El Español
Vivir
|
Salud

La leche, ¿un aliado o un enemigo en la operación bikini?

Llega el verano y el calor, y con ello la mítica – y en algunas ocasiones fracasada – operación bikini. Nutricionistas y expertos en el sector, siempre nos han metido en la cabeza que hay que llevar una dieta saludable a lo largo de todo el año, pero no siempre es así (para qué engañarnos). La operación bikini es el momento ideal para cambiar el chip y adquirir unos hábitos de alimentación saludable

Contenido patrocinado

Los lácteos, y más concretamente la leche, pueden ayudarte a conseguir ese cuerpo escultural que más de una vez has deseado, pero no hablamos de dieta milagro; una rutina de deporte adaptada y unos hábitos de descanso regular siempre ayudan. Pero sí; el consumo regular (y moderado) de leche y derivados lácteos, son imprescindibles en la dieta y en la operación bikini.

La leche, un alimento imprescindible en tu operación bikini

La leche es uno de esos alimentos que pueden ayudarte a perder esos kilos tan deseados gracias a la cantidad de nutrientes de alta densidad nutricional que contiene, según indica el portal especializado en lácteos, Mundo Lácteo

Son numerosos los falsos mitos que rodean a este lácteo, como que su grasa es mala para la salud, que aumenta el colesterol y produce molestias intestinales, entre otros muchos. Estos mitos han provocado que muchas personas eliminen de su alimentación este alimento tan esencial para el correcto desarrollo y funcionamiento del organismo. ¡Vamos a verlo!

Shutterstock

La grasa de la leche, ¿cómo es?

La leche tiene grasa, sí. Sin embargo, esta es necesaria para la salud. La grasa de la leche aporta ácidos grasos esenciales que juegan un papel muy importante en el sistema nervioso y en la retina ocular; es una importante fuente de energía y tiene propiedades antibacterianas y antivíricas.

La leche es un aliado de la operación bikini, ya que las seroproteínas (un tipo de proteína presente de forma natural en la leche) tienen efecto saciante, lo cual ayuda a la bajada de peso.

Este lácteo ejerce un rol fundamental en la salud ósea y previene algunas enfermedades, como la osteoporosis; regula los niveles de colesterol, disminuye la tensión sanguínea, y tiene propiedades antimicrobianas y antioxidantes. 

Shutterstock

Y algo también muy importante, no debemos olvidar que la leche es un alimento básico para proteger el sistema cardiovascular de diversas enfermedades. Es fuente de vitaminas de los grupos A, B, D, E y K, y minerales, como el calcio, el magnesio, el fósforo y el zinc. Y muchos de estos nutrientes están en la grasa. La grasa presente en la leche vehicula vitaminas liposolubles (aquellas que se almacenan en el hígado y en tejidos grasos) de los grupos A, D, E y K.

¿Qué hay del azúcar presente en la leche?

Algo muy habitual es asustarse con la cantidad de azúcares presentes en la leche, pero… ¡Qué no cunda el pánico! La lactosa es el principal azúcar de la leche y está presente de forma natural, ya sea en la leche entera, semidesnatada o desnatada. De hecho, la leche entera contiene 11,5 gramos de azúcares; la semidesnatada, 11,63 gramos y la desnatada aporta 11,75 gramos por cada ración de 250 mililitros. La lactosa no es ningún enemigo, sino que es una excelente fuente de energía, que contribuye a la absorción de minerales esenciales, como el calcio.

Leche entera o desnatada, ¿cuál es la mejor?

La leche semidesnatada y la leche desnatada aparecieron en los lineales de los supermercados españoles a comienzos de los años 80, y desde entonces, han pasado a formar parte de la dieta de muchas personas por temor a las grasas de la versión entera.

Existe la falsa creencia de que la leche desnatada es la indicada para personas que quieran adelgazar, pero lo cierto es que la leche entera posee una mayor cantidad de nutrientes. El portal Mundo Lácteo explica que la leche entera no tiene una incidencia notable sobre el peso de una persona por lo que “es preferible tomar leche entera de vaca y llevar una vida dinámica, que tomar leche desnatada por cuestiones de salud y llevar unos hábitos de vida sedentarios”.

¿Cuál elegir? ¡Que no te engañen! La leche entera no va a hacer que engordes a no ser que el consumo sea descontrolado – algo que muy probablemente no ocurra-. Si prefieres un sabor más ligero, elige la leche desnatada, pero esta no contendrá la misma cantidad de nutrientes que la entera.

Si estás cansado de los numerosos mitos que rodean a los lácteos, Mundo Lácteo es un portal especializado en productos lácteos que lleva meses trabajando para desmontar algunas de las falsas creencias que llevan entre nosotros una eternidad. 

Vivir