El Español
Vivir
|
Mascotas

Las playas de A Coruña, sin perros durante el verano

Los canes no podrán acceder a los arenales coruñeses desde el 1 de junio hasta el 30 de septiembre
Pixabay
Ofrecido por:

Las playas de As Lapas, Orzán-Matadero, Oza, Riazor y San Amaro (A Coruña) cuentan un año más con el reconocimiento Bandera Azul, lo que implica que las mascotas de los coruñeses no podrán saltar a la arena durante el verano. La única excepción recogida por la asociación son los perros guías de personas ciegas o con una discapacidad visual grave, pero no los que acompañan a menores con TEA o personas con problemas de glucosa, según denuncia la directora de la plataforma Somos Pet Friendly, Mónica Cubeiro.

La Q de Calidad Turística depende del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y certifica, además de hoteles, restaurantes o playas. Cubeiro explica que en este caso sí que se certifican playas a las que se puede acceder con perro, mientras que Bandera Azul rechaza la presencia de los animales alegando que pueden transmitir enfermedades como hongos o que muchos dueños no recogen las cacas. Ante este problema, la directora de la plataforma propone "más multas" y denuncia que esa no es la única suciedad que algunos ciudadanos dejan en la arena.

"¿Por qué no dejan que vaya los perros de noche? ¿Por qué no les dejan correr? Necesitan hacer ejercicio a nivel de salud física y mental", indica la representante de Somos Pet Friendly, que considera que permitir el acceso de los animales en horario nocturno no implicaría ninguna molestia o problema. Cubeiro asegura, además, que esta limitación supone una pérdida económica para la ciudad, ya que las personas con mascota se desplazan a otros ayuntamientos como Sada, donde sí está permitido el acceso de los perros a los arenales en horario de 22:00 a 10:00 horas, y aprovechan el viaje "para tomarse el café" o realizar otras compras.

Bandera Azul no es lo único que se interpone entre los perros de A Coruña y las playas. Una ordenanza municipal prohíbe "la circulación o permanencia" de animales en los arenales en el período estival, desde el 1 de junio hasta el 30 de septiembre. Así, los canes solo podrán disfrutar de las playas hasta finales de este mes y deberán esperar hasta octubre para regresar.

Vivir