El Español
Economía
|
Sostenibilidad

'El calor renovable': la campaña gallega para impulsar la biomasa como fuente de energía

El Clúster Biomasa de Galicia ha lanzado esta iniciativa con el fin de poner en valor las ventajas del uso de esta energía, entre las que destacan el ahorro, la sostenibilidad y la generación de una economía circular
shutterstock

Aumentar la visibilidad de la biomasa y luchar contra la crisis climática y la pobreza energética. Es el objetivo de la campaña El calor renovable, que el Clúster Biomasa de Galicia ha lanzado en el marco de la 13ª edición de la Feria Expobiomasa, celebrada en Valladolid.

Esta campaña de promoción de la biomasa térmica, que se desarrollará a través de diferentes acciones de comunicación, cuenta con la cofinanciación de la Xunta de Galicia a través de XERA, la Agencia Gallega de la Industria Forestal.

La biomasa térmica normalizada es una solución en la descarbonización del sistema energético y una oportunidad para contribuir a la gestión forestal sostenible. El presidente del Clúster Biomasa de Galicia, Francisco Álvarez, destaca que "la biomasa, como fuente de energía renovable, puede llevar a Europa a lograr su transición energética en el menor tiempo posible y, sin embargo, es la gran olvidada de las renovables. Es necesario impulsar la biomasa al igual que otras renovables, facilitando el acceso a esta fuente de energía sostenible, local y económica".

Los combustibles fósiles (carbón, gasóleo y gas) son contaminantes y unos de los principales motivos del calentamiento global por las emisiones de gases de efecto invernadero que producen. Cerca del 80% del mix energético de Galicia en 2019 procedía de combustibles fósiles, contaminantes.

La energía de biomasa o bioenergía es un combustible renovable que procede del aprovechamiento de subproductos, desechos y residuos, principalmente de materia orgánica de origen vegetal o animal, como son la biomasa forestal primaria, ramas, astillas… y es neutra en emisiones de C02.

La bioenergía contribuye a la existencia de bosques sanos y favorece su gestión sostenible, por lo que el uso de la biomasa para obtener energía asegura que los bosques sigan creciendo.

Solución tecnológica moderna, accesible y sostenible

Desde el sector se recuerda la necesidad de contribuir a la transición energética y aseguran que hay un enorme potencial para la biomasa en España sin aprovechar. "Nuestro país es el tercero de Europa por recursos absolutos de biomasa forestal solo por detrás de Suecia y Finlandia y, sin embargo, España consume menos biomasa que la media europea".

En 2020 Finlandia generó 142 días de consumo energético limpio proveniente de la bioenergía. La demanda de energía de nuestro país a través de bioenergía sólo alcanzó a cubrir 28 días. Ocupamos la posición número 22 de los 27 países de la UE en uso de Bioenergías.

El consumo de energía para usos térmicos en el año 2019 supuso alrededor del 33% del total del consumo de energía final. La electricidad supone menos de la cuarta parte del consumo de energía final. "Necesitamos cambiar el consumo de combustibles fósiles por energías renovables como la biomasa, que además supone un 50% de ahorro con respecto al gas o al gasóleo y mucho más si se compara con el coste de calentarse con electricidad. Con la biomasa como solución térmica los consumidores e industria pueden reducir rápidamente sus costes energéticos", apunta Francisco Álvarez.

Llamamiento a los hogares

El Clúster Biomasa Galicia hace también un llamamiento a los hogares para que se pregunten si su consumo energético térmico es sostenible, y que se sumen al calor verde.

El 20% de la energía que se consume en España se gasta en nuestros hogares. El 70% de esta energía es utilizada para la calefacción y el 14% para calentar el agua. Esto significa que "no es posible cambiar la política energética sin tener en cuenta la calefacción".

La biomasa térmica está disponible en diferentes formatos y tecnologías como estufas de diseño; calderas eficientes y automatizadas o redes de calor, que se adaptan a las necesidades y situaciones. Por tanto, la biomasa térmica es hoy una solución tanto en proyectos de rehabilitación como en proyectos nuevos de vivienda sostenible.

Según han señalado desde el clúster gallego, la biomasa térmica es una solución sostenible e ilimitada. Además, es autóctona, ya que se produce localmente y fomenta la creación de empleo en el entorno. Es renovable, neutra en CO2, circular porque proviene principalmente de residuos y subproductos del bosque y otras industrias. También es compatible con la infraestructura energética existente y respalda a las energías renovables estacionales. Por último, tiene un precio estable y más económico, lo que permite luchar contra la pobreza energética.

¡Síguenos en Facebook!
Economía