El nuevo sistema de medición de audiencias de Netflix ya está aquí y desde la publicación de sus primeros datos ha dejado todo tipo de análisis y conclusiones. Uno de ellos es incontestable: el cine de España es un referente en todo el mundo. Dos de las tres películas de habla no inglesa más vistas en la historia de la plataforma se han hecho aquí: El hoyo, de Galder Gaztelu-Urrutia, y Bajocero, de Lluís Quílez. La alemana Cielo rojo sangre es la única producción que consigue superar los datos de las dos producciones españolas y la única razón por la que está delante es porque su duración (121 minutos) es muy superior a la de la propuesta distópica protagonizada por Iván Massagué (94 minutos).

Noticias relacionadas

Durante sus primeros 28 días en Netflix, se vieron 108 millones de horas de El hoyo. Desde su puesta de largo en el Festival de Toronto, donde se hizo con el prestigioso premio Midnight Madness reservado a lo mejor del cine de género, el debut de Gaztelu-Urrutia se convirtió en un fenómeno de boca a boca en las redes sociales de todo el mundo. En España también fue un éxito, arrasando en el Festival de Sitges (con los premios a mejor película del jurado y el público, entre otros) y recibiendo tres nominaciones en los Goya. 

Las películas de habla no ingles más populares de Netflix.

La producción de bajo presupuesto sorprendió con su original y futurista premisa. Dos personas por nivel. Un número desconocido de niveles. Una plataforma con comida para todos ellos. ¿Eres de los que piensan demasiado cuando están arriba? ¿O de los que no tienen agallas cuando están abajo? Si lo descubres demasiado tarde, no saldrás vivo del hoyo. La mezcla de thriller y filosofía fue un cóctel ganador que no ha dejado de dar alegrías a su director y al cine español

Los datos de Bajocero también son dignos de aplaudir. En el mismo periodo de tiempo, el thriller protagonizado por Javier Gutiérrez acumuló más de 78 millones de horas de producción. El actor da vida a Martín, el policía conductor de un furgón que, en pleno traslado de presos en una fría noche de invierno, intenta sobrevivir y cumplir con su deber. 

Francia (Bronx, La bala perdida y El último mercenario), Corea del Sur (#Vivo, Barrenderos espaciales), Alemania (Cielo rojo sangre), Países Bajos (La batalla olvidada) y Brasil (La nochebuena es mi condena) son las otras cinematografías internacionales presentes en el ranking.

Suma y sigue para la ficción española

El hoyo y Bajocero no representan el primer éxito de la ficción española que triunfa en todo el mundo a través de Netflix. La casa de papel se compite con Lupin el título de producción de habla no inglesa más popular del catálogo en todo el mundo y Élite triunfo entre público y crítica, llegando a copar las páginas de medios tan influyentes como Vulture. En 2020 también vimos cómo Veneno o 30 Monedas se estrenaban en el prime time de HBO en Estados Unidos. La marca España en lo audiovisual es una realidad. 

También te puede interesar...

• Crítica: 'La rueda del tiempo', un arranque con potencial, dinero en pantalla y mucha información

• Leticia Dolera: "Mi serie interpela tanto a los hombres como a las mujeres"

• 'Riverdale' vuelve a Movistar+ con su sexta temporada: así ha sido el viaje de sus personajes