El Español
Vivir
|
Mascotas

El peregrino que viaja con su perro hasta Tokio sin olvidarse de pasar por Santiago

Sel López y Keico recorren el Camino Francés en la ruta que incluye paradas en más de una veintena de países
keicoxelmundo

Después de recorrer unos 41 países desde Madrid hasta Nepal con su bicicleta, el peregrino Sel López ha decidido enfrentar su reto más grande haciendo un viaje desde la capital española hasta Tokio, pero no sin antes pasar por Santiago de Compostela. A pesar de haber hecho el camino en otras ocasiones esta es la primera vez que lo hace en Año Santo y muy bien acompañado, con su perro Keico.

Este es un viaje que lleva planeando tiempo, pero la pandemia le cortó sus previsiones. "Me hice con Keico y dije, pues tengo que reordenar el viaje para llevar al perro, así que ahora gira alrededor de él", señala López. No es tarea fácil. Muchos albergues no aceptan a los compañeros perrunos, al igual que algunos establecimientos para hacer la compra o comer.

Las preparaciones antes del salir del viaje.

La solución a la que recurrió López fue la de acampar cuando pudiera con Keiko pero indica que está siendo complicado. "Cuando viajas con un perro tienes que estar pendiente todo el tiempo de que no le falte comida y bebida, a la hora de acampar se me rompe el sueño cinco o cuatro veces para atenderlo".

La compañía de Keico ha hecho que este viaje haya sido mucho más lento de lo que se había imaginado, pero al mismo tiempo lo ha hecho más interesante. "Tengo ya muchas anécdotas. Es un perro que toca corazones". López describe como en los primeros viajes que hizo con el animal, de Madrid a Sevilla en bicicleta, las personas que encontraba por el camino le hacían favores como dar comida e incluso, en una ocasión le llegaron a dejar las llaves para un apartamento.

En el Camino lo que se ha encontrado ha sido a muchos peregrinos a los que ve en varias ocasiones. "Al hacer etapas más cortas a veces nos encontramos en albergues o en otros puntos y ya se saben el nombre del perro. Lo llaman y juegan con él".

Keico es un terrier, pequeño pero muy animado, y durante su viaje a la capital gallega no es raro verlo corriendo al lado de la bicicleta de su dueño y disfrutando de los espacios naturales. "Es una pasada la energía que tiene. Con solo un año subió solo al Teide".

Keico en el castillo de Ponferrada.

El camino hasta Tokio

Sin embargo, el viaje no termina en Santiago de Compostela. La pareja irá hasta el islote asiático, recorriendo una docena de países europeos, Rusia y de ahí a Corea, donde cogerán un barco hasta acabar en Japón. " Es la primera vez que voy por esas partes de Europa, nunca he visitado Alemania por ejemplo, tengo muchas ganas", indicó el madrileño.

Durante su vida como viajero, Sel López recuerda con especial cariño el trayecto que hizo hasta Nepal. "Fueron 39 meses de viajes y al llegar a Nepal doné mi bicicleta". De ahí ha volver a España fue toda una aventura en la que aprendió que "la actitud" puede hacer de las peores experiencias la actitud de uno. "Con decirte que Irán, donde me arrestaron, es donde me he encontrado a la gente más hospitalaria", bromea.

López se descubre con un viajero que disfruta tanto de la belleza de los paisajes como de observar las partes más oscuras de los lugares. "Las viviendas hacinadas de Bombai, los ghettos, ir a coger comida a los supermercados. Siempre me gusta conocer tanto lo bueno como lo malo".

La actitud positiva la lleva a todos lados y no es de los que se desanima con los problemas que puedan surgir en los trayectos. Prueba de ello es que, a pesar de que ya tendrían que haber llegado a Santiago, López y Keico llevan algo de retraso por un accidente que ha tenido el perro y que les ha obligado a parar.

Y es que el animal ha sido mordido por un pastor alemán en el Camino, y su aventura ha tenido que pararse a la espera de que se le curen las heridas. "Su estado anímico es bajo, pero nada que el tiempo no cure", ha escrito su dueño en un comunicado por redes sociales. Con un poco de suerte, en nada el pequeño terrier podrá volver a las andadas y proseguir su viaje por Europa y Asia.

Comunicado sobre el estado de salud de Keico.
Vivir