El Español
Vivir

¿Cuál es el mejor banco del mundo? En Galicia hay varios que pugnan por el trono

Además del situado en los acantilados de Loiba, hay otros asientos famosos como el de Redondela o en la Ribeira Sacra. Te contamos su historia y cómo llegar hasta ellos
Tripadvisor

Pulpo o cocido. Dépor o Celta. Rías Altas o Rías Baixas. En Galicia nos gusta posicionarnos y defender a ultranza nuestra decisión. Hasta discutimos por cuál es el banco más bonito del mundo. Parecía que el de Loiba, en Ortigueira, se había ganado sin contemplación ese distintivo, pero han ido surgiendo otros en distintos puntos de la geografía gallega.

Estos bancos constituyen un patrimonio de mucho valor para el turismo de sus zonas. Muestran paisajes de ensueño como el Atlántico o el río Sil y son un auténtico reclamo. Esto se puede constatar en las redes sociales, donde son habituales las fotos de personas admirando las vistas mientras están sentadas en los bancos. Hemos seleccionado cuatro de los que pugnan por ser el mejor. Ahora solo queda que vayas a cada uno de ellos y decidas cuál ocupa el número uno para ti.

El banco de Loiba

Ortigueira (A Coruña)

En el año 2009 un vecino de San Julián de Loiba decidió instalar por su cuenta un banco junto a los acantilados de esta parroquia de Ortigueira. De este modo, los visitantes podrían sentarse a contemplar el paisaje sinuoso del mar en esta zona de pendientes rocosas.

Un año después, durante el Festival de Ortigueira, una de las bandas que actuaban en aquella edición visitó el mirador do Coitelo, donde está el banco, y grabó en su dorso la frase "The best bank in the world" en referencia al acantilado. La similitud de la palabra anglosajona, cuyo principal significado es entidad bancaria, con el de banco de descanso se tomó en un principio como una errata. Sin embargo, desde entonces se reproduce esa misma frase cada vez que se renueva el mobiliario.

La notoriedad de este banco creció tanto que el Concello de Ortigueira fleta autobuses gratuitos para los turistas que quieren visitarlo. Durante la pasada Semana Santa, más de 5.000 personas visitaron los acantilados con este servicio.

Otra curiosidad es que el Ministerio de Industria condeció los derechos sobre la marca del asiento de Loiba al Concello de Ortigueira, por lo que oficialmente es el banco más bonito del mundo.

Campo da Rata

Redondela (Pontevedra)

Otro banco que pugna con el de Loiba por tener las mejores vistas es el de Campo da Rata, en Cedeira (Redondela). Su origen se remonta al 2015, cuando una persona lo instaló en el mirador y pronto se popularizó y atrajo a cientos de curiosos. En su dorso, a diferencia del de Loiba, lleva la inscripción "Galiza it's different".

Desde Campo da Rata podemos ver las islas Cíes a la izquierda, el puente de Rande en el centro y la ensenada de San Simón a la derecha. Las bateas están presentes a lo largo de este recorrido horizontal por el paisaje de las Rías Baixas.

La subida al mirador es la parte más complicada. No es un recorrido adaptado para personas con necesidades especiales y no es recomendable ir con niños. Tendremos que andar entre 15 y 20 minutos para llegar, atravesando zonas de monte. Pero la vista merecerá la pena.

Su popularidad es tal que la web de viajes Trivago lo incluye entre los 30 destinos más destacados de España. El banco sufrió actos vandálicos y hubo que reconstruirlo. Hoy es toda una institución turística en la zona.

Nogueira de Ramuín

Ribeira Sacra (Lugo-Ourense)

Más reciente que los anteriores es el autodenominado Mejor banco de la Ribeira Sacra. Fue la asociación Móvete por Nogueira la que instaló en la curva de A Ferradura, uno de los mejores lugares para contemplar el cañón del Sil, este asiente con el objetivo de dinamizar el turismo y el senderismo por la zona.

Como el de Redondela, al de Nogueira de Ramuín (Ourense) no se puede acceder en coche. Sus creadores eligieron a propósito este punto para instalar el banco, pues permite ver la Ribeira Sacra en todo su explendor. El objetivo es disfrutar del entorno, incluso mientras se camina hasta el asiento.

La zona está plagada de miradores singulares desde los que contemplar el cañón del Sil. Sin duda, este banco debe ser tomado en cuenta por mostrar la otra cara de Galicia, alejada de la costa e igual de bella.

El árbol de los enamorados

Alameda (Santiago de Compostela)

En Santiago de Compostela también han querido sacar pecho y decir que tienen el mejor banco del mundo. Se trata del que rodea el Árbol de los Enamorados, en el parque de la Alameda. Sus impresionantes vistas de la Catedral y la casco histórico son su principal aval.

Este mismo año, se lanzaba una petición en Change.org para reclamar que este sí es el banco más bonito del mundo, alegando entre otras cuestiones que es más antiguo que el resto de competidores. El propio árbol es otro motivo para enorgullecerse de este banco. Se trata de un eucalipto de unos 130 años de edad, que mite cerca de 45 metros de altura y tiene una circunferencia de 8 metros.

La leyenda de este árbol dice que los enamorados que se quieran casar deben dar una vuelta a su alrededor. Con los años, muchas parejas fueron grabando sus iniciales y nombres en la corteza del ejemplar para simbolizar su amor.

Vivir