El Español
Vivir
|
Escapadas

Alberto Ribas, blogger de viajes: 'Intento apoyar a los pequeños emprendedores de Galicia'

Charlamos con Alberto Ribas, el blogger gallego apasionado de los viajes y la gastronomía que nos acerca a rincones menos conocidos de Galicia
El blogger de viajes Alberto Ribas
Fuente: Alvientooo
El blogger de viajes Alberto Ribas

Hace ya unos años que Alberto Ribas Álvarez (Poio, Pontevedra) dejó su trabajo como asesor de empresas y se lanzó a recorrer Galicia y parte del mundo y a contarlo en su blog, Alvientooo. No fue un proceso tan rápido: detrás estuvo la creación de su primer blog, Máis Grelos, en el que compartía anécdotas viajeras y recomendaciones gastronómicas sin más pretensión que llegar a sus amigos y familiares. 

Al mismo tiempo creaba sus cuentas en redes sociales con el nombre de su “alter ego”, Alvientooo, un nombre que escogió porque sí, porque le permitía mantener su identidad fuera de un trabajo monótono y estresante que ya no le motivaba. 

Alberto comenzó a formarse como community manager y ya no hubo vuelta atrás: ha logrado convertirse en uno de los bloggers e influencers de viajes más seguidos y respetados de Galicia.

De la oficina al mundo. Cuéntanos cómo te convertiste en blogger de viajes y cómo logras mantener viva la atención y el respeto de tus seguidores. 

Aunque la gente piense lo contrario, no fue un proceso fácil. Comencé a interesarme por este mundo cuando todavía trabajaba como asesor de empresas, empecé a formarme por mi cuenta por simple interés sin pensar que este paso me llevaría a nada más. Después hubo un salto al vacío en el que ya busqué una salida al bloqueo mental que tenía y al estrés que me provocaba mi trabajo y comencé a crear contenido por mi cuenta. Pensé: “si los demás pueden hacerlo, pues yo también”. Y me lancé. Poco a poco fui creciendo y me empezaron a llamar de oficinas de turismo, de empresas, para promocionar algunos destinos. Y en cuanto me di cuenta estaba inmerso de lleno en este trabajo. 

Es cierto que hay algunos prejuicios sobre el trabajo de influencer, blogger y creador de contenido. ¿Qué hay detrás realmente de la vida de un blogger de viajes profesional?

Mucho trabajo diario. La gente lo idealiza porque visitas lugares nuevos y en muchos casos te pagan por viajar. Pero esto tiene detrás una faceta muy creativa que requiere de constante inspiración para escribir y contagiar a los demás el interés por un destino, y para eso hay que invertir muchas horas de trabajo. Yo, por ejemplo, vivo junto a la playa y me he dado cuenta de que el verano pasado apenas la pisé porque si no estoy de viaje me paso el día en casa escribiendo, editando fotos o publicando en redes sociales. También hay que reciclarse constantemente, mirar hacia otras personas que hacen lo mismo y ver que se hacen cosas novedosas: eso te impulsa a querer ser cada vez más original. Después hay un trabajo de “crear marca” y de crear comunidad, de cuidar a la gente que te sigue, que te comenta, que te pide consejo o simplemente te cuentan una anécdota de sus viajes. Me encanta lo que hago, pero hay mucho tiempo invertido en este trabajo que los demás no ven.

Quien se acerca a tu blog o a tu Instagram encuentra muchos planes de turismo experiencial

Sí, y de hecho trato de transmitir el viaje de una forma desenfadada como si se lo contara a un amigo, recomendar planes que se pueden hacer como subir a un mirador, hacer una cata en una bodega y muchas experiencias sencillas que se pueden vivir gratis. Disfrutar de un atardecer, pasear por una playa bonita o hacer una ruta de senderismo no cuesta dinero y al final se trata de hacer propuestas asequibles a todos los públicos.

También estás muy comprometido con los pequeños negocios y emprendedores locales

Me gusta personalizar. Detrás de una comida en un pequeño restaurante local hay un cocinero/a y si lo conozco y sé su nombre, lo digo. Si voy a una tienda de artesanía y me gusta lo que hacen no me cuesta nada citarla y nombrar a la gente que hay detrás porque considero que hay que apoyar al negocio local y mucho más si son proyectos pequeños. A veces recorro Galicia con mi coche y paro en una panadería antigua o descubro una quesería tradicional que lleva ahí cien años, por poner un ejemplo, y me encanta poner mi granito de arena para que se conozcan. En 2021 hice un viaje por Galicia para dar a conocer producciones ecológicas, proyectos de vida de personas que lo invirtieron todo en crear sus pequeñas empresas y lo están haciendo bien. Creo que entre todos debemos difundir estas iniciativas, ya sea una quesería, una bodega o un hotel rural, porque los grandes ya se promocionan solos.

Últimamente estás centrado en recorrer Galicia…

Sí, por la situación actual y porque me surgen muchos proyectos aquí, muy diversos y de todo tipo. Hoy puedo estar ordeñando vacas y mañana comiendo en un restaurante con una estrella Michelín, es de lo más variado e interesante. También es importante dar a conocer lo nuestro, porque viajeros de otros países que vienen a Galicia se quedan asombrados con nuestra riqueza cultural y paisajística y nosotros no siempre valoramos lo suficiente todo lo que hay aquí. 

¿Cuáles han sido tus últimos viajes por Galicia?

Estuve hace unas semanas por Ferrolterra y Mariña Lucense, también en Ribeira Sacra para crear artículos en el blog sobre la zona. Ya fuera de Galicia, Andalucía y Portugal. 

Por cierto, tienes mucho contenido sobre Portugal, ¿sueles viajar mucho al país vecino?

Me dejo caer mucho por Portugal por cercanía y porque es un destino muy buscado y que funciona muy bien. Los gallegos salen mucho de fin de semana a Portugal, un país del que aún queda mucho por descubrir más allá de sus dos ciudades principales, sobre todo en turismo rural. En el blog hay muchas propuestas por Portugal, desde rutas por sus playas y alojamientos hasta opciones de interior, sobre todo por el norte. 

La pregunta del millón, ¿qué recomendarías visitar a alguien que tiene 15 días para visitar Galicia?

15 días no dan para recorrer toda Galicia, así que le recomendaría que se centre en una zona y le preguntaría qué le gusta hacer. Si te gusta la costa está la Mariña lucense, la ciudad de A Coruña y alrededores, la costa de Ferrol que suele haber menos gente. O hacer una ruta por Costa da Morte que es un territorio que me encanta. Depende si te gusta el senderismo, los planes urbanos, la playa o la montaña o aislarte en un entorno rural. Lo bueno es que tenemos planes para todos los gustos. A veces me cuesta concretar porque todo es digno de conocer: estuve en Costa da Morte durante 15 días seguidos el año pasado y aún así no lo vi todo, ni la décima parte. 

Tu forma de viajar es totalmente contraria a ese “turismo express” que se fomenta tanto hoy en día a través de redes sociales, querer ver muchos lugares en poco tiempo

Prefiero visitar pocos lugares y hacerlo en profundidad, ver las cosas con calma y disfrutar del momento porque si buscas ver todo un país en una semana, al final no ves nada. Las redes sociales son buenas para sugerir y plantear ideas de destinos, pero no siempre reflejan la realidad porque un país no se define sólo por cuatro fotos bonitas. No hay que ir buscando sólo “la foto” sino vivir experiencias y para eso hay que pararse. A mí me gusta mostrar lo que hay detrás de cada foto. 

La gastronomía también tienen mucho peso en tu proyecto, de hecho el primer blog que abriste, Máis Grelos, se basa en referencias culinarias

En todos mis viajes hay una parte dedicada a la gastronomía. Me gusta comer, sentarme en un restaurante y probar platos nuevos porque forma parte de la cultura del lugar. Además pertenezco a un jurado gastronómico y para eso hay que tener una cierta base, por lo que también es importante para mi profesión.

Por último, ¿crees que la pandemia nos llevará a una forma más consciente de viajar?

Ojalá, pero creo que no. Lo que ha cambiado es la forma de viajar por las restricciones, pero no la conciencia social ni medioambiental. Hay un discurso detrás importante, pero no un cambio real. Un cambio conlleva un recorrido individual, con el tiempo vas aprendiendo a valorar viajar de forma más pausada, a apreciar los productos ecológicos, los hoteles respetuosos con el medio ambiente, pero es un proceso personal. Al final la gente quiere volver a esa ansiada normalidad y a volver a viajar como siempre. 

Puedes encontrar a Alberto Ribas en sus blogs Alvientooo y Máis Grelos y descubrir planes por Galicia y el mundo a través de su Instagram. 

Emma Sexto

Un mundo infinito

Vivir