Pablo Ráez falleció el pasado 25 de febrero.

Pablo Ráez falleció el pasado 25 de febrero.

Grandes Historias

El testamento fotográfico de Pablo Ráez escrito por su hermana y sus padres

EL ESPAÑOL publica las 10 imágenes más queridas de Pablo Ráez, elegidas y comentadas por su hermana —Esther— y sus padres —Paco y Rosamari—. Un álbum que muestra cómo Pablo nunca perdió el optimismo ni su sonrisa.

Noticias relacionadas

"Mi hermano vivió la vida al máximo", dice con satisfacción Esther Ráez, la hermana del chico malagueño que ha conmovido a España con su vida y con su muerte. El 25 de febrero, hace ahora dos semanas, el marbellí Pablo Ráez se marchó para siempre. Pero dejó un legado: su espíritu de lucha. 

EL ESPAÑOL, que quiere rendir tributo a Pablo Ráez, se ha puesto en contacto con su familia. Con su hermana, Esther, acordamos la publicación de un álbum comentado por ella y que, a su vez, resumiera también el sentir de sus padres, Paco (bombero y modelo para Pablo) y Rosamari. “Es muy difícil hacer esto, entiéndenos. Danos un tiempo”, nos dijo Esther la semana pasada.  

"Siempre fuerte"

El joven al que la leucemia le quitó la vida pero jamás le arrebató la sonrisa consiguió aumentar exponencialmente las donaciones de médula gracias a su campaña en las redes sociales. Su lema, al más puro estilo del Yes, we can de Obama, era aún más contundente si cabe que el del expresidente norteamericano: “Siempre fuerte”. Y así se mantuvo él hasta el final. Siempre fuerte.

Enfermo desde 2015, rechazó el segundo trasplante al que fue sometido en noviembre pasado gracias a una donación. Pero el chico, que practicaba crossfit y amaba el deporte, nunca perdió el optimismo y se mostró siempre dispuesto a luchar contra la enfermedad. 

En una de sus últimas publicaciones en Facebook, el pasado 25 de enero, el chico pareció barruntar lo que un mes más tarde acabaría sucediendo. “La muerte forma parte de la vida, por lo que no hay que temerla, sino amarla”.  

Tras su fallecimiento, el Ayuntamiento de Marbella (Málaga) decretó dos días de luto y le entregó a título póstumo la medalla de la ciudad. "Recuerdo el vídeo que mi hermano colgó al saber que recibía el alta de su primer transplante: desbordaba felicidad y emoción. Lloré con él", explica su hermana.  

El fenómeno Ráez aumentó las donaciones de médula ósea en Málaga un 1.300% en 2016, con un total de 11.201 donantes. El director del Centro Regional de Transfusión Sanguínea, Isidro Prats, calificó de “crucial” la campaña viral de Pablo para alcanzar dicha cifra. "Mi hermano, pese a ser tímido y reservado, le contó al mundo cómo se sentía y compartió aquello que quiso que públicamente se supiera", explica Esther.

Ahora, con Pablo presente en sus corazones, Esther, Paco y Rosamari luchan por convertir en coraje ese dolor que les ha causado su marcha. Tienen un lema: “Siempre fuerte”. 

A continuación, el álbum comentado por la familia de Pablo Ráez: