El Español
Vivir
|
Salud

Profesionales del Teresa Herrera de A Coruña trasplantan el corazón a un niño de 8 años

El menor, que fue sometido a la cirugía en septiembre, sufría una cardiopatía denominada Síndrome de Shone y llevaba casi dos años esperando un órgano compatible
Inmediaciones del Hospital Teresa Herrera Materno Infantil en A Coruña.
Inmediaciones del Hospital Teresa Herrera Materno Infantil en A Coruña.
Ofrecido por:

Un niño de ocho años fue trasplantado de corazón en la Unidade de Ciruxía Cardíaca Infantil del Hospital Teresa Herrera de A Coruña el pasado mes de septiembre. Un equipo multidisciplinar en el que participaron cirujanos cardíacos, cardiólogos infantiles, anestesistas y personal de la UCI, enfermería y celadores consiguieron realizar la intervención con éxito y el pequeño ya recibió el alta.

Fuentes sanitarias informan de que el menor sufría una cardiopatía denominada Síndrome de Shone, caracterizada por afectar a todas las cavidades y estructuras del lado izquierdo del corazón. La enfermedad ya fue diagnosticada durante el periodo de gestación y el caso del pequeño, que nació en el hospital donde fue operado, se seguía desde ese momento por profesionales del centro.

Precisamente, el niño fue sometido a una operación pocos días después de su nacimiento para intentar revertir el problema, pero debido a su complejidad y tras varios procedimientos tanto hemodinámicos como quirúrgicos, la única alternativa era un trasplante. Los sanitarios estudiaron y descartaron cualquier otro tipo de intervención y comprobaron que no era posible aplicar un tratamiento a la cardiopatía antes de incluirlo en la lista de trasplantes, donde el pequeño llevaba "cerca de dos años" esperando un órgano compatible.

"Un trasplante muy complejo"

"Ha sido un trasplante muy complejo, quizás de los trasplantes más complejos que hemos realizado en el hospital de A Coruña. El paciente tenía seis cirugías cardíacas previas, lo cual dificulta mucho una nueva intervención", explica el doctor Carlos Velasco. Este cirujano cardiaco infantil que participó en la intervención explica que el pequeño también tenía, debido a la evolución de su enfermedad, hipertensión pulmonar severa, lo que dificultó la elección del donante seleccionado.

La solidaridad de la familia de un niño que falleció y donó sus órganos permitió realizar el trasplante en el Teresa Herrera. El pequeño de 8 años operado está actualmente en su domicilio y evoluciona favorablemente.

"En nuestro centro atendemos pacientes cardiológicos desde la edad pediátrica hasta el adulto y tenemos una gran experiencia en todo tipo de patologías cardiológicas", explica Velasco. Y es que los profesionales de la Unidade de Cirurxía Cardíaca Infantil del Materno Infantil tienen un gran conocimiento del "manejo de corazones del tamaño de una nuez, aortas de diez milímetros de diámetro y arterias coronarias de menos de un milímetro", según recoge una nota del Sergas.

Vivir