El Español
Vivir
|
Gastrocoruña

Barlovento: el precursor de las hamburguesas gourmet en A Coruña

En 2013 abandonaron el barrio de Monte Alto para iniciar una nueva andadura en Federico Tapia, pero siempre manteniendo la misma esencia: la hamburguesa casera, y mejor con pan rústico. Nos adentramos en uno de los locales que no pasa de moda en la ciudad herculina.
17:46 · 22/08/2019
LPR
Luis Rodríguez posa junto a una de las cocineras del Barlovento

"Parte de donde viene el viento, con respecto a un punto o lugar determinado". Este es el significado que da el diccionario de la RAE al termino Barlovento. Sin embargo, en la ciudad de A Coruña, Barlovento significa hamburguesa. En concreto, hamburguesa gourmet.

Y es que este local, situado en la calle Federico Tapia, se atrevió a importar la moda de la hamburguesa gourmet a la ciudad coruñesa. Lo hizo allá por el año 2011 en su primer local, ubicado en Monte Alto, junto a la Domus. Por aquel entonces se estaba empezando a hablar de hamburguesas gourmet en grandes ciudades como Madrid o Barcelona, pero un empresario quiso que en la urbe herculina también se saborease esta delicia gastronómica. Ahí nació el actual concepto de Barlovento.

Luis Rodríguez lleva trabajando en el Barlovento desde el primerísimo día, así que es un buen conocedor de este plato que ya es toda una seña de identidad de este local. Guacamole, hummus, ensaladas o los woks son platos que también arrasan en este establecimiento hostelero.

Junto con las hamburguesas gourmet, otra de las señas de identidad del Barlovento es su decoración, con tintes retro e industrial. Piezas de anticuario, jarrones con arreglos florales... Velas, muchas velas. Así es Barlovento.

Es mediodía y, mientras los cocineros ya empiezan a preparar el menú del día, nos acercamos a la barra para charlar con Luis. Ajetreado, colocando el mobiliario para que todo esté perfecto para recibir a los primeros clientes, así nos topamos a este experto barman, para quien el Barlovento ya es como su casa.

Todo empezó en Monte Alto

¿Cómo surgió la idea de abrir el Barlovento?

Nosotros venimos de la zona de Monte Alto y allí solo abríamos de miércoles a sábado de noche. Era un horario muy limitado, así que decidimos venirnos para aquí -en Federico Tapia- porque uno de los cocineros vivía por esta zona y ya sabía cómo se movían los menús del día...

¿Por qué el cambio de ubicación?

Más que nada fue para poder ampliar horario y ampliar clientela. Estábamos muy limitados: solo abríamos de miércoles a sábado de noche, no era una zona comercial, no había oficinas... No había tránsito de gente al mediodía, entonces por mucho que quisiéramos abrir (en esa franja horaria) allí no funcionaba. Aquí, sin embargo, es una zona muy céntrica con oficinas y zona comercial al lado, con la Plaza de Lugo. Se nos presentó la oportunidad de venirnos para aquí y lo hicimos.

Una noche cualquier en el Barlovento

¿Por qué el nombre del Barlovento?

El nombre ya lo tenía el local de Monte Alto, que estaba abierto antes de llegar nosotros. Solo le mantuvimos el nombre. ¿El por qué del nombre? Por su referencia al mundo de marineros, el Barlovento es de donde sopla el viento.

El local ya estaba abierto pero con un concepto diferente. Había un restaurante de pescados pero no funcionaba y se presentó la oportunidad de darle un giro. Hasta que llegamos nosotros no había el concepto de hamburguesas gourmet en A Coruña. Si no fuimos el primero, sí de los primeros en Coruña- asegura pensativo-.

"Hasta que llegamos nosotros no había el concepto de hamburguesas gourmet en A Coruña"

En el local de arriba- en Monte Alto- al estar insonorizarlo, ofrecíamos al principio cenas amenizadas con música. Vinieron un montón de músicos: Escuchando Elefantes, Sin Blanca- que es grupo del hijo de Pablo Isla-. Funcionaron muy bien las dos cosas al principio, hasta que llegó un momento en el que ya estaba por encima la gente que venía a los conciertos a la gente que estaba cenando. Nos tuvimos que decantar entre una cosa u otra, y nos quedamos con la restauración. Con la hamburguesas.

La hamburguesa, siempre casera

¿Por qué apostasteis por innovar y empezasteis con las hamburguesas Gourmet?

Estábamos viendo que había mucho en el mercado, tanto en las ciudades grandes como en redes sociales... Era algo que aquí - en A Coruña- echábamos en falta y pensamos que con el producto gallego- carne, panadería...- podíamos darle una vuelta y ofrecer algo diferente. De esta forma, empezamos por incluir el pan rústico que nadie lo tenía y, de hecho, aún a día de hoy la gente viene a buscar ese pan de pueblo que no ofrece todo el mundo.

¿Cómo ha evolucionado el Barlovento desde sus comienzos?

Al principio era un espacio muy íntimo, con muchas menos mesas; sin embargo, aquí- en la ubicación actual- hay cabida para más gente. El 60% de la gente que viene a tomar el menú es habitual de todos los días. Son positivos los dos conceptos, pero diferentes: uno era más íntimo y el actual es un poco más intenso.

¿Cuál el es público del Barlovento?

Aquí tenemos de todo, desde familias con niños pequeños hasta señores de 90 años que vienen a comer la hamburguesa. Tenemos operarios, banqueros, empresarios... Hay de todo. Nos encanta porque se mezcla todo.

El secreto está en la carne

Barlovento es igual a hamburguesa, ¿qué tiene de especial este plato?

La carne. La calidad de la materia prima. Nosotros procesamos toda la carne aquí. Cortamos la carne en tacos y lo hacemos nosotros. Está hecha prácticamente al día o dos días como mucho. No hacemos mucha producción para que la carne esté fresca. Cuidamos también mucho la comida para veganos, celíacos. En aquellos grupos en los que haya, por ejemplo, celíacos, vegetarianos o veganos, queremos que tengan opción de comer.

En los últimos años han abierto locales que también ofrecen hamburguesas Gourmet, ¿se nota la competencia?

Nunca hemos notado un bajón. Además, para mí, la competencia es buena. Podemos aprender unos de otros, pero tampoco nos fijamos: tenemos nuestras propias ideas.

Además de las hamburguesas, ¿qué otros platos triunfan?

El guacamole y el hummus es de los que más sale en los primeros platos. Tenemos ensaladas, woks... Es una comida bastante ecléctica. Coges la carta y no sabes cómo definirla, pero a la gente le gusta. A cualquier plato le damos nuestro propio toque.

¿Cómo definirias vuestras elaboraciones?

Comida elaborada con un toque especial. No somos cocina de autor pero lo hacemos todo con mucho cariño.

"A cualquier plato le damos nuestro propio toque"

También tenéis carta de coktails

Sí, trabajamos mojitos, caipiroskas, caipirinhas, daikiri frozen... Los clásicos y también las ginebras premium.

La decoración es un aspecto que distingue a este local

La decoración es cosa de mi jefe y los arreglos florales, de su mujer. Ella es diseñadora de ropa y él trabajó durante mucho tiempo en tema de mobiliario. Todo lo que hay lo buscó él por anticuarios, internet o, si no, lo mandó hacer con sus ideas.

Y como buen hostelero...

¿Hamburguesa o sandwich?

Hamburguesa

¿Carne de ternera o de pollo?

Me quedó con la de picaña

¿Pan rústico o bombón?

El rústico, sin duda. Es nuestra seña de identidad.

Para acompañar, ¿patatas o ensalada?

Patatas

¿Cocktail o Gin Tonic?

Mmm... Cocktail, quizás.

Así es el Barlovento por dentro

Posted by Quincemil on Thursday, August 22, 2019
Vivir