David de Vargas fue detenido el pasado 17 de diciembre después de una denuncia.

David de Vargas fue detenido el pasado 17 de diciembre después de una denuncia.

Reportajes

David, el párroco que escondía 3 millones en su casa: así estafaba a ancianas en Barcelona

David de Vargas ha sido detenido el pasado 17 de diciembre; está acusado de un delito de estafa, blanqueo de capitales y coacción.

Noticias relacionadas

Cuando era párroco en la Iglesia de Sant Vicenç de Castellet (Barcelona), David de Vargas entabló muy buena relación con algunas de las feligresas. De edades avanzadas, las ayudaba y las acompañaba como su guía espiritual. En 2013, fue expulsado del Vaticano después de que se difundiera una foto suya abrazando en albornoz a un joven desnudo. A pesar de la controversia y tras salir de la curia, el religioso -de 45 años- siguió cuidando de las mujeres de edad avanzada, quienes ya le habían confiado sus viviendas, grandes cantidades de dinero, algunas joyas y sus obras de arte más preciadas.

El pasado 17 de diciembre, David fue arrestado por los Mossos d'Esquadra. Antes, se había intentado quitar la vida saltando desde un puente. Solo se rompió un par de huesos. Pero los agentes llevaban un tiempo siguiendo sus pasos y descubrieron cómo David se había especializado en estafar a las ancianas que cuidaba. Ahora, está acusado de un delito de estafa, blanqueo de capitales, coacción y, también, un delito contra la Hacienda Pública. Además, en su trastero, se localizó en una maleta con más de tres millones de euros, bolsas con joyas y documentos de sus posibles nuevas víctimas.  

Todo comenzó el pasado mes de agosto, cuando una mujer de 91 años acudió a una comisaría de los Mossos d'Esquadra para denunciar que un hombre -de su total confianza- le había estafado. Según afirmó la anciana, David le ayudaba a proseguir con su vida diaria después de la reciente muerte de su marido. El hombre le acompañaba en sus tareas cotidianas y le proporcionaba ese apoyo moral que tanto necesitaba. La mujer especificó que el expárroco se había aprovechado de ella. Tras despedir a una trabajadora del hogar le indicó a la mujer que si no quería recibir una denuncia, tendría que donarle dinero, cuadros de gran valor artístico y joyas, para poder evitar la sanción económica. 

Joyas, dinero, viviendas y cuadros 

Acorralada, la mujer le entregó unos 150.000 euros y diversos anillos de diamantes -de gran valor sentimental-, así como obras artísticas. Pero la gran ambición de David no quedó ahí. El religioso convenció a la anciana para que cambiara su testamento y la incluyera a él. También la mujer intentó contratar productos bancarios vitalicios por un importe de 100.000 euros. Pero el notario y el director de la sucursal no la dejaron. En la denuncia, la mujer también acusó a David de haberla robado joyas, dado que tenía llaves de su domicilio y conocía el código de la caja fuerte. 

Así, los agentes de los Mossos d'Esquadra inciaron una investigación para determinar si David había vendido los cuadros y las joyas en tiendas especializadas. Descubrieron que todas sus propiedades habían sido cedidas o donadas por mujeres de edad avanzada a cambio de que el religioso las atendiera. Así, el hombre llegó a acumular seis propiedades -entre Barcelona y San Vicenç de Castellet-, cuatro viviendas y un parking en Barcelona y otros dos en Cáceres. Ahora, la investigación trata de dilucidar si el hombre era un estafador en serie y si habría engañado a más ancianas. 

La primera detención se produjo el pasado 5 de noviembre. En su domicilio no encontraron ni joyas ni obras de arte, pero sí documentos de gran valor e intervinieron libros litúrgicos "de dudosa procedencia". En su segunda residencia, los agentes dieron con un cristo de dos metros, un retablo y objetos históricos de gran importancia. David quedó en libertad con el compromiso de que devolviera todo lo estafado a las víctimas y a que colaborara con la Policía en todo momento. Pero el religioso, sabiendo que los Mossos le pisaban los talones, decidió esconder una maleta en su trastero. Allí localizaron tres millones de euros y 25 diamantes

La segunda se dio el 17 de diciembre. Sabiendo que iba a ser detenido de nuevo, David tomó una decisión: saltó desde un puente de la Ronda de Dalt de Barcelona, con tan mala fortuna que solamente se rompió algunos huesos. Después de unas semanas ingresado en el hospital, los Mossos d'Esquadra le detuvieron. Ahora, ya ha pasado a disposición judicial en el juzgado de instrucción número 6 de Barcelona que ha ordenado su ingreso en prisión. Todavía la investigación continua abierta.