El Español
Vivir
|
Escapadas

Pozo do Arco, un enclave espectacular entre cascadas y miradores en Oia (Pontevedra)

Sendas de madera, miradores, molinos restaurados, numerosos saltos de agua y pozas naturales conforman el principal atractivo de este entorno natural en la parroquia de Burgueira
Pozo do Arco, río Taxume, Oia.
Turismo Rías Baixas
Pozo do Arco, río Taxume, Oia.
Ofrecido por:

Al suroeste de la provincia de Pontevedra se localiza el pequeño municipio de Oia, un autentico paraíso natural de la comarca do Baixo Miño. El grueso del territorio de esta localidad gallega se reparte entre paisajes que miran al océano Atlántico y otros que comparten horizonte con la espectacular Serra da Groba y otros sistemas montañosos. En medio de este particular oasis de belleza, los márgenes del río Taxume esconden uno de los tesoros más destacados de Oia: el Pozo do Arco, en la parroquia de Burgueira.

En el año 2011, la Comunidad de Montes de Burgueira formó parte de un proyecto  de puesta en valor del entorno del Pozo do Arco, con un presupuesto de 212.000 euros, del que cerca del 65% provenía de la colaboración económica de AGADER, la Axencia Galega de Desenvolvemento Rural. La obra contemplaba la instalación de un área recreativa con varios espacios polideportivos y un parque infantil adaptado para el uso de personas con discapacidades físicas; la rehabilitación de dos molinos así como el canal de agua existente. En la actualidad, estos diferentes espacios se entrelazan a través de un bonito sendero con pasarelas de madera y barandillas en el que se colocaron bancos y varias especies frondosas para aportar sombra al lugar.

Miradores, molinos y los encantos del Taxume

Senda río Taxume, Oia. Foto: Turismo Rías Baixas

El Pozo do Arco constituye un rincón repleto de encanto enmarcado dentro de los límites de A Serra da Groba, una cordillera cuyos montes alcanzan los 600 metros de altitud y comprende los municipios de Baiona, A Guarda, Oia, Gondomar y Tomiño. A día de hoy, la zona rehabitilida en la parroquia de Burgueira conforma una agradable ruta circular de poco más de un kilómetro, ideal para disfrutar de una jornada con amigos o en familia en contacto directo con la naturaleza.

Sendas de madera, miradores, merenderos y un puente; varios molinos, o numerosos saltos de agua, rápidos y piscinas naturales ―que pueden variar en número según la época del año― suponen los principales atractivos del entorno del Pozo do Arco.Como dato curioso cabe destacar que la poza de mayor tamaño en este entorno alcanza los 11 metros de profundidad, por lo que durante la época estival no es extraño ver a gente relajándose y tomando un baño entre sus aguas.

Para acceder a esta zona tendremos que poner rumbo a la ya citada Serra da Groba, siempre con la referencia del Área recreativa Pozo do Arco, que se localiza a escasos metros de una impresionante plantación de kiwis. Existen varios accesos habilitados desde localidades como O Rosal, Baiona o Tomiño, así que no resultará difícil llegar al lugar. Eso sí, la zona de aparcamiento se encuentra situada unos metros antes del área de recreo, por lo que habrá que descender por un camino forestal a pie hasta llegar al destino definitivo. 

Las otras pozas del río Taxume

Pozas da Bugalleira, río Taxume. Foto: Shutterstock

En su descenso, el curso del río Taxume va dejando a su paso numerosos rincones repletos de magia, cascadas y vegetación. Más allá del entorno del Pozo do Arco, y pertenecientes asimismo al municipio pontevedrés de Oia, nos encontramos parajes de gran riqueza natural y pozas tan míticas como las de Loureza o Bugalleira, así como otras piscinas naturales de menores dimensiones y fama.

Las Pozas de Loureza y Bugalleira se encuentran ubicadas a muy poca distancia la una de la otra ―ambas señalizadas y fáciles de localizar―, siendo las primeras las más conocidas y concurridas para el baño una vez entrada la época estival. En cualquier caso, si seguimos la ribera de este afluente del río Miño encontraremos numerosas charcas e idílicas pozas de agua cristalina mucho menos frecuentadas y en las que poder detenerse a disfrutar del espectáculo de la naturaleza.

Vivir