El Español
Vivir

Las plazas más bonitas y con más encanto de Galicia

Antiguamente centro neurálgico de pueblos y ciudades, seleccionamos 11 plazas que no debes dejar de visitar en la comunidad gallega

De grandes a pequeñas, de conocidas a casi casi anónimas, de ciudades a pueblos, Galicia tiene innumerables plazas llenas de encanto, y en todas ellas se concentraba antiguamente la vida del pueblo o barrio. Aquí te traemos solo una pequeña selección de ellas, las que no puedes dejar de visitar.

Plaza de La Inmaculada, en Santiago de Compostela

Aunque no quepa duda de que la plaza más conocida de Santiago de Compostela, y en definitiva de toda Galicia sea la Plaza del Obradoiro, Santiago, es una de las ciudades con más plazas de la comunidad, y todas ellas tienen un encanto especial. Hoy ponemos el foco en la Plaza de la Inmaculada, conocida popularmente como la Plaza de San Martiño, ya que está presidida por el famoso e increíble monasterio de San Martiño Pinario y su iglesia, uno de los mayores exponentes del barroco que podemos encontrar en la localidad.

Plaza Mayor de Ourense

Plaza Mayor de Ourense.

Es, a día de hoy, una de las pocas Plazas Mayores inclinadas de Europa. Está situada en pleno corazón de la ciudad. Continúa, años y años después siendo el punto de encuentro principal de todos los ourensanos y acoge en ella algunos de los principales monumentos de interés de la ciudad, como la Casa Consistorial o el Palacio Episcopal.

Plaza Mayor de Ribadavia (Ourense)

También llamada antiguamente la Plaza Nueva o la Plaza de la Feria, esta gran plaza peatonal rodeada de edificios no demasiado altos está custodiada por la Casa Consistorial y la Torre del Campanario o Torre del Reloj, también llamado “el reloj de sol”, modernizado por completo en 2012 ya que, hasta entonces, su mecanismo necesitaba de una persona para su continuo mantenimiento.

Plaza de España de Ribadeo (Lugo)

En una localidad más pequeña que las anteriores encontramos una plaza de una belleza asombrosa. La Plaza de España de Ribadeo es uno de los espacios urbanos más representativos de la localidad lucense. En ella destacan el Palacio Municial y la Torre de los Morenos, que junto a sus jardines la convierten en una de las plazas que merece la pena visitar en Galicia.

Plaza Mayor de Viveiro (Lugo)

En pleno centro histórico de Viveiro, declarado además Conjunto Histórico Artístico, y rodeada de edificios de poca altura repletos de galerías, encontramos la Plaza Mayor de este municipio lucense. Destacan en concreto 3 edificios de interés: en nuevo Ayuntamiento, la Casa Consistorial y la antigua Casa Rectoral de Santiago, además de, por supuesto el monumento homenaje al poeta y político Nicomedes Pastor. Un buen plan es tomar algo en uno de sus bares y dar un paseo recorriendo sus alrededores y disfrutando de la belleza de Viveiro.

Plaza de la Catedral, en Mondoñedo (Lugo)

A los pies de la Catedral de San Martiño, en Mondoñedo, nos encontramos el lugar más bonito e importante de esta villa lucense. Una plaza que además de la catedral acoge el Palacio Episcopal, el antiguo Consistorio o las casas de soportales que aportan un aire medieval. Por último, encontramos también en ella, un homenaje a Cunqueiro, con una estatua que mira directamente a la basílica.

Plaza de la Leña, en Pontevedra

Plaza de la Leña

De Lugo a Pontevedra para visitar uno de los emplazamientos más pintorescos de la ciudad: La Plaza de la Leña, en pleno casco histórico. Su nombre viene dado porque antiguamente, era donde se realizaba el comercio de la leña, aunque en la actualidad está repleta de bares y restaurantes donde los pontevedreses se juntan para ir de cañas y tapas.

Plaza de Fefiñáns, en Cambados (Pontevedra)

Un conjunto arquitectónico formado por el Pazo de Fefiñáns, el arco-puente, la atalaya de la Torre del Homenaje, y la Iglesia de San Benito. Así es la Plaza de Fefiñáns en Cambados, una de las más bellas de Galicia. Situada en el centro de Cambados, su gran explanada acogía antiguamente el mercado, por lo que durante muchos años, fue conocida también como La plaza del Mercado.

Plaza Real de Pontedeume (A Coruña)

En Pontedeume, una de las localidades coruñesas más bonitas y pintorescas, encontramos la Plaza Real, antiguamente llamada Plaza del Rolle, y el que es sin duda, uno de los lugares más animados y con más vida del pueblo. En ella encontramos la Casa del Concello, y está además, completamente rodeada de galerías y repleta de terrazas, donde socializar de la mañana, a la noche.

Plaza del Pedregal, en Redes (A Coruña)

Esta pintoresca localidad coruñesa, es una de las más bellas del litoral. Así como su plaza principal, la Plaza del Pedregal. Rodeada de las “casas indianas”, llenas de colores y estilos coloniales, estas casas señoriales fueron construidas por gallegos que en su día emigraron a América, principalmente Cuba, Puerto Rico, Brasil… y trajeron de allí la estética de su arquitectura para reflejarla en este pequeño pueblo costero coruñés.

Plaza de Azcárraga, en A Coruña

Plaza de Azcárraga en la Ciudad Vieja.

Volvemos, por último, a la capital coruñesa para centrarnos en una de las plazas más bonitas y con más encanto de su Ciudad Vieja. En su día fue elegida la plaza más bonita de la ciudad por los coruñeses. Se trata de una plaza tranquila, llena de arboleda y en cuyo centro encontramos la fuente del Deseo, a la que puedes llegar por los 4 accesos de la plaza. Además, la plaza posee una bonita escalinata y hasta un homenaje a Pucho Boedo, cantante nacido en la ciudad herculina.

Plaza de la Constitución de Vigo

Y terminamos el listado con plaza de la Constitución de Vigo. Situada en pleno casco histórico de la ciudad olívica, declarada Conjunto Histórico por la Xunta de Galicia, es perfecta para disfrutar de su belleza saboreando las exquisita gastronomía del lugar.

Esta es solo una selección de 12 plazas singulares de la comunidad gallega, pero hay otras muchas que son candidatas a sumarse a este listado. Tampoco podemos olvidarnos de plazas tan emblemáticas como la del Obradoiro o la Quintana, en Santiago; o la plaza de María Pita de A Coruña.

Vivir