En la temporada de premios más extraña, todo puede pasar. Desde marzo la mayor parte de las salas de EEUU están cerradas, y eso ha provocado que las películas de los grandes estudios pensadas para los Oscar se hayan retrasado al año siguiente. Ni rastro del West Side Story de Steven Spielberg, del Dune de Dennis Villeneuve, o de The French Dispatch, de Wes Anderson. Todas se batirán el cobre en 2022. Eso ha permitido que otro cine más pequeño, diverso e independiente saque cabeza y se posicione en las primeras plazas de la carrera por el premio más preciado.

Noticias relacionadas

El rival a batir está claro: Netflix. La plataforma es el nombre propio de esta temporada. Sin cines abiertos y con todos encerrados en casa, la oferta de contenido por streaming ha sido crucial. La Academia podría agradecer su apuesta por la creación de ficción con el ansiado Oscar que se les ha escapado los dos últimos años a pesar de tener peliculones como Roma o El irlandés. En esta ocasión, Netflix tiene una batería enorme de filmes con opciones de estar entre los finalistas en la categoría de Mejor película, y dos de ellos, Mank y El juicio de los 7 de Chicago suenan fuerte.

Pero queda mucha carrera. El retraso en la fecha de celebración hará que muchas películas puedan apurar sus opciones estrenando en los primeros meses del año, aunque ya hay una lista interesante que quieren derrocar a la todopoderosa Netflix y hacerse con el preciado Oscar en el año más raro y complejo de todos. Estas son las principales apuestas.

Nomadland

Nomadland (Chloe Zhao)

Es la gran favorita, y la que todos los gurús de la temporada de premios colocan como la rival a batir. Tiene todo a favor y parece que será la bestia negra de Netflix. Es la nueva película de Chloe Zhao, directora americana de origen asiático que arrasó con su anterior filme, The rider, y que también ha dirigido lo nuevo de Marvel, The eternals. Con Nomadland adapta el libro del mismo título sobre aquellas personas que viven como auténticos nómadas en EEUU.

En Venecia enamoró, y se hizo con el León de Oro. Desde entonces nadie duda de que es la favorita y de que su protagonista, Frances McDormand, va a luchar por hacer historia y ganar su tercer Oscar. Zhao tiene a favor para unirse a la lista de mujeres candidatas al Oscar a la Mejor dirección, aunque en esta categoría tendrá enfrente un rival tan duro como David Fincher.

One night in Miami (Regina King)

Otra mujer que pisa fuerte es Regina King. La actriz, que ganó su primer Oscar hace poco gracias a El blues de Beale Street, debutá en la dirección con la adaptación de una obra teatral que ficciona el encuentro de Cassius Clay, Malcolm X, Sam Cooke y Jim Brown en 1964. Una película sobre la lucha de los derechos de las personas de color en EEUU que la crítica ha colocado como una de las bien posicionadas para entrar en la lista de nominados. También su reparto tiene papeletas, y si Regina King consigue la nominación como Mejor directora, será la primera mujer negra en conseguirlo.

Minari

Minari (Lee Isaac Chung)

La joya indie de cada año y que viene de la mano de A24, la productora y distribuidora de moda que cada año ha colado películas pequeñas en la lista de finalistas de los Oscar. Este curso tiene en sus manos Minari, una de las obras con mejor recibimiento crítico desde que se presentó en Sundance. Ambientada en los años 80, Minari está inspirada en las vivencias de su director, Lee Isaac Chung, y sigue a una familia coreana-americana que se muda a una pequeña granja de Arkansas en busca de su propio sueño americano.

The father (Florian Zeller)

Anthony Hopkins suena como el gran favorito al Oscar al Mejor actor por este filme. Desde que se presentó todo el mundo tenía claro que a sus 82 año podría ganar el premio que ya tiene por El silencio de los corderos. A su lado está Olivia Colman, que hace de su hija y que también parece una fija nominada. Un filme que logró el premio del público en el Festival de Cine de San Sebastián, y que trata con delicadeza el tema del alzheimer.

Judah and the black Messiah (Shaka King)

Una de las grandes incógnitas de la temporada de premios, ya que no se ha confirmado que se vaya a estrenar a tiempo, aunque todos dan por hecho que así será. Otro filme sobre el racismo en el año del Black Lives Matter. Este drama cuenta la historia real del asesinato de Fred Hampton, líder de las Panteras Negras y activista, por parte del FBI en 1969. Dirige Shaka King, produce Ryan Coogler y protagoniza un Daniel Kaluuya que quiere su segunda nominación tras la lograda por Déjame Salir.