El Español
Vivir
|
GastroGalicia

La casa de comidas A Noiesa, en Santiago, en el top 10 de TripAdvisor en España

La casa de comidas compostelana A Noiesa, ubicada en plena Rúa do Franco, figura en el puesto siete entre los restaurantes mejor valorados de España en TripAdvisor. Tras abrir sus puertas hace justo dos años, en julio de 2019, uno de sus primeros clientes fue Mel Gibson
El equipo de A Noiesa al completo.
Quincemil
El equipo de A Noiesa al completo.
Ofrecido por:

La casa de comidas A Noiesa, ubicada en plena Rúa do Franco, en Santiago de Compostela, ha conseguido un premio Travellers’ Choice Best of the Best de TripAdvisor al coronarse como el séptimo “restaurante informal” mejor valorado de España en este portal.

“Non será para tanto como para ser os séptimos de España”, bromea el jefe de cocina de A Noiesa, Juan Carlos Somoza, en una entrevista concedida a Quincemil en la que destaca que “os clientes sono todo” y, por lo tanto, valora especialmente este reconocimiento “que é dos clientes”, lo que “enche de satisfacción, pero tamén de responsabilidade”.

Detalles del interior de A Noiesa.

Este negocio familiar abrió las puertas hace dos años, en julio de 2019, con la intención de recuperar el espíritu de las tradicionales casas de comidas compostelanas, apostando por una cocina tradicional y un trato cercano para captar al público local a pesar de estar ubicado en una calle vinculada al turismo.

“Encher a barriga é fácil, pero nós queremos emocionar coa nosa cociña e xerar unha experiencia a través do trato co cliente”, destaca Somoza, quien entre sus primeros clientes a escasos diez días de su apertura tuvo nada menos que a Mel Gibson, que “probou de casi todo e quería saber a historia detrás de cada plato”, justo lo que buscan contar en A Noiesa.

Origen

Detalles de algunos platos de A Noiesa (Cedidas).

La historia de A Noiesa arranca de la mano de Somoza, hijo de emigrantes gallegos que, tras estudiar cocina en Suiza, fue chef de un restaurante con dos Estrellas Michelín en ese país. Tras catorce años de experiencia, volvía a Galicia para trabajar en el Centro Superior de Hostelería de Galicia.

“Ía ir como consultor, pero despisteime un pouco e ó final estiven doce anos de director”, bromea Somoza, quien tras esta etapa fundó una consultoría especializada en diseñar planes de mejora y en poner en marcha negocios de hostelería.

Así, aunque la docencia “dá moitísimas satisfaccións” y la consultoría funcionó muy bien “coordinando vinte ou trinta proxectos ó tempo e con máis de cen ó ano”, al final “tes ganas de facer algo teu, desenvolvelo e rematalo”.

Con esa idea nace A Noiesa, un proyecto impulsado de la mano de su mujer, quien también se había dedicado en su día a la hostelería y es “quen lle dá sentido e perspectiva”, y de su hijo Sebastián, graduado en Administración y Dirección de Empresas.

Detalles del interior de A Noiesa.

“Tiñamos clarísimo que queríamos un local en Santiago, nunha zona de moita afluencia e que fóra para a xente de aquí, algúns din que a pesar de estar no Franco, eu digo que ademais de estar no Franco”, relata Somoza.

Lo cierto es que desde el minuto uno consiguió conectar con el público local con su apuesta por recuperar las tradicionales “casas de comidas” compostelanas sin desatender ninguna de las dos palabras, ni la comida ni el sentirse como en casa.

“Ter cada día o pracer dun cliente satisfeito é algo que non hai cartos que o paguen: queríamos emocionar á xente cunhas patacas con ovos fritos, cuns buñuelos ou cun pulpo con patacas á noiesa, un concepto que tiñamos moi claro pero que ten que validar cada día o cliente”, relata Somoza.

Oferta

Detalles de algunos platos de A Noiesa (Cedidas).

Partiendo de que “encher barrigas é moi fácil”, en A Noiesa buscan ir más allá y “emocionar e xerar unha experiencia” tanto con la comida como con el trato, explicando siempre la historia detrás de cada plato, el origen de cada producto y visitando todas las mesas después de cada servicio.

El propio nombre del local es un homenaje a la madre de Juan Carlos Somoza, Carmela, aunque este reconocimiento va mucho más allá: en su carta se pueden encontrar los "ovos de Carmela", hechos siguiendo su receta.

"A Noiesa fala desa volta á orixe e dentro desa volta está a miña nai: busco nos recordos de antes de marchar a Suiza con 14 anos, lémbrome deses berberechos da praia de Testal e intento que saiban como os que facía ela", apunta.

El recuerdo de Carmela está en muchos platos y técnicas, ya que, al fin y al cabo, "os sabores non deixan de ser recordos", siempre influidos por "a cultura e a terra" y defendiendo "o produto de aquí".

"Intentemos defender o noso produto con sensatez e humildade: eu non sei se o noso é o mellor pulpo do mundo, non os probei todos, pero é o noso e non queremos renunciar nunca a iso", prosigue.

La cocina, que Somoza describe como "tradicional", busca "a simplicidade e a autenticidade" y, a veces "se hai tres elementos igual é que hai un de máis", como en recetas como la tortilla de Betanzos, "algo máxico, con pataca e un ovo espectacular de galiña criada en liberdade ó que non lle vas facer nada máis". "Os clásicos son clásicos por algo", sentencia.

Cuestionado por cuál es el "plato estrella" de A Noiesa, a Somoza le cuesta elegir. "Uns din que o buñuelo, outros que o arroz e outros que a empanada", enumera.

"Entre os que máis se venden e un que nos representa moito é o medio pulpo de aquí á plancha con pataca á noiesa, que busca representar esa pataca de caldeirada que queda no fondo da pota e rebañaba de pequeno, todo iso cunha alladiña", explica.

Un cliente de cine

Juan Carlos Somoza junto a Mel Gibson (Cedida).

Tan solo diez días después de su apertura, A Noiesa vivió su anécdota más particular: un buen día de agosto se acercó por la mañana un hombre acompañado de unas niñas preguntando por el local, probó un caldo para el arroz que Juan Carlos estaba haciendo en ese momento y vio la parte de atrás.

"Non sabíamos quen era, démoslle o mesmo trato que damos sempre, de cercanía, mimo e atención; díxome que estaba buscando algo así, autentico e natural, e que si facíamos unha cena excepcional traería a un famoso, pero non reservou", relata Somoza.

Resultó que aquel hombre era el representante de Mel Gibson y las niñas, sus hijas. Así, al filo de las ocho de la tarde el actor, famoso por sus papeles en Braveheart o Mad Max, entró acompañado por su familia.

"Foi fantástico, sentouse diante da cociña, que a temos aberta, e probou casi de todo, quería saber a historia de cada plato: comeu empanada, tortilla de Betanos, pementos de Padrón, ensalada con tomate azul de Santiago, arroz con bogavante azul, entrecot de vaca e tarta de Santiago", prosigue.

Gibson estuvo durante toda la cena haciendo gestos de aprobación tras probar cada uno de los platos que iba degustando. "A verdade é que foi a hostia, serviu para darnos moita visibilidade e saímos ata na CNN en Estados Unidos", celebra Somoza.

"A día de hoxe hai moita xente que vén e nos pregunta polo de Mel Gibson, pero nós sempre dicimos que 'o noso Mel Gibson sodes vós', cada cliente que entra en A Noiesa", concluye.

Vivir