El Español
Vivir

El ribeirense Manuel Lesmes, el único gallego en el Mundial de Fotografía

Lesmes es el único gallego que participará en la Copa Mundial de Fotografía, donde representará a España con la imagen de un mariscador en la Ría de Muros e Noia que aspira a convertirse en la mejor fotografía del mundo en la categoría de reportaje gráfico
La imagen de Manuel Iglesias Lesmes que participará en la WPC.
FEPFI
La imagen de Manuel Iglesias Lesmes que participará en la WPC.

El fotógrafo ribeirense Manuel Iglesias, más conocido como Lesmes, es el único gallego cuyo trabajo ha sido seleccionado para representar a España en la Copa Mundial de Fotografía con la imagen de un mariscador faenando en la Ría de Muros e Noia.

Perteneciente a la tercera generación de una saga de fotógrafos que inició su andadura en Ribeira en 1954, Lesmes optará a situar esta fotografía en blanco y negro tomada con un dron como la mejor del mundo en la categoría de reportaje gráfico.

La fotografía de Manuel Iglesias Lesmes que participará en la WPC (FEPFI).

«Cuando me llamaron para comunicarme que habían seleccionado una foto mía la alegría fue inmensa: concursos hay muchísimos, pero Copa del Mundo solo hay una y esa foto es una de las 600 que van a participar», explica en una entrevista concedida a Quincemil.

Lesmes, quien fue nombrado Mejor Fotógrafo Profesional en Boda de 2020 para la Federación Española de Profesionales de la Fotografía y la Imagen (FEPFI), aspira a situar su imagen entre las diez finalistas que el próximo mes de marzo competirán en Roma por ser la mejor imagen de reportaje gráfico del mundo.

El certamen

La particularidad de la Copa Mundial de Fotografía es que, a diferencia de otros premios, está organizada por federaciones profesionales de todo el mundo: reúne a la europea, la americana, la australiana y la asiática.

Cada país participante cuenta con un seleccionador, que debe elegir tres imágenes realizadas por fotógrafos profesionales federados para competir en cada una de las seis categorías: comercial, ilustración, naturaleza, retrato, bodas y reportaje gráfico.

La fotografía que participará en la WPC (©Manuel Iglesias, Lesmes).

«Recibí una invitación para enviar mis fotos, pero después te pueden llamar o no, dependiendo de si creen que pueden desempeñar un mejor papel en el mundial», destaca Lesmes, quien precisa que a estos niveles «todo es relativo según los ojos que lo miren», ya que todos los candidatos parten de «la perfección técnica».

Así, la imagen de un mariscador en la Ría de Muros e Noia tomada por este fotógrafo será una de las tres que España envíe a competir en la categoría de reportaje gráfico. Entre el 16 y el 18 de enero se sabrá quiénes son los diez finalistas mundiales de cada categoría y se entregarán los premios «Best of Nation» a las mejores de cada país.

Imagen para el Lux de Bronce en Reportaje Documental de la AFPE, 2020 (©Manuel Iglesias, Lesmes).

«El hecho de estar ahí e ir convocado ya es importantísimo: salvando las distancias, es como en el fútbol, donde hay muchos jugadores pero al final al Mundial solo van 25 y ya es un premio estar; eso sí, si vas, quieres ganar», sentencia.

En caso de estar entre los diez finalistas, Lesmes tendría que acudir a la ceremonia de entrega de premios en Roma el próximo 28 de marzo.

«Espero que sepan entender bien la fotografía, en la que se muestra un trabajo tan sacrificado como es el marisqueo», apunta su autor, quien se muestra orgulloso de que algo tan propio de Galicia como la labor de un mariscador dé la vuelta al mundo gracias a su instantánea.

La fotografía

La imagen con la que Lesmes participará en la Copa Mundial de Fotografía fue tomada junto que otra serie de doce fotografías sobre el marisqueo, “Salitre, Suor e Cunchas”, con la que ya había ganado el Premio Lux de Bronce en 2020 en la categoría de reportaje documental.

«Esta imagen lo tenía todo, así que en su momento decidí reservarla, aunque no sabía exactamente para qué», relata el fotógrafo, quien detalla cómo, mientras que las demás fotografías contaban una historia todas juntas, esta comprimía todo lo que quería transmitir.

Imagen para el Lux de Bronce en Reportaje Documental de la AFPE, 2020 (©Manuel Iglesias, Lesmes).

Y es que la fotografía muestra el momento exacto en el que un mariscador anónimo que faena en su barca saca el rastro a la superficie para seleccionar el marisco, agitando ligeramente el mar en calma.

«La foto, pese a mostrar un trabajo tan sacrificado como es el marisqueo, es agradable y te envuelve, te transmite ese olor del mar aunque no tengas nada que ver con ese oficio: es como una postal», prosigue.

Imagen para el Lux de Bronce en Reportaje Documental de la AFPE, 2020 (©Manuel Iglesias, Lesmes).

Y es que nada es casualidad en la composición de la fotografía: el palo recto del rastro forma un triángulo con los cabos de la barca, haciendo que todas las líneas de la imagen confluyan en el mariscador y la acción que está llevando a cabo.

«Si hiciese la foto en otra ría, con el agua más revuelta y con otro tipo de rastro menos rígido, no funcionaría: parece muy simple, pero hay mucho trabajo detrás», añade.

Imagen para el Lux de Bronce en Reportaje Documental de la AFPE, 2020 (©Manuel Iglesias, Lesmes).

Otro elemento de complejidad es que la fotografía está hecha con una cámara transportada por un dron, por lo que hay un cierto retardo entre que aprietas el gatillo y se toma la fotografía, lo que dificulta conseguir el encuadre perfecto.

«Es una foto que hace veinte años no se podía hacer: con un helicóptero no te podrías acercar tanto, por lo que, salvo que estuvieses volando con la cámara, sería una imagen imposible», apunta Lesmes, quien detalla que la instantánea está tomada desde menos de diez metros de altura con un objetivo gran angular de 24mm.

Imagen para el Lux de Bronce en Reportaje Documental de la AFPE, 2020 (©Manuel Iglesias, Lesmes).

El blanco y negro de la imagen es parte del gusto personal del fotógrafo y contribuye a resaltar la luz y su reflejo sobre el agua, que prácticamente parece seda.

«La de reportaje gráfico es una categoría muy complicada porque compites contra fotos de zonas en conflicto y momentos muy dramáticos: con esta fotografía intento explicar en una sola imagen todo el proceso detrás del marisqueo», concluye.

Vivir