El Español
Vivir
|
GastroGalicia

A Cunquiña de A Coruña ofrece callos solidarios a cambio de alimentos para la cocina económica

Solidaridad y gastronomía van de la mano en esta iniciativa que busca que los clientes del local degusten el viernes este manjar a cambio de donar productos como leche o aceite hasta el 13 de octubre
A Cunquiña en una foto de archivo.
Quincemil
A Cunquiña en una foto de archivo.
Ofrecido por:

Solidaridad y gastronomía van de la mano en una nueva iniciativa promovida por A Cunquiña. Este mítico local coruñés ofrecerá este viernes a sus clientes una "lanchita" de callos a cambio de que entreguen alimentos para la cocina económica.

A Cunquiña dejó de hacer sus callos hace aproximadamente un año, pero los clientes habituales del establecimiento continuaron pidiéndolos. Esto llevó a los responsables del local a apostar por volver a cocinar este manjar tan solicitado, aunque de forma especial. "Los vamos a hacer solo el 7 de octubre y para tomar una lanchita de callos, estamos recogiendo desde ayer comida para la cocina económica", explica Rosa Ferreiro Álvarez, que concreta que cocinarán "una pota muy grande" que repartirán entre los comensales hasta que se termine.

Muchos de los clientes habituales de A Cunquiña han hecho ya su aportación. Leche, aceite o galletas o productos no perecederos están entre los alimentos que han comenzado a llegar hasta la plaza del Humor, aunque la recogida se mantendrá hasta el 13 de octubre con el objetivo de juntar la máxima cantidad posible.

No es la única vez que A Cunquiña apuesta por organizar este tipo de iniciativas. Los responsables del local entregaron a sus clientes habituales, en la primera ocasión, carteles con anécdotas que habían protagonizado a cambio de comida, mientras que en la segunda personalizaron cuncas para cada uno de los consumidores que entregó productos, que tienen en la pared de A Cunquiña estas tazas tan especiales. Los responsables del local lograron juntar 700 kilos y una tonelada, respectivamente, en cada una de las ocasiones y ahora buscan superar estas cifras ofreciendo callos a cambio de la solidaridad de sus clientes.

Vivir