El Español
Vivir

Cosas que hacer en A Coruña que los coruñeses nunca hacemos (y deberíamos)

Perderse por unos jardines de estilo francés, ver de cerca (e incluso tocar) a un tigre o descubrir el pasado romano de Galicia son solo algunas de las propuestas que te recomendamos no dejar de hacer
Ofrecido por:

Hay veces que no conocemos aquello que tenemos más cercano. Hay quien únicamente piensa en que lleguen sus ansiadas vacaciones para coger la maleta y "huir" a conocer ese lugar de moda del que un compañero del trabajo o amigo tanto le habló. Sin embargo, a veces sin darnos cuenta, no conocemos aquello que tenemos más cerca.

A Coruña y su comarca esconde rincones especiales a los que no se les presta la atención suficiente. En esta caso, la cercanía hace que muchos echen mano de la tan recurrida muletilla: "Ya iremos otro día, si total está ahí al lado". Sin embargo (y los sabes) ese día a veces nunca llega. Pasa el tiempo y ese lugar que sabes que tienes pendiente por descubrir, y que está a apenas unos kilómetros de tu hogar, sigue siendo eso: un asunto pendiente.

Olvidémonos de "dejarlo para otro día" y visitemos aquellos lugares o apuntémonos a esas actividades a las que, por hache o por be, nunca acudimos. Como dice el refrán: "No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy".

Perderse en los jardines de Mariñán

Jardines del Pazo de Mariñan

Descubrir los monumentos históricos y artísticos de A Coruña siempre es un muy buen plan. Visitar el Pazo de Mariñán y recorrer sus bellos jardines con vistas hacia la ría de Betanzos es simplemente un planazo. A la majestuosidad de este pazo del siglo XVIII, declarado conjunto histórico-artístico en 1972, se suma la belleza natural de su jardín, trazado a comienzos del siglo XIX por un jardinero francés, que tomó como base el ya existente.

La variedad de especies convierte a este espacio en pequeños jardines botánicos. Entre las especies que destacan por su monumentalidad destaca el abeto del Cáucaso, los bojes, los tejos o el ciprés de Lawson, entre otros.

Los jardines del Pazo de Mariñán se pueden visitar libremente todos los días de semana en horario de 09:00 a 21:00 horas. En cuanto a las visitas guiadas al interior del pazo, estas son los viernes, sábado, domingo y festivos (hasta el 30 de junio), en horario de 11:00 a 18:00 horas; desde el 1 de julio hasta el 15 de septiembre, las visitas se amplían a todos los días de la semana, en horario de 11:00 a 20:00 horas.

Recorrer un siglo de telefonía

Para los más nostálgicos hay un lugar donde rescatan toda la historia de la telefonía y muestran cómo ha sido su evolución desde las teleoperadoras hasta el 5G: el Museo Didáctico de Telecomunicaciones (MUDITE), en la calle Antonio Ríos, 31. Gestionado por trabajadores jubilados de Telefónica, este museo te permite hacer un recorrido desde la invención del teléfono hasta el día de hoy. Todos los equipos expuestos están interconectados permitiendo así establecer comunicación entre ellos.

No hay ningún museo en el mundo como este de A Coruña, donde uno puede ver desde el primer aparato de teléfono hasta los modernos iphone. La entrada a este museo es gratuita y la visita es guiada. Qué más se puede pedir.

Acercarse a conocer la fauna salvaje

Vivir la experiencia de estar frente a un tigre o un león no necesariamente te obliga a tener que desplazarte a países lejanos. En Paderne hay un lugar donde aquellos amantes de los animales (sobre todo de aquellas especies más salvajes) podrán acercarse a conocer a tigres, leones, mapaches...

Hablamos de Corax Fauna, un centro educativo y de recuperación de la fauna salvaje en cuyas instalaciones conviven más de 40 especies diferentes, tanto autóctonas como foráneas. Desde pequeños mamíferos como suricatos, mapaches, nutrias asiáticas, hurones americanos, hasta grandes mamíferos como león, tigre, lobo, hiena rayada o lince boreal.

Todas las actividades de este centro está pensadas para respetar la fauna y el medio ambiente, por ello para visitar este centro se recomienda tener entrada previa. Hay diferentes opciones de visita: la visita básica que consiste en un recorrido guiado y la visita exclusiva, pensada para vivir la experiencia en familia o con amigos.

Pasear por un jardín botánico

Jardín botánico de O Burgo

En el municipio de Culleredo, a tan solo unos kilómetros de distancia del centro de la ciudad de A Coruña, se encuentra el jardín botánico de O Burgo. Situado a los pies de la ría que lleva este mismo nombre, los coruñeses pueden darse un paseo por todo un lugar con encanto. A este espacio se accede desde el paseo marítimo de O Burgo y dispone de una aparcamiento en uno de sus laterales.

Este jardín, de unos 50.000 metros cuadrados de extensión, está dividido en varios espacios para facilitar el conocimiento de las diferentes especies. En él se pueden encontrar varios espacios para el conocimiento de diferentes especies. Llama la atención la laguna conectada con la ría.

Este jardín está dotado de fuentes y bancos preparados para que sus visitantes hagan su merecido descanso durante la visita. Como curiosidad, este jardín dispone una posada de insectos. Este jardín permanece abierto desde las 09:00 horas.

Descubrir la presencia romana en Galicia

En el municipio de Sobrado podemos ver uno de los campamentos romanos que hubo en Galicia: el campamento de la Ciadella. Protegía los intereses del imperio en la actual provincia de Lugo y el norte de A Coruña y es, junto con el Aquis Querquennis de Bande (Ourense), el único complejo militar romano que ha sido recuperado en Galicia.

Creado en el siglo I, este campamentos está siendo objeto de investigaciones que permitieron averiguar, por ejemplo, que, después de que los militares de la legión romana abandonasen la Ciadella a finales del siglo III, las estructuras de este campamento fueron reutilizadas como viviendas y talleres hasta el siglo VII.

Adentrarse en el rural más ecológico

Casa Grande Xanceda (Fuente: Xanceda)

¿Quieres conocer el funcionamiento de una explotación ganadera ecológica? Casa Grande de Xanceda, en Mesía, te da la oportunidad de adentrarte en sus instalaciones y ver de cerca cómo es el día a día de esta enorme explotación.

La Casa Grande de Xanceda ofrece dos tipos de visita: la ecovisita estándar, a un precio de cinco euros; y la Especial Plantemos un Bosque, a seis euros. En ambas, los participantes darán el biberón a los terneros y visitarán la fábrica de yogur. Después, dependiendo de una u otra, harán un recorrido por la sala de ordeño o bien por por los prados donde pastan las vacas de Xanceda.

Pero, ojo, si quieres participar en una de sus visitas, debes de ser ´hábil y estar atento a la apertura de nuevas plazas. En su web, Xanceda actualiza todos los jueves las posibles nuevas plazas derivadas de cancelaciones y posibles nuevas visitas. Además, de cara a la Navidad, el jueves 2 de diciembre a las 12:00h abrirán el calendario para reservar una visita especial para los fines de semana de ese mes. Las visitas de diciembre serán los sábados, domingos y festivos por la tarde, ¡así que date prisa! 

Vivir