El Español
Vivir
|
Escapadas

Cinco planes para descubrir Carril (además de comer almejas)

Las almejas son una de las señas de identidad de Carril, un pueblo marinero de la Ría de Arousa donde hay mucho más que hacer que comer marisco.
Pueblo de Carril (Foto: Turismo Rías Baixas)
Pueblo de Carril (Foto: Turismo Rías Baixas)

La Ría de Arousa esconde algunos de los lugares más emblemáticos de las Rías Baixas y podría decirse que Vilagarcía es uno de ellos. En este municipio pontevedrés se encuentra el pequeño puerto marinero de Santiago de Carril, una población conocida por el cultivo de marisco, en concreto de almeja, que merece una parada para degustar este manjar marino, pero también para descubrir otros de sus muchos atractivos. 

¿Qué hacer en Carril además de comer almejas? Toma nota de estas propuestas.

1. Hacer la Ruta del marisqueo de Carril

 Ruta del marisqueo en Carril  (Foto: Visitivilagarcia.com)

Es de obligado cumplimiento probar las almejas de Carril si se visita esta localidad, pero hay otras actividades alrededor de este sabroso molusco bivalvo, como visitar sus viveros y vivir su marisqueo: es el llamado “turismo experiencial”

Para dar cabida a esta vivencia, la Asociación de Mariscadoras Amarcarril ha puesto en marcha una ruta en la que se conoce un vivero de almejas y berberechos, se aprende sobre del duro trabajo del marisqueo, sobre las características de las almejas de la zona (las de Carril tienen una serie de surcos y un tono crema con manchas oscuras) y el proceso desde su extracción hasta que llegan a nuestra mesa. La visita se completa con una visita a la lonja de Carril y por último suele hacerse una degustación de estos mariscos.

2. Pasear por su puerto y casco urbano

Puerto de Carril (Foto: Lmbuga vía Wikimedia)

Carril es una localidad pequeña, pero tiene un gran encanto. Recorrer su extenso paseo marítimo hasta llegar a su pintoresco puerto o perderse en el laberinto de intrincadas callejuelas que forman su barrio marinero son dos de los planes que no te puedes perder en Carril. 

La villa tiene su historia, ya que se fundó en el año 1500 y en sólo 12 años ya tenía su propio puerto, que se convirtió hacia 1750 en uno de los más importantes de Galicia, autorizado años más tarde para embarque y desembarque con América. Carril era, pues, una villa importante con infraestructuras comerciales y con una escuela náutica de referencia en Galicia. 

Hoy, su monumento más notable es la Iglesia de Santiago, dedicada al patrón de la localidad, de origen gótico y con elementos renacentistas, en la que destaca su puerta ojival y su curioso “cruceiro” exterior del s. XVII. Además, en este templo se conserva un elemento que hace de la iglesia una de las más visitadas de Arousa: la mesa de altar que antes ocupaba la cripta del Apóstol Santiago. 

3. Conocer la Isla de Cortegada y su bosque de laurisilva

 Isla de Cortegada enfrente de Carril (Foto: turismo.gal)

Justo enfrente de Carril se encuentra la bella Isla de Cortegada, que pertenece al Parque Nacional das Illas Atlánticas y a la que se puede llegar contratando una barca desde Carril o bien alguna de las visitas guiadas de la citada asociación Amarcarril. Es una isla de gran valor histórico y etnográfico, ya citada por Plinio y donada por el pueblo al rey Alfonso XIII para construir en ella su residencia de verano. 

En la isla se pueden hacer varias rutas circulares que acercan al viajero a este gran tesoro natural. Estos senderos parten de las ruinas de la Ermita de la Virgen de los Milagros, del siglo XVII, que atraía a muchos peregrinos por sus propiedades curativas y que hoy está en ruinas. 

La primera ruta, que rodea toda la isla, es la más atractiva, pues además de ofrecernos unas memorables vistas de Carril y la Ría de Arousa nos regala una visita de interior a su peculiar bosque de laurel, el mayor bosque de Europa de estas características. También es posible hacer visitas nocturnas para disfrutar del vistoso fenómeno de la Ardora, como los marineros denominan al brillo de las sardinas en el agua al anochecer.

4. Visitar el Museo del Ferrocarril

Museo Ferrocarril de Carril (Foto: Turismo Rías Baixas)

¿Sabías que Carril fue, en 1873, la terminal del primer camino de hierro de Galicia? La línea comunicaba Santiago de Compostela con Carril y es en aquella primera y vieja estación donde hoy encontramos el Museo del Ferrocarril de la localidad. 

En este pequeño museo ferroviario se profundiza en la historia de Vilagarcía de Arousa y cómo el municipio cambió y creció con la llegada de ese primer tren, además de tener varias maquetas a escala, paneles, proyecciones y material interactivo.

5. Tumbarse al sol en la playa de Compostela

Playa Compostela  Carril-Vilagarcía (Foto: turismo.gal)

No se puede nombrar la Ría de Arousa sin hacer mención a sus playas. Carril también tiene la suya, compartida con Vilagarcía a través de su paseo marítimo, que se convierte en el centro de la localidad en verano y en zona de paseo en otras temporadas. 

La playa de Compostela es un arenal tranquilo, para disfrutar tras recorrer el paseo que une ambas localidades y que es punto de encuentro del verano arousano en Carril. 

Y además...vivir sus fiestas populares

 Festa da Ameixa Carril (Foto: turismo.gal)

Carril tiene varios festejos de interés y entre ellos destaca la Festa da Ameixa (Fiesta de la Almeja), que se celebra el domingo siguiente al 16 de agosto, festividad de San Roque, fiestas patronales de Vilagarcía de Arousa. 

Hay otra fiesta a reseñar: la Danza das Espadas que, a finales del mes de julio y desde el s. XVII, inunda Carril de música y bailes tradicionales en honor al Apóstol Santiago. 

Emma Sexto

https://unmundoinfinito.com/

Vivir