El Español
Vivir
|
GastroGalicia

La Taberna Os Tigres, en A Coruña, ya tiene nuevo hogar: producto de mar en la Galera

María y Luis inauguran este jueves el nuevo local de este emblemático establecimiento de Torreiro, famoso por sus mejillones picantes
María y Luis, de Os Tigres.
Picado
María y Luis, de Os Tigres.
Ofrecido por:

Hace ocho años que Luis Chouciño y María Cancela decidieron tomar las riendas de uno de los locales de hostelería más emblemáticos del barrio de Pescaría. La Taberna Os Tigres se traspasaba por jubilación de sus propietarios. Un legado iniciado en 1945 parecía abocado al olvido.

No fue así porque María, que regenta a escasos metros el Bristol, decidió junto a su primo Luis que los mejillones picantes o tigres rabiosos, de ahí el nombre, debían seguir existiendo en el centro de A Coruña. Ahora, han dado un nuevo paso en el proyecto. Hace unos meses decidieron trasladarse desde Torreiro a la Galera.

Un cambio poco reseñable en lo que a distancia se refiere, pero muy destacada en cuanto al espacio ganado. "Hemos trasladado la esencia del local. Es lo único que no ha cambiado. El resto, solo buscamos que la gente esté cómoda y nosotros poder trabajar también más cómodos y hacer cosas diferentes y novedosas", señala María.

Este mismo jueves 29 de julio se inaugurará la nueva Taberna Os Tigres en el número 45 de la Galera. Lo hace tras unas semanas de mucho trabajo. "Como toda obra, esta ha sido caótica. Pero abrimos con mucha ilusión. Hay nervios, también por la situación actual, pero hemos tirado para adelante sin mirar atrás", señala Luis.

La esencia de Torreiro

Del viejo local han mantenido parte de la decoración, pero también han incorporado otra nueva. Los artistas Álvaro Dorda y Rodrigo Vértebra han sido los encargados de pulir los detalles de este nuevo espacio. "Los admiramos muchos y lo que han hecho es increíble", señala María.

Pese a las prisas de última hora por dejar listo cada detalle, María y Luis son optimistas: "Tenemos gas, tenemos cerveza y tenemos mejillones. Estamos listos". Esa esencia de Os Tigres que se mantiene en la Galera contrastará en el futuro con alguna de las ideas que tienen para este nuevo local. "Nos quedaban siempre en el tintero las ideas que no podíamos hacer por espacio. Comidas de empresa, jornadas gastronómicas, Jornadas de lamprea, cocido, caldeiradas... Tenemos un reservado y más espacio para poder hacerlas a partir de ahora", explica María.

¿Notarán los clientes habituales el cambio? Ellos no lo creen. "El otro local era acogedor y a la gente le gustaba, pero creo que este también está quedando genial. Esperamos que les recuerde al anterior y, además, estén más cómodos", afirma Luis. Lo que no ha cambiado es esa estética marinera. "Tanto mi primo como yo venimos de familia marinera y queríamos mantener esa esencia en este local, traer la Costa da Morte al centro de A Coruña", señala María.

Una carta similar

Lo que era innegociable era seguir teniendo una carta en la que prime el producto del mar, pero también las carnes. "Mantenemos la buena calidad de todo lo que servimos con unos precios contenidos", dice María.

Luis, como cocinero, explica que eso es lo importante: "Muchas veces me vienen a felicitar por la comida y yo les digo siempre que es todo gracias al producto. Eso no va a cambiar, vamos a tener siempre lo mejor". Y entre lo mejor no podía faltar su tapa de mejillones picantes. "Por supuesto que seguirá siendo el símbolo y la bandera del local. Es nuestra esencia", sentencia. Además del producto de mar, también se han incorporado conservas y tanto Luis como María hacen hincapié en que se trata todo de producto gallego.

Balance de ocho "mágicos" años

Estos días previos a la nueva apertura, María y Luis han echado la vista atrás y recordado con nostalgia ocho "mágicos y maravillosos" años. "No cambiaría por nada del mundo las alegrías, y tampoco las peleas, que nos ha dado este negocio", señala Luis.

"Cuando lo abrimos no contábamos con lo que iba a significar para nosotros y lo que iba a crecer a nuestro lado. Con el tiempo, fuimos mejorando y llegamos a tener hasta un menú vegetariano", cuenta María. Luis recuerda los nervios del primer día: "Abrimos sin gas, sin estanterías, todas las potas en cajas... Estábamos muy verdes. Aún ahora, con esta segunda apertura, noto ese nerviosismo. Quieres empezar ya".

El viejo Os Tigres vivió momentos mágicos. "Un día que cerramos el local con Iván Ferreiro y Love of Lesbian. Era un miércoles y empezaba el primer capítulo de Fariña en la televisión e Iván empezó a cantar la canción y no sabíamos que era suya. Vivimos momentos inolvidables mi primo y yo, que llevamos toda la vida juntos. Creemos en este proyecto", cuenta María. "Esperemos que este nuevo comienzo sea tan bueno como el recorrido ya", concluye Luis.

Vivir