El Español
Vivir
|
Mascotas

El Refuxio de Bando, en Santiago, pide ayuda: acoge a más de 200 gatos y 190 perros

El Refuxio de Bando nunca había acogido más gatos que perros y, tras empezar el año con 90, ya cuenta con más de 200
Dos gatos acogidos en el Refuxio de Bando.
Cedidas
Dos gatos acogidos en el Refuxio de Bando.
Ofrecido por:

El Refuxio de Bando, en Santiago de Compostela, nunca había acogido más gatos que perros ni había alcanzado cifras como las actuales: los más de 190 perros son habituales, pero los gatos, que solían rondar los 50 ejemplares, ahora superan los 200.

"Estamos hasta arriba: el problema no es que no haya adopciones, que las hay, sino que están llegando muchísimos, algo que se viene acentuando en los últimos años", explica en una entrevista concedida a Quincemil la directora del Refuxio de Bando, Olalla García.

Los gatos recogidos este jueves junto a un contenedor en Padrón.

Y es que cuando la actual directora llegó al cargo, en 2018, lo habitual era que el número de gatos rondase los 50, con fluctuaciones las dos veces al año que paren las gatas. Sin embargo, este año solo en Santiago ya se habían recogido 126 gatos más que en 2020.

"Antes la gente veía a los gatos en la calle y los dejaba estar porque 'saben buscarse la vida' y no los recogían", detalla García, quien destaca que en municipios como Teo, donde Concello y asociaciones están trabajando para esterilizar muchas colonias felinas, "se están haciendo las cosas bien" y "ayuda bastante".

Roni, recogido en Vedra con mucha hambre y heridas en las patas.

La mayor parte de entradas son de camadas abandonadas en la calle: este mismo jueves llegaron cuatro gatos de un mes y medio que aparecieron junto a un contenedor metidos en un saco y en muy malas condiciones.

"Es desesperante: por mucho que estén saliendo adopciones no paran de llegar", añade García, quien espera que el ritmo de llegada se reduzca conforme se acerque el mes de octubre, toda vez que "las gatas paren en agosto".

Una camada de seis perros en adopción.

Así, el Refuxio de Bando está pudiendo soportar el ritmo de llegada de gatos gracias a las casas de acogida: actualmente 72 de estos más de 200 animales están repartidos entre 45 domicilios que colaboran desinteresadamente.

Para ayudar a paliar esta situación, además de adoptar, aquella persona que quiera puede ponerse en contacto con el Refuxio para unirse a esta red de casas de acogida.

Nica, recogida este miércoles en Santiago.

"Nosotros facilitamos todo lo que necesiten, desde un transportín hasta un arenero o comida; las revisiones veterinarias son en el Refuxio y nosotros gestionamos las adopciones", explica García.

Muchas de estas casas de acogida llevan años colaborando con el Refuxio: la mayoría repiten cuando se marcha el gato acogido o terminan adoptándolo e incluso hay estudiantes que acogen animales durante el tiempo que dura el curso universitario.

"Hay muchas formas de ayudar, además de adoptar y acoger: se puede donar comida o material -hasta toallas viejas o periódicos- para perros y gatos, apadrinar a un animal o incluso algo tan fácil como difundir en las redes sociales, que ayuda mucho a que encontremos casas", prosigue.

A toda esta situación se le añade un problema añadido: ha habido una rotura del stock de vacunas para gatos, por lo que en el Refuxio llevan un mes sin poder dispensarlas, algo "muy importante, sobre todo para evitar riesgos cuando son muy pequeñitos".

El Refuxio de Bando también organiza este sábado en la Praza Roxa su Mercadiño Solidario, donde entre las 10:00 y las 20:00 horas se podrán adquirir libros, juguetes para perros y gatos, accesorios o ropa, siempre y cuando la climatología lo permita.

Vivir