El Español
Vivir
|
GastroGalicia

Xeito Nado, el restaurante efímero del chef Iván Domínguez aterriza en Sanxenxo

Entre julio y agosto, el interior del Penaguda acogerá un renovado proyecto bajo la esencia NaDo, que apuesta por una cocina estacional y reconocible y que pone en marcha hasta cinco eventos con cocineros invitados
Aperitivos y terraza de Xeito Nado durante la inauguración en Sanxenxo
Lino Prieto
Aperitivos y terraza de Xeito Nado durante la inauguración en Sanxenxo
Ofrecido por:

El restaurante Penaguda en Sanxenxo será este verano ―sólo durante los meses de julio y agosto― el escenario de un nuevo formato efímero y gastronómico impulsado por el chef coruñés Iván Domínguez. Este indómito cocinero busca trasladar la esencia de NaDo hasta las Rías Baixas, como parte de un "respiro Atlántico" mientras el local de Madrid mantiene sus persianas bajadas en las mismas fechas. De hecho, este restaurante de NaDo en Madrid acaba de entrar en la lista de los mejores restaurantes de Europa.

Para Domínguez, que recibió la noticia mientras impartía una MasterClass en Le Cordon Bleu, fue una auténtica sorpresa. "Me lo tomé con mucha tranquilidad, pero me hizo una ilusión brutal", reconoce. "Al final nosotros lo que tenemos que hacer es potenciar al máximo nuestro territorio… Que se reconozca en Madrid y llegue incluso más allá es lo mejor que puede pasar". Con todo, la propuesta de Xeito Nado en Sanxenxo dista bastante de la de los locales matriz, con un recetario mucho más espontáneo y de mercado. "Va a ser una cocina muy reconocible. En este caso lo que buscamos no es tanto sorprender, sino más bien acercar una cocina fresca y estacional, que respete mucho ese punto marinero y el buen producto", adelanta Domínguez.

Una idea fruto del azar

Robustiano Fariña, Iván Dominguez y Diego López en la inauguración. Foto: Thalia García

Según confiesa el coruñés, este proyecto efímero nació "fruto de la casualidad". Durante la temporada estival, las calles de la capital madrileña se vacían de gente del mismo modo que restaurantes como el de Domínguez ven reducida su clientela. "NaDo es un local que no tiene terraza, subtérraneo… que encaja más para el invierno. Tener la posibilidad de moverlo me parecía fantástico", relata el cocinero, que no descarta aplicar esta fórmula en futuras ocasiones. "Está claro que es un esfuerzo tremendo, pero lo haría en verano y en la temporada que fuese, porque al final es otra vía de negocio y una manera de abrirte a gente de otras zonas para que conozcan tu manera de entender la gastronomía", asegura. 

En el lado de las sincronicidades gallegas, el local sanxenxino dejaba libres sus fogones tras cuatro años con Diego López (Moli), de la Molinera de Lalín, al frente del restaurante. "Para nosotros es una responsabilidad grande porque aquí llevan más de 20 años haciendo un trabajo tremendo", confiesa Domínguez. "Esto es un formato muy atractivo para Sanxenxo. Al final el público busca una oferta un poco distinta y de calidad, y aquí la va a encontrar", expresaba López durante la inauguración en la que cedió el testigo al coruñés. También, con el beneplácito de Robustiano Fariña, copropietario de bodegas Attis y uno de los fundadores del Penaguda, el proyecto de Xeito Nado ha podido salir adelante: "la presencia de un cocinero de la altura de Iván es importante y creo que aquí va a ser muy bien recibido".

La propuesta veraniega de Xeito Nado

Inauguración de Xeito Nado en Sanxenxo. Foto: Lino Prieto

En el número 9 de la rúa Luis Vidal Rocha de Sanxenxo, la propuesta veraniega de Xeito Nado convierte al Penaguda en una taberna atlántica con una oferta muy de mercado. El espacio se encuentra divido en tres zonas diferenciadas. Por un lado nos encontramos con la barra y terraza, que comparten una carta compuesta por raciones y medias raciones tales como el salpicón de rape negro, una roast beef de vaca, almeja babosa en salsa verde de alga codium, ensaladilla rusa de boniato escabechado o xarda con patata y almendra, entre otras exquisitas elaboraciones.

Por otra parte, el comedor principal de Xeito Nado mantendrá su recetario dentro del clásico "ADN NaDo", y en el reservado anexo tendrán lugar ―al menos en un principio― varios eventos bajo reserva previa y con una experiencia culinaria más desenfadada. "Es un espacio que no vamos a estar explotando en todo momento", aclara Iván Domínguez. "Creo que con la clientela que va a haber y el espacio que hay… va a ser un animal difícil de domar. Es una cocina muy hecha al momento también, así que a veces menos es más", agrega. Por lo pronto, estos encuentros puntuales estarán organizados dentro del proyecto Abarloados, una serie de veladas en las que el chef coruñés comparte fogones con otros experimentados cocineros hasta confeccionar un menú especial para cada ocasión.

Abarloados, ahora también en Sanxenxo

Iván Domínguez en la inaguruación de Xeito Nado, Sanxenxo. Foto: Lino Prieto

En la jerga náutica y marinera, abarloar hacer referencia a una maniobra que permite situar una embarcación con el costado muy próximo a un muelle o a otro buque. Con este concepto puramente atlántico, Iván Domínguez quiso poner en marcha unos encuentros puntuales que "han tenido una gran acogida en los locales de A Coruña y Madrid". Este verano transportará al interior del Penaguda esta fórmula de "noches de Xeito Nado". El reservado del restaurante acogerá a lo largo de julio y agosto hasta cinco eventos bajo reserva previa, con chefs invitados y menús sorpresa que tendrán un precio de 65 euros. 

El primer encuentro de Abarloados en Sanxenxo será el próximo miércoles 20 de julio, con Diego López de la Molinera de Lalín como invitado especial. El primero es Moli porque además de cedernos su refugio tengo muchísimas ganas de cocinar con él", asegura Domínguez. "A pesar de que hay unas diferencias abismales en nuestros estilos de cocina, porque unos es más interior y otro mar total, tenemos una manera de entender el respeto por Galicia muy parecida", añade. Habrá que esperar a la fecha para conocer el menú que ambos reconocidos chefs tiene preparado para sus comensales y seguir de cerca las redes sociales para no perderse ni un detalle del resto de encuentros que por ahora son toda una incógnita.

Vivir