El Español
Vivir
|
Salud

Estos son los consejos de los podólogos gallegos para evitar los sabañones en invierno

El Colegio de Podólogos de Galicia recomienda calzado aislante y evitar el calor directo de estufas o bolsas de agua caliente
Un podólogo atendiendo a un paciente
Colegio de podólogos
Un podólogo atendiendo a un paciente
Ofrecido por:

Con la llegada del invierno y las bajas temperaturas, llegan una de las lesiones tradicionales de los pies en esta época del año: los sabañones. Denominado científicamente como eritema pernio, se manifiesta por el enrojecimiento e inflamación de pequeños vasos sanguíneos de la piel generalmente de la punta de los dedos de los pies, manos e incluso orejas que provoca dolor y picor.

Su principal causante, según indica el Colegio de Podólogos de Galicia, es una exposición prolongada al frío, que provoca que la circulación de la sangre empeore debido a la vasoconstricción por las bajas temperaturas. La entidad destaca que esta patología es más común y severa en pacientes que ya padecen de una mala circulación de base.

“Las lesiones se identifican fácilmente, pues son rojas azuladas y se presentan frías al tacto. Además, pueden formarse ampollas o costras y, en casos más graves, los pacientes pueden sufrir secuelas atróficas y deformidades. Lo más común es que los sabañones desaparezcan en menos de una semana”, asegura el presidente del Colexio, Juan Dios.

Por el momento, Juan Dios señala que no existe ningún tratamiento que sea eficaz para su cura. Sin embargo, añade que se pueden recomendar pomadas antiinflamatorias y antibióticas para evitar la sobre infección de las heridas y algún corticoide tópico para calmar el picor para aquellos pacientes con mucha inflamación.

¿Qué se puede hacer para prevenir la aparición de sabañones?

Estos son los consejos de los podólogos gallegos para evitar la aparición de sabañones en los pies durante el invierno.

  • Si se utiliza ropa y calzado aislante del frío, se reducirán las posibilidades de sufrir sabañones.
  • Evitar los contrastes fuertes de frío-calor. En muchas ocasiones se está durante un período de tiempo prolongado delante de una estufa o calefactor o con bolsas de agua caliente en los pies y posteriormente salimos a la calle, “un grave error que puede traer consecuencias”.
  • Hidratar los pies.
  • Dar masajes en los pies y mover las piernas, si se pasa mucho tiempo sentado, para favorecer la circulación.
  • La dieta también puede influir. Se deben tomar alimentos ricos en magnesio, calcio y vitaminas E, K y C.
  • Beber agua con frecuencia es imprescindible ya que la deshidratación puede enfriar los pies.
  • Aplicar cremas con vitamina F y ácidos grasos activadoras de la circulación. Se aplican en las zonas articulares, zonas varicosas y en la piel sensible al frío y la humedad.
Vivir