Ana de Armas, Martiño Rivas, Daniel Retuerta, Blanca Suárez, Yon González y Elena Furiase.

Ana de Armas, Martiño Rivas, Daniel Retuerta, Blanca Suárez, Yon González y Elena Furiase. Atresmedia

Reportajes Amazon Prime Video

Cómo repetir el fenómeno Ana de Armas: así ha sido la búsqueda de la nueva generación de 'El internado'

‘El internado’ descubrió a Blanca Suárez y lanzó las carreras de Ana de Armas, Yon González y Martiño Rivas. Hablamos con los aspirantes a continuar sus pasos y los responsables de encontrarlos, del legendario director de casting Luis San Narciso a la creadora Laura Belloso. 

23 febrero, 2021 17:40

Noticias relacionadas

Una nominada al Globo de Oro que está a punto de convertirse en Marilyn Monroe y chica Bond. La mayor estrella femenina que ha dado el cine y la televisión española en la última década. Un actor que encontró en los escenarios de teatro su forma de desligarse del apellido paterno y huir de la etiqueta de ídolo juvenil. La cara de tres series de éxito e inminente protagonista de la secuela de La catedral del mar. Ana de Armas, Blanca Suárez, Martiño Rivas y Yon González han demostrado en los diez años que han pasado desde el final de El internado que las series juveniles no tienen por qué ser una cárcel ni un sambenito para sus jóvenes protagonistas. El internado: Las Cumbres, el flamante estreno de Amazon Prime Video, tiene un complicado reto por delante: estar a la altura de la serie original y encontrar una nueva generación de estrellas juveniles para el cine español. 

“Es evidente que el anterior Internado fue algo especial en la ficción, pero esta es otra serie y nunca se debe mirar atrás ni querer repetir fórmulas”, sentencia Luis San Narciso, el histórico director de casting que encontró en 2007 a los alumnos de la Laguna Negra y que puede presumir de lanzar las carreras de Javier Cámara, Paz Vega, Carmen Machi o Belén Rueda. “El fenómeno de la serie original pesó mucho a la hora de encontrar un reparto. Fue uno de los retos más importantes”, admite Laura Belloso, creadora tanto de El internado original como de su continuación

Ana de Armas, chica Bond en 'Sin tiempo para morir'.

Ana de Armas, chica Bond en 'Sin tiempo para morir'. MGM

“La gente piensa en dónde han llegado los actores después de la serie, pero al principio no eran conocidos. Blanca era una recién llegada. Ana solo había hecho una película muy pequeña”, recuerda Sonia Martínez, productora ejecutiva de las dos versiones de El internado y directora de Buendía Estudios. Desde entonces, Suárez se ha convertido en chica Almodóvar, habitual de Álex de la Iglesia y cara principal de la productora Bambú en Las chicas del cable, El verano que vivimos o la aún pendiente de estreno Jaguar. Para la actriz cubano-española, el cielo parece ser el límite. Si la COVID-19 lo permite, Ana de Armas estrenará tres grandes producciones de Hollywood antes de que acabe el año.

“No me extraña [que la generación original de El internado haya triunfado]. Tenían muy claro dónde querían llegar y han trabajado mucho para conseguirlo. Cuando trabajas con actores jóvenes aprendes a detectar quién cuenta con el instinto y necesarios en esta profesión”, admite Jesús Rodrigo, productor ejecutivo y director de 31 episodios de la serie original. “Tenemos muy en cuenta lo que pasó con El internado, pero nos lo tomamos con tranquilidad porque es una serie nueva. No sabemos si va a hacer más boom, menos boom o si va a gustar”, reconoce Daniel Arias, integrante de la nueva pandilla de Las Cumbres y miembro más pequeño de una dinastía de artistas liderada por su padre, Imanol Arias

Objetivo: un nuevo ídolo adolescente 

Asia Ortega y Albert Salazar.

Asia Ortega y Albert Salazar. Amazon Prime Video

La televisión española de 2007 no es la de 2021. Con episodios de 50 minutos y temporadas más cortas, Belloso y su equipo de guionistas cedieron la dirección de las tramas a dos únicos personajes: Amaia, la rebelde impulsiva que cree que el fin justifica los medios, y Paul, el héroe a su pesar pegado a los libros y que no tiene interés alguno en ser el guay de la clase. “El teatro es siempre un buen sitio para encontrar grandes actores”, insiste San Narciso. “Albert Salazar es un actor prodigioso que tuve la suerte de ver en el Teatro de la Abadía, con la obra AKA (also known as). Allí pensé que sería ideal para El Internado. Siempre suma tener un actor de tanta calidad y preparación”. El actor catalán había hecho historia al ganar el prestigioso premio Max por su arrolladora interpretación en el monólogo creado por Daniel J. Meyer. A sus 26 años, Salazar es el mayor del grupo, algo que se nota en sus encuentros con la prensa. “Cuando estoy trabajando no pienso si estoy haciendo algo para Cataluña [en cuya televisión se forjó como actor], en el teatro o en algo que verá todo el mundo. Doy el 100% e intento no pensar en cuánta gente va a ver esto”. 

Asia Ortega parece tener más presente el legado de la serie que Globomedia Antena 3 emitieron entre 2007 y 2010. “Eso hace que te plantees que esto puede ser una oportunidad. Ya somos muy responsables con nuestro trabajo, pero saber que la serie fue una catapulta para esos actores hace que todavía te apliques más”, confiesa la actriz catalana (como casi todo el reparto de Las Cumbres) cuando escucha los nombres de sus antecesores. “Asia es una actriz fabulosa, una fuerza de la naturaleza”, destaca Belloso cuando se le pregunta por su nueva generación de actores. “Nunca se sabe lo que va a suceder pero, sí, la verdad es que el objetivo es volver a repetir lo que sucedió con El internado”. 

La fama en la era de las redes sociales

Alcanzar la fama en la era de Instagram es una experiencia muy diferente a la que se tuvieron que enfrentar Yon González o Blanca Suárez (ambos actores tienen una breve aparición en el primer episodio de Las Cumbres a modo de guiño para los fans de la serie original), cuando las redes sociales todavía estaban dando sus primeros pasos. Los actores de Élite se convirtieron, de la noche a la mañana, en rostros conocidos en todo el mundo. “Intento tomármelo como lo que es: un numerito que dice tus seguidores. No quiero darle más importancia por mi salud mental, más que nada”, confiesa Salazar, que apenas alcanzaba los 20 mil seguidores cuando empezó a rodar la serie. La exhibición en 240 países a través de Amazon puede multiplicar su nivel de exposición pública. “No tengo una idea clara de lo que pienso de Instagram, pero intento no hacerle mucho caso para invertir el tiempo en cosas reales”. 

“Al final te puede alejar del mundo”, reconoce Ortega, cauta pero consciente de su potencial profesional “si la tomas como una herramienta más y una forma de tener feedback con el público. Es otra plataforma para mostrar tu trabajo, y a veces también un poquito del día a día porque la gente también quiere ver tu humanidad”. En los primeros días de la serie en la red, los actores han aprovechado sus perfiles para revivir recuerdos de un rodaje que les hizo vivir juntos tres meses en una casa rural en Euskadi en la que huían del coronavirus, ensayaban escenas y conocían a sus futuros compañeros de viaje.   

Buscando una aguja en un pajar

San Narciso es famoso por cuidar a los actores y hacer pocos castings para decidir si es lo que están buscando. “Somos partidarios de no someter a más pruebas de las necesarias. Eso sí, revisamos todo su trabajo anterior para poder conocerlos bien”. En el caso de Las Cumbres, se buscó a todo el elenco adolescente al mismo tiempo. “Queríamos buenos actores con atractivo y carisma, que supieran transmitir la emoción de la historia”, recuerda el director de casting de Mar adentro La piel que habito. Algunos, como Carlos Alcaide (Manu en la ficción) o Gonzalo Díez (Julio), se estrenan en esta serie ante una cámara. “Carlos nos fascinó enseguida. Es muy talentoso y tiene un aspecto muy interesante”. Después de la secuela de El internado, Alcaide rodó Libertad, el nuevo proyecto para cine y televisión de Enrique Urbizu

“De Gonzalo nos gustó su singularidad, su comedia y lo tierno que podía ser”. Su experiencia se limitaba a una obra de teatro que había protagonizado años antes. Ahora su vida está a punto de cambiar. “Es algo que al final da respeto”, reconoce el actor de 19 años. “Pasar a ser personaje público, que la gente sepa quién eres, da un poco de respeto”. En ese sentido pueden aprender de su compañero de reparto e hijo de Imanol Arias y Pastora Vega. “Me han dado los mismos consejos que a otros chicos de mi edad. Estudios, “novieta”, amigos… No creo que haya sido distinto por tener a unos padres actores”, confiesa el joven actor, incapaz de disimular que no le gusta demasiado que le pregunten por su familia. “A Daniel Arias le auguro un gran futuro como actor energético y con grandes condiciones para la comedia, que es algo muy difícil [de encontrar]”. San Narciso se ha tomado su tiempo para darle una oportunidad. “Antes de Las Cumbres, había hecho castings para Luis de pequeño y me había visto en una serie y un corto”. 

Nos avisaron: "Esto va a funcionar muy bien, pero no os volváis tontitos. Seguid humildes".

Carlos Alcaide, 'El internado: Las Cumbres'.

El equipo de San Narciso va al grano en la búsqueda de nuevos actores, pero el trabajo con ellos no termina ahí. Ni mucho menos. “Tuvimos dos semanas de ensayos con todos los actores. Preparamos secuencias concretas que nos ayudaban a definir los personajes y debatir sobre dudas que pudieran surgir. Para dirigir a actores jóvenes ayuda conocer qué experiencia vital tienen, madurez... para tocar las teclas adecuadas a la hora de trabajar con sus emociones”, admite Rodrigo, director de los dos primeros episodios de la producción de The Mediapro Studios y Buendía Estudios para Amazon. Durante el rodaje, Amaia Lizarralde, una de las actrices secundarias de la serie, ejercía también de coach y apoyo de los integrantes más jóvenes del elenco. 

Un consejo: la cabeza fría. 

Carlos Alcaide tiene grabadas dos llamadas que marcaron su camino en una serie que ya ha cambiado su vida. La primera fue en la que le anunciaron que lo habían escogido para interpretar a Manu. La segunda no se la esperaba. “Recuerdo una llamada de Aurora para felicitarme…. y darme un capote”, confiesa el actor en referencia a Aurora Martínez, directora de producción en las dos series. “Nos dijo: ‘Esto va a funcionar muy bien, pero no os volváis tontitos. Seguid humildes’. Los actores de Las Cumbres somos bastante conscientes y tenemos los pies en el suelo. A pesar de lo que pueda pasar, sea mayor o menor el éxito, creo que tenemos gestionado el ego”. Será el tiempo el que dicte sentencia, sobre la serie y los actores que dan la cara por ella. “Estoy convencido de que aquí hay actores y actrices van a encontrar su camino”, insiste Rodrigo. Quién sabe, igual estamos ante la próxima gran promesa del audiovisual español. 

También te puede interesar...

• Todas las películas y series que se estrenan esta semana en Netflix, HBO, Amazon, Movistar y más

• 'La cocinera de Castamar': las claves de la serie de Atresplayer Premium según sus protagonistas