El Español
Opinión
|
Tribuna Abierta

Robots Da Vinci para el Sergas: la ciencia ficción se hace realidad

El gran esfuerzo del ejecutivo gallego liderado por Feijoo con la compra de 7 sistemas quirúrgicos robotizados Da Vinci de última generación pondrá a Galicia a la vanguardia mundial de la cirugía robótica.
Javier Pereira
Por Javier Pereira

Que la Sanidad Pública Gallega dispone de grandes cirujanos es un hecho reconocido en todo el territorio nacional, y que sus plazas de formación MIR son ese oscuro objeto del deseo por parte de muchos recién licenciados en Medicina de todo el país, que se enfrentan al examen MIR con la ilusión de acceder a una de esas plazas de formación de especialidades quirúrgicas o médico-quirúrgicas.

Además, en los hospitales públicos gallegos no se da esa condición que sí acontece en otras comunidades autónomas. Y es que muchos grandes cirujanos prefieren ser cabeza de ratón en hospitales comarcales, en vez de cola de león en los grandes hospitales autonómicos, lo cual es algo de agradecer por la ciudadanía ya que favorece la equidad a la hora de recibir el mejor tratamiento posible en cualquier hospital de la red pública gallega.

Ninguna gallega o gallego se quedará sin la posibilidad de ser operado mediante cirugía robótica, sea de Cee o de Chantada

La cirugía laparoscópica ha sustituido a la cirugía tradicional abierta en todos los hospitales gallegos, incluidos los más pequeños, de manera que la ciudadanía puede recibir el mejor tratamiento posible en su área sanitaria, sin necesidad de trasladarse a otra ciudad para recibirlo. Evidentemente con la salvedad de aquellas intervenciones que, por su gravedad o complejidad, precisen un equipo específico o unos cuidados postresucitación que no puedan recibirlo en su centro. Un ejemplo sería la Unidad de Sarcomas del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, que trata una enfermedad muy compleja, muy agresiva, pero también muy rara, de ahí que para su mejor atención se concentren todos los casos de Galicia en un único Centro.

A esto hay que sumarle que, gracias al Decreto 105/2017, de 28 de septiembre, y a la Ley 12/2013, de 9 de diciembre, de garantías de prestaciones sanitarias, cualquier proceso grave que no pueda ser operado en menos de 60 días en su área sanitaria, podrá operarse en otra área, si el paciente así lo desea, de manera que si una operación laparoscópica se demora digamos que en Lugo, podría operarse de la misma manera en Pontevedra, con las mismas condiciones en cuanto a calidad de los aparatos y de los profesionales.

Algunos hospitales gallegos ya disponían de equipos de laparoscopia de ultimísima generación, como son los equipos que utilizan la imagen en 3D o 4K, y no precisamente los grandes buques insignia de la red. Así, los hospitales universitarios de Pontevedra o Ferrol hace años que disponen la laparoscopia en 3D, técnica que por ejemplo no se disponía en Santiago. Y gracias a esto, todos los cirujanos que se forman en Galicia acaban su especialidad con un nivel técnico Elevado y muy uniforme, independientemente del hospital donde se haya formado.

Hasta ahora, en ningún hospital de la red pública había ningún equipo de cirugía robótica, ni tampoco había esa prestación concertada con ningún centro privado. Y lo cierto es que los que trabajamos en el SERGAS no teníamos nada claro cuándo se iban a disponer en Galicia, ni tampoco cuántos, ni en qué hospitales. Era un sueño que con la pandemia del SARS-CoV 2 ni siquiera pensábamos en él.

Sin embargo, sí que estaba en la cabeza del Presidente Feijoo y del Conselleiro de Sanidade Comesaña. ¡Y vaya que estaba! No sólo estaba, sino que además estaba la idea de equidad en toda la comunidad, que ninguna gallega o gallego se quedase sin la posibilidad de ser operado mediante cirugía robótica, fuese de Cee o de Chantada, si lo necesitaba. 7 sistemas quirúrgicos robotizados Da Vinci para los siete grandes hospitales públicos de la red sanitaria gallega. Y todos además de la cuarta y última generación. Simplemente lo mejor de lo mejor en el mercado de aparatos quirúrgicos robóticos. 20.5 millones de euros de inversión para convertir a la sanidad pública gallega en el sistema sanitario más avanzado del país, y a la vanguardia del mundo en cuanto a cirugía robótica.

Ofrecer a la ciudadanía de Galicia la opción quirúrgica más avanzada a nivel mundial

Y qué aporta el robot Da Vinci a la cirugía actual. Bueno, en primer lugar, debemos aclarar que el robot por sí solo no opera. Consta de un sistema de brazos robotizados con diferente instrumental que se introduce por pequeñas incisiones dentro del paciente, y de una cabina donde se coloca el cirujano que es el que maneja los brazos robotizados, con visión en 3D y con una precisión, finura y posibilidad de movimientos hasta ahora nunca imaginados. Incluso, en un hipotético caso, un paciente podría ser operado por un cirujano que estuviese a miles de kilómetros de distancia. Como Podemos imaginar, es una cirugía mínimamente invasiva, de tipo laparoscópico pero asistida o realizada por el robot. Este sistema robotizado ofrece de entrada 2 posibilidades muy interesantes. Por un lado, va a permitir operar con mayores garantías aquellos casos que, por su complejidad o dificultad, o son inoperables o presentan un altísimo riesgo de complicaciones. Un ejemplo sería la cirugía de un paciente que hubiese recibido previamente en el órgano o aparato a operar radioterapia. La radioterapia produce una serie de alteraciones en los tejidos que hacen que se pierdan las características y límites normales de los mismos, por lo que operarlos de manera tradicional, aunque sea con laparoscopia, se hacen en muchas ocasiones misión imposible. Otro ejemplo podría ser aquellas cirugías inoperables de manera laparoscópica por la rigidez de los instrumentos, pero que con el Sistema Da Vinci sí que es posible porque dota al cirujano de una serie de movimientos del instrumental de los brazos robotizados que sería imposible conseguirlos con la cirugía laparoscópica.

La otra gran ventaja es la precisión para la ejecución de los movimientos del cirujano, eliminando cualquier temblor del mismo, lo que va a permitir conservar mejor los tejidos sanos y puede, por tanto, conservar mejor la funcionalidad de los órganos o sistemas una vez extirpado el tumor. Un claro ejemplo sería la conservación de la potencia sexual o de la continencia urinaria en un paciente al que se le extirpa la vejiga por un cáncer avanzado. Es, por tanto, ofrecer a la ciudadanía de Galicia, la opción quirúrgica más avanzada a nivel mundial, consolidando y fortaleciendo la gran capacidad y calidad que ya disponían los servicios quirúrgicos de todos los hospitales públicos gallegos.

La compra de los sistemas quirúrgicos robotizados Da Vinci de última generación para todas las áreas sanitarias de Galicia es, sin duda, una apuesta en firme por parte del Presidente Feijoo y de la Xunta de Galicia por una sanidad pública de primer nivel, tanto en equidad como en calidad, de manera que Sanidad Pública Gallega, gracias a sus excelentes especialistas, pasará a la vanguardia nacional en cirugía robótica, y la colocará como referente mundial al nivel de grandes centros reconocidos como el Hospital Johns Hopkins o la Clínica Mayo.

Javier Pereira
Javier Pereira
Javier Pereira, urólogo en el Hospital Arquitecto Marcide de Ferrol