El Español
Vivir
|
Salud

¿Cómo se soluciona la obesidad de los gallegos? Un problema más allá de la alimentación

El 39,2% de la población gallega tiene sobrepeso, lo que supone unos 850.000 ciudadanos adultos
Shutterstock
Ofrecido por:

El último Consello de la Xunta presidido por Alberto Núñez Feijóo presentó 'Obesidade Zero 2022-2025', un programa que incluye un total de 40 medidas con el objetivo de reducir el sobrepeso en la población gallega desde el 39% de la actualidad hasta el 15% para el año 2030. Se trata de una apuesta importante por la mejora de la salud de los gallegos, pero que entra de lleno frente a la creciente tendencia 'body positive', que impera el respeto a todo tipo de cuerpos.

Esta campaña ha señalado que 39,2% de la población gallega tiene sobrepeso, lo que supone unos 850.000 ciudadanos adultos, y un 16,5% obesidad, unas 360.000 personas, lo que implica "más del 55% de la población de Galicia". Además, recoge una encuesta realizada entre más de 47.000 participantes, que reveló que "un 61,6% no realiza ejercicio en su tiempo libre" y un 41% de la población "es sedentaria".

Bertina Fernández Pérez, doctora del Centro Médico Nutricional Nutrendo, cuenta a este medio que Galicia es una sociedad en la que se ha pasado mucha hambre, lo que ha repercutido en los los hábitos de alimentación de la actualidad. "Raciones muy abundantes, platos más calóricos, no levantarse de la mesa hasta acabar el plato… Esos hábitos, sumados al ambiente obesogénico en el que vivimos y el sedentarismo han disparado las cifras, sobre todo tras la pandemia", explica a este medio.

Sin embargo, este tipo de campañas se contraponen a la corriente actual de 'body positive', muy presente entre los más jóvenes, que busca reforzar el respeto hacia los cuerpos no normativos y los pesos fuera de la norma. Así, la dietista Carolina Mosquera entiende que el nombre elegido para la campaña no es el adecuado, pero comparte en que se debe impulsar un mayor consumo de verduras entre la sociedad y incentivar la práctica deportiva. "Hay que potenciar el consumo de fruta y verdura y, sobre todo, no hay que hacer dietas, hay que cambiar los hábitos alimenticios", asegura.

Sin embargo, la escritora Magadalena Piñeyro, cofundadora de la página Stop Gordofobia, asegura que este tipo de planes no ayudará a la población a adelgazar porque la obesidad es una realidad que tiene una importante matriz económica. "Me parece muy bien que se fomente los hábitos de vida saludable, y que la gente sepa como cuidar su cuerpo, pero la información por sí misma no cuida la salud de las personas, sobre todo, la de los que no tienen recursos económicos para comer mejor".

Así, entiende que este tipo de campañaa, más con nombre como el elegido, solo sirven para estigmatizar a los cuerpos y las personas obesas. "Este plan no va a mejorar la salud de la población porque lo que hace es acosarla, son discursos gordofóbicos"; sentencia.

La obesidad es un problema de la salud del futuro

Bertina Fernández Pérez entiende las reivindicaciones de movimientos contra la gordofobia. De hecho, explica que cada cuerpo es distinto y no necesariamente todos tenemos que regirnos por un mismo canon. "El estar en un peso saludable o no va a depender de la composición corporal, de la edad y estatura, si es hombre o mujer". Sin embargo, señala que "si en nuestra composición corporal existe un porcentaje graso elevado no sería correcto fomentar esta corriente (body positive)".

Además, la doctora advierte que el problema de la obesidad tiene consecuencias a futuro. "Estar muchos años con obesidad provoca el llamado síndrome metabólico. Que es un conjunto de enfermedades asociadas a esa obesidad: hipertensión arterial, hipercolesterolemia, resistencia a la insulina, diabetes, grasa visceral o abdominal… Además de problemas articulares, dificultad respiratoria etc", explica

La obesidad no solo es un problema de comer mal o bien

El punto de encuentro entre la parte más científica y la más sociológica es que la obesidad y el sobrepeso no solo atañe a al deporte o a la alimentación. La doctora cuenta que normalmente una persona obesa no solo lo es por comer de manera no saludable: "Una parte muy importante es la parte emocional". Así, cuenta, que suelen tener un perfil de comedor emocional, ansiedad por la comida, atracones.

Estas costumbres alimenticias podrían encontrar explicación en lo que refería Magdalena Piñeyro, licenciada en Filosofía y máster en Teoría Feminista, que incide en que la obesidad está relacionado con el estrato social. "Hay que tener en cuenta que los recursos económicos para acceder a comida saludable y el acceso a hacer deporte no está al alcance de todo el mundo".

Así, la experta concluye, que si se quiere mejorar la salud de la población o reducir la obesidad de los ciudades hay que dar información, pero también fondos para acceder a comida saludable o a una vivienda diga.

Vivir