón, fuera de los focos, pero su huella sigue perviviendo como un icono popular, casi 30 años después de aquella aparición televisiva que acabó pasando a la historia.

¡Síguenos en Facebook!
Cultura