Loading...

Así será 'Earwig y la bruja', la última película del Studio Ghibli que llega a Netflix Netflix

Netflix Cine de animación

Así es 'Earwig y la bruja', la última película de animación del Studio Ghibli que llega a Netflix

El largometraje de Goro Miyazaki es la primera producción de Ghibli de animación en 3D. Envuelta en polémica, la película se estrena en la plataforma hoy 18 de noviembre.

18 noviembre, 2021 12:37

Después de treinta años de obras maestras como El viaje de Chihiro, Mi vecino Totoro y La princesa Mononoke y de hacer historia en el mundo del cine, Studio Ghibli regresa a la pantalla, aunque esta vez de puntillas y sin hacer mucho ruido. El próximo 18 de noviembre se estrena en Netflix Earwig y la bruja, la nueva película de animación y el primer título que la productora realiza utilizando la técnica de la infografía 3D.

Noticias relacionadas

Creada por Goro Miyazaki a partir del planteamiento inicial de su padre Hayao Miyazaki, el largometraje se basa en la novela homónima de Diana Wynne Jones. En Earwig y la bruja se cuenta la historia de Earwig, una niña muy inteligente que vive en un orfanato. De pronto su vida dará un giro inesperado, cuando sea adoptada y se vea obligada a vivir con una bruja en una casa encantada.

Earwig y la bruja se basa en la novela del mismo nombre escrita por la británica Diana Wynne Jones, que también es autora de la novela en la que se basa El castillo ambulante. En ella se nos presenta a la pequeña Earwig, una niña de 10 años que vive en el orfanato de St Morwald's desde que tiene uso de razón. Allí pasa sus días la mar de contenta, haciendo uso de su inteligencia siempre que puede para conseguir todo lo que se propone.

Su vida cambiará para siempre cuando llegue al orfanato la misteriosa pareja formada por Bella Yaga y Mandragora, dos personas muy extrañas que ocultan increíbles poderes mágicos. Earwig tendrá la oportunidad de volver a nacer, pero se dará cuenta de que su nueva madre en realidad es una bruja horrible y muy egoísta. En la casa embrujada que ahora es su nuevo hogar, Earwig deberá echar mano de todo su ingenio y de un gato parlanchín para poder sobrevivir

Las primeras impresiones no fueron buenas

Desafortunadamente, desde que el estudio mostró las primeras imágenes de Earwig, la respuesta de las redes sociales fue muy fría. Mucho antes de estrenarse, la película fue juzgada premeditadamente por los fans de las películas Ghibli que, acostumbrados al trazo dibujado de sus personajes favoritos, se mostraron reacios al innovador diseño en 3D.

Algunos de ellos hablaban de una traición al "espíritu de Ghibli" por haber dejado de lado la animación en dos dimensiones, sentenciando y cancelando el largometraje antes de tiempo e incluso sin haber visto el tráiler.

Dos maneras de crear muy diferentes

Goro Miyazaki (a la izquierda) y su padre, Hayao Miyazaki (en el lado derecho de la imagen).

Hayao Miyazaki es uno de los genios del cine de animación, recibiendo incluso un Oscar honorífico en reconocimiento a sus aportaciones de la historia del cine. Desde el principio quedó claro que Ghibli había venido a cambiar el juego. Los años pasaban y llegaban nuevas historias, incorporando al taller a más trabajadores y otros talentos. Entre ellos se encontraba el propio hijo de Hayao, Goro Miyazaki, que desde siempre ha querido aportar su granito de arena al proyecto.

Padre e hijo comparten una relación profesional un tanto particular y poco cercana, en gran parte debido a sus diferentes puntos de vista en cuanto a la animación se refiere. Su enfrentamiento profesional salió a la luz en 2005, cuando el productor Toshio Suzuki propuso a Goro Miyazaki como el director de la adaptación de Cuentos de Terramar, basado en el universo creado por Ursula K. Le Guin. Esta decisión no gustó a Hayao, y tampoco contó con la aprobación de la propia autora de los libros en los que se inspiraban.

Desde entonces, padre e hijo han tenido perspectivas muy distintas a la hora de crear historias y cada vez las diferencias entre ambos son mayores. La brecha creativa entre ambos se incrementa, especialmente teniendo en cuenta la diferente visión de futuro que tiene cada uno y las intenciones de Goro Miyazaki por acoger otras formas de contar y dibujar sus relatos.

La animación 3D no supone traición alguna

Fotograma de la película 'Earwig y la bruja'. Netflix

Uno de los argumentos que alegan los seguidores de las películas del Studio Ghibli es la traición que han cometido contra la tradición de la compañía al apostar por el diseño 3D para su nueva película. Son muchos los fans que prefieren conservar la esencia de los largometrajes que se han hecho hasta ahora y no cambiar el trazo bidimensional de las historias. 

La realidad es que las nuevas tecnologías han llegado para quedarse y no es la primera vez que el estudio de animación ha trabajado con programas informáticos en sus producciones. Este tipo de técnicas digitales ya se habían utilizado en 1994 y en 1995, con las películas Pompoko Susurros del corazón, respectivamente.

Hay que considerar que la evolución es algo inevitable para las técnicas de animación y que el proceso tradicional también ha quedado obsoleto. Además, esta técnica resulta muy costosa en todos los aspectos: tanto a nivel monetario como en la formación de animadores según los criterios de Hayao Miyazaki.

Una película con expectativas altas

A pesar del recibimiento inicial, los creadores de Earwig y la bruja no han decaído en entusiasmo y esperan que su película sea igual de disfrutable que el resto de la filmografía del estudio. Su director, Goro Miyazaki expresó la alegría que supone llegar a tantos países del mundo gracias a una plataforma como Netflix, siendo "la primera película CGI completamente en 3D de Studio Ghibli" y también "un emocionante desafío para reflejar el espíritu y el orgullo de nuestro estudio utilizando esta nueva forma de arte".

También se pronunció en favor del largometraje Aram Yacoubian, director de películas de animación de Netflix, reconociendo lo afortunados que se sienten al continuar expandiendo la línea de películas de Studio Ghibli en Netflix. Yacoubian espera que "la nueva y esperada película de Goro Miyazaki traerá una nueva perspectiva a las populares películas de Studio Ghibli", destacando los "55 millones de hogares que han optado por ver una película de Studio Ghibli en Netflix desde 2020".

Los próximos proyectos de Studio Ghibli

El protagonista de la próxima película de Studio Ghibli, 'How do you live?'. Netflix

Han sido muchas las ocasiones en las que Hayao Miyazaki anunciaba su retirada del mundo de la animación y después del estreno de El recuerdo de Marnie en 2014, su jubilación parecía un hecho inminente. Por si fuera poco, Isao Takahata, otro de los fundadores de Studio Ghibli, falleció poco después del lanzamiento de El cuento de la princesa Kaguya, dejando que la productora se estancase, aunque fuera por poco tiempo.

Hayao Miyazaki se resiste a abandonar lo que más le gusta, y ha prometido no hacerlo antes del estreno de How do you live?, una película que pretende dejar como herencia a su nieto. Se desconoce su fecha de estreno, pero habrá que esperar para verla, al menos hasta 2023.

'Earwig y la bruja' se estrena en Netflix el 18 de noviembre.

También te puede interesar...

• Qué esperar de 'Arcane', la serie de animación de Netflix que explora el videojuego 'League of Legends'

• Crítica: 'Alerta roja', el blockbuster más caro de Netflix es también el más entretenido

• Crítica: 'Cowboy Bebop', una curiosa adaptación del western espacial que dispara con mimo sus cartuchos

Siguiente Portada