El Español
Vivir
|
GastroGalicia

José Liñares, del Hotel Costa Vella: "Este verano será mejor que el anterior en Santiago"

El Hotel Costa Vella abre sus puertas por primera vez desde diciembre con una terraza renovada y la expectativa de que el final del estado de alarma devuelva la estabilidad
El director del Hotel Costa Vella, José Liñares.
Quincemil
El director del Hotel Costa Vella, José Liñares.
Ofrecido por:

El Hotel Costa Vella de Santiago de Compostela, cerrado desde el pasado mes de diciembre debido a unas obras para mejorar la accesibilidad de la terraza, reabre este viernes coincidiendo con el final del estado de alarma y con la expectativa de que este verano sea mejor que el anterior.

"No estaba pensado que fuese de esta manera: queríamos abrir antes para aprovechar la Semana Santa, pero las obras de accesibilidad fueron más complicadas de lo esperado", explica en una entrevista concedida a Quincemil el director del hotel, José Antonio Liñares.

Ahora, lo más importante para el hotel es "la vuelta del turismo", ya que "depende mucho de que, además de gente de España, llegue también gente de fuera, del resto del mundo".

"Tenemos clientes de Seattle o de Sidney que quieren volver, hacen reservas, buscan vuelos, no encuentran nada, cancelan... pero creo que, si se reactiva la conectividad aérea, esta va a ser la buena", explica Liñares.

El director de este hotel, abierto junto a su hermana hace ya 22 años en un edificio restaurado de arquitectura tradicional, siente que "la gente tiene muchísimas ganas de salir" y, frente a la voluntad que había el verano anterior, en este caso "se nota la fatiga pandémica".

"Creo que este verano será mejor que el anterior: julio no fue del todo malo, pero la cosa se complicó en agosto y septiembre, que suele ser nuestro mejor mes, fue un auténtico desastre", lamenta. Liñares anticipa que las ciudades de un perfil como el de Santiago, "históricas, con un turismo cultural más bien tranquilo" serán los destinos preferentes del turista que busque huir de la gran ciudad.

La reapertura del Costa Vella, tras estar cinco meses cerrado, va poco a poco: este viernes tienen tres habitaciones ocupadas y a partir de la próxima semana ya hay más reservas. "La intención ahora es poner todo a funcionar y empatar, es decir, no tener pérdidas: después todo es cuestión de tiempo", concluye Liñares, que lamenta lo "frustrante" de no haber podido abrir antes.

Las obras

La entrada de la terraza del Hotel Costa Vella (Cedida).

La terraza del Hotel Costa Vella, uno de los grandes atractivos del hotel y probablemente la más bonita de Santiago, ha experimentado un pequeño cambio, aunque sigue manteniendo su esencia.

Así, la rampa de acceso desde la calle es ahora menos empinada y los dos pequeños tramos de escaleras que daban acceso al jardín se han integrado en esta misma rampa, haciendo así que sea accesible, una cuestión cada vez más demandada por los clientes.

"Aprovechamos la obra para cambiar todo el suelo y darle algo más de valor: en lugar de chapa de piedra de granito blanco de poca calidad, que no pega con el Casco Histórico, ahora tenemos piedra granítica parda, la que se usa realmente en las calles de Santiago", detalla Liñares. Así, la entrada "se mimetiza con el medio" y hay "una línea de continuidad con la calle" desde la entrada, en la Porta da Pena; además, también ha habido pequeñas modificaciones en la configuración de la terraza.

"Nos sentimos muy afortunados: clientes habituales y vecinos no paraban de preguntarnos cuándo íbamos a abrir y sentimos todo ese cariño y que somos un establecimiento valioso para mucha gente", prosigue.

José Antonio Liñares celebra que, mientras que los hoteles "están hechos para gente de fuera y parece que no forman parte de la ciudad", no es el caso del Costa Vella, "con varios espacios abiertos que aportan valor", aunque "también algún que otro quebradero de cabeza".

Vivir