La publicidad personalizada hace ya tiempo que se nos ha ido de las manos. Entre los avances de la tecnología, la falta de ética de algunas compañías con el tratamiento de nuestros datos y la paranoia que nos embarga cuando nos asaltan los anuncios de ese viaje o esas zapatillas de las que acabamos de hablar con las amigas nos hemos dado cuenta de que el Gran Hermano en realidad era eso: las cookies que aceptamos como si no hubiese un mañana.

Noticias relacionadas

Sin embargo, en ocasiones, la vida nos da sorpresas. Bueno, en realidad, este tipo de sorpresas llegan desde una de las muchísimas páginas web de productos chinos que lo mismo te quieren vender la imitación de esas zapas por 10 euros que te ofrecen un photocall con una imagen paradisíaca para que finjas que estás de vacaciones en la playa mientras te conectas con tus amigos por Zoom.

Pero, a veces, las ofertas chinas son tan rebuscadas que una no sabe ni siquiera qué es eso que te están intentando vender al otro lado de la pantalla, como le ha ocurrido a la actriz Ana Milán, una de las personas favoritas de público y redes sociales. Ella, que ha formado una comunidad de seguidores que goza de muy buena salud, ha querido compartir con ellos la fotografía de un extraño producto que le ha llegado al correo.

¿Es una almeja?

"Llevo 20 minutos mirando la pantalla sin saber qué es, quién soy y para qué podría querer algo así", ha escrito la actriz haciendo gala, una vez más, de su sentido del humor:

La primera reacción de sus seguidores es la que hubiésemos tenido todos, preguntándole a Milán qué estaba buscando:

Después, se han sucedido las conjeturas para tratar de adivinar qué es exactamente esa cosa que parece de todo menos inofensiva:

Finalmente, alguien parece haber dado con la respuesta:

En efecto, se trata del geoduck en su denominación inglesa o de la trompa de elefante para los chinos, que aprecian especialmente este molusco también llamado almeja rey, una de las más grandes del mundo que puede llegar a pesar 16 kilos. Su largo sifón que sale de la concha sirve para succionar y expulsar el agua después de haber retenido los nutrientes.