El Español
Vivir
|
Música

Verónica Codesal: La belga-gallega que casi gana Eurovisión con un idioma inventado en 2003

Antes de Tanxugueiras, Galicia tuvo una representante de la música tradicional en Eurovisión. Quincemil charla con esta artista sobre aquella experiencia, la idea de usar una lengua ficticia y la emoción de ver como el trío formada por Aida Tarrío y las hermanas Olaia y Sabela Maneiro recoge su testigo
Verónica Codesal (derecha) durante su actuación representando a Bélgica en Eurovisión 2003.
Youtube
Verónica Codesal (derecha) durante su actuación representando a Bélgica en Eurovisión 2003.

Nació en Bélgica pero su corazón es gallego. Hija de una pareja de Guitiriz, Verónica Codesal siempre estuvo muy apegada a su otra tierra, Galicia, cuyo nombre llevó a lo más alto en el festival de Eurovisión de 2003, que ahora, casi 20 años después, puede volver a tener a otras representantes de la música tradicional gallega en el escenario como Tanxugueiras.

https://twitter.com/Frankstone75/status/1486776024599826436?t=u240ZnEqZ1mbdQ9tBSew4w&s=08

La artista se inició en la música tradicional desde bien pequeña: "Eu estiven sempre no Centro Galego de Bruxelas. Desde os 8 anos aprendín a tocar a pandeireta, a tocar a gaita ou a bailar. Viñan profesores de Galicia a dar algunha 'masterclass', entón chegou un profe e pediu cantareiras, puxémonos cinco ou seis e así xurdiu Ialma", cuenta Verónica Codesal a Quincemil.

Ialma es el nombre de un quinteto femenino de música tradicional gallega afincado en Bélgica, que en el año 2000 sacó su primer disco con el icónico sello discográfico EMI. Aquel año también sacaba su primer disco Urban Trad, el grupo con el que Verónica iría a Eurovisión. Antes de eso ambas formaciones juntaron fuerzas para realizar La Belle Jig, una canción tradicional belga que adaptaron con letra gallega.

En el año 2003, Urban Trad propuso a la artista gallega colaborar en el festival de Eurovisión, en el que fueron seleccionados por la radiotelevisión belga francófona. En Bélgica hay una parte francófona y una flamenca por lo que se alternan cada año el idioma que va. Lo curioso es que Urban Trad se decantó por utilizar un idioma inventado.

"A idea foi do líder do grupo, Yves Barbieux, que non quixo escoller ningún dos dous idiomas que temos aquí, así que fixo un idioma inventado no que colleu sílabas que soaban ben coa melodía que escribiu. Cun idioma inventado cada un pode identificarse como queira, para min é unha canción con moita esperanza e positivismo para o futuro", explica la artista sobre el origen de este tema, que además destaca por usar una gaita tradicional.

Casualmente este hecho fue puesto como ejemplo durante la primera semifinal del Benidorm Fest para presentar a Tanxugueiras, algo que originó mucha polémica ya que parecía que estaban poniendo a la misma altura a un idioma oficial como el gallego, con una lengua que ni existe.

Verónica Codesal guarda un gran recuerdo de aquella experiencia: "Nos ensaios eu ía moi tranquila, era nova, non tiña medo a nada. En 2003 tiñamos moitas táboas e para min era como unha actuación máis. O mesmo día entraron os nervios, houbo moitas entrevistas e empecei a sentir a presión ao estar España, e sobre todo Galicia apoiando este tema. Están os meus amigos, a miña familia e toda Galicia envorcada neste tema e nótase nas tres primeiras notas que estaba algo nerviosa, pero logo saíu xenial".

Urban Trad no se espera tanto éxito, de hecho Verónica recuerda que no tenían ni siquiera preparados los instrumentos para volver a tocar a falta de una votación, pero finalmente Turquía remontó en el último instante y se quedaron a tan solo dos puntos de la victoria.

Ahora aquellos recuerdos afloran a raíz de la participación de Tanxugueiras en el Benidorm Fest: "Yo estuve mirándolas aquí en la casa y hablaba por Whatsapp con las Ialma y estaba muy orgullosa. Ellas están comprometidas con su lengua y con la música de cuajo. Cuando Aida empieza a bailar con los bailarines llegué a llorar de la emoción. Son muy auténticas y eso es lo que le llega el público, que cantan con el corazón".

Además de seguir dando conciertos, Verónica Codesal también se dedica a la docencia musical. A sus alumnos les enseña cosas de la música tradicional gallega y ha recorrido más de 200 escuelas junto a su grupo Ialma en las que cuentan la historia de la emigración de sus padres en un espectáculo pensado para los más pequeños.

"Os alalás, os nenos saben cantalos aínda que non sepan galego. Nós o que facemos e levar Galicia por aí a diante, aquí en Bélxica penso que todo o mundo sabe onde está. Sentímonos como embaixadoras no exterior, dinos que somos o grupo galego que máis viaxa polo mundo, para nós é unha honra levar polo mundo a Galicia", dice orgullosa la artista.

Verónica Codesal durante una actuación (Cedida)

El grupo estará el mes de febrero en Galicia. El 23 de febrero actuarán en la Gala Rosalía de la Diputación de Pontevedra. Dos días después, el 25 de febrero harán su espectáculo Ialma canta Rosalía en el Auditorio Municipal de Vilalba. Al día siguiente visitarán el Auditorio Municipal de As Pontes. La última cita para verlas en la comunidad gallega hasta próximas fechas será el día 27 en O Rosal, donde celebrarán el día de Rosalía en la Praza do Calvario.

Esta noche Tanxugueiras puede recoger el testigo de Verónica Codesal como representantes en Europa de la música tradicional gallega, pero aunque no lo consigan el mayor orgullo que pueden tener la lengua, la cultura y el folclore gallego es que grupos como Tanxugueiras o Ialma los representen por el mundo de una forma tan maravillosa.

Vivir