El Español
Deporte
|
Celta de Vigo

Getafe 0 - 3 Celta: una resurrección milagrosa en un campo maldito

Los goles de Santi Mina y un renacido Iago Aspas devuelven meritoriamente a la senda de la victoria a los celestes en el Coliseum
Santi Mina celebra uno de sus goles ante el Getafe para devolver al Celta a la victoria
Santi Mina celebra uno de sus goles ante el Getafe para devolver al Celta a la victoria

Lunes, ante el colista, contra un entrenador debutante y en un estadio que rozaba la maldición. El Celta vencía esta noche al Getafe y a casi todos los malos augurios posibles en un encuentro de menos a más. Los de Coudet no tuvieron que lamentar la falta de puntería de la primera parte gracias a tres certeros zarpazos de sus delanteros en la segunda parte, quienes demostraron que la mejoría vista ante el Sevilla no era flor de un día.

Otorgaba galones y confianza a los que solo la mala suerte arrebató la victoria ante los hispalenses y repetía con Aidoo y Fran Beltrán en el once, a lo que ambos responderían con creces. En el banquillo rival, el debutante Quique Sánchez Flores desilusionaba a la afición azulona con un conservador 4-5-1 que no evitó un buen ambiente en los primeros compases de la noche.

Salía el conjunto vigués dispuesto a dominar el encuentro y marcar pronto, algo que se dejaría ver en el minuto 5 con un disparo lejano de Brais Méndez. El Celta tenía la posesión y pasado el cuarto de hora, un centro largo al segundo palo serviría para que Aspas dejara en bandeja la mejor ocasión de la primera parte a Hugo Mallo. Sin embargo, el disparo del capitán se estrellaría en el estómago de Djené.

Brais Méndez volvió a generar peligro y acabó la noche con dos asistencias

Destacaba Brais Méndez en la creación aunque la defensa getafense estaba más rápida para cortar los balones. En uno de los pocos errores locales, Javi Galán a banda cambiada y Santi Mina lograban conectar con Nolito quien, con dos toques y una rápida internada, perdonaría un mano a mano clarísimo con David Soria.

Antes del descanso habría tiempo para una cuestionable amarilla a Aidoo. En la falta resultante, Sandro Ramírez casi sorprende a Dituro al lanzar la falta ligeramente por encima de su escuadra derecha, aunque en la siguiente acción, el único jugador de los locales que ha marcado gol esta temporada se lesiona y es sustituido por Enes Unal.

Empujaban como miles los seguidores celestes presentes en el Coliseum y pronto, equipo y afición, encontrarían el premio. Si David Soria conseguía despejar a córner un extraordinario disparo de Aspas desde 20 metros, en la acción siguiente Mina remataba cómodamente en el área pequeña para abrir el marcador.

Sin tiempo a recomponerse, el Getafe recibiría un doble golpe casi mortal. De nuevo Brais Méndez volvía a mimar la pelota para asistir a Iago Aspas quien, esta vez sí, conseguía anotar con un gran gesto técnico en carrera. Tras una nueva celebración con la grada visitante, Mina sufría en sus carnes una fortísima entrada de Djené que tras ser revisada en el VAR terminaba en tarjeta roja.

Tras una exhibición física y táctica, Coudet daba descanso a Aidoo para que Néstor Araujo recuperara sensaciones en los últimos 25 minutos de partido y amarrar el resultado. Cinco minutos después y entre gritos de "fútbol de salón", Cervi y Galhardo sustituían a Nolito y Aspas.

El delantero brasileño volvería a dejar un detalle de calidad en la siguiente acción con un extraordinario taconazo a Santi Mina tras un pase en largo de Denis Suárez. El delantero vigués recogía gustoso el balón para certificar la victoria y su doblete con un tanto que le sitúa como segundo máximo goleador nacional en 2021.

Los minutos restantes se convertirían en un doloroso epílogo para los azulones, abandonado el estadio antes de tiempo numerosos hinchas, así como el segundo entrenador local tras ser expulsado. En cuanto a los celestes, el Chacho volvería a dar minutos a un Okay que sigue afianzándose y hacía debutar a Hugo Álvarez (2003), uno de los grandes goleadores del equipo juvenil.

Santi Mina celebra uno de sus dos goles ante el Getafe

Al término del encuentro el goleador de la noche reconocía que era un "partido vital", por lo que Mina cree que "desde el primer segundo salieron a por el partido con las ideas muy claras y ambición". Respecto a su doblete reconoció que hasta ahora habían tenido ocasiones suficientes, pero que la clave era seguir manteniendo la puerta a cero porque "arriba acabamos llegando".

Remataba su intervención pidiendo la afición que llenara este jueves Balaídos pese "a ser muy difícil", más aún si cabe desde el aumento de precios para la grada de Tribuna. Pero si el buen juego acompaña, el celtismo acudirá a la llamada para continuar la racha.

¡Síguenos en Facebook!
Deporte