El Español
Economía
|
Sostenibilidad

Mumico: Las alpargatas reciclables hechas en A Coruña que visten mujeres de todo el mundo

Reyes Martínez-Reboredo Varela creó la firma por casualidad en 2016 y desde entonces comercializa este calzado elaborado con yute, algodón y piel vegana a 37 países. Con diseños que van desde los más clásicos hasta productos atrevidos y exclusivos, las alpargatas de esta marca son cómodas y atemporales
Reyes Martínez-Reboredo Varela, responsable de Mumico, posa con unas alpargatas de la marca.
Mumico
Reyes Martínez-Reboredo Varela, responsable de Mumico, posa con unas alpargatas de la marca.
Ofrecido por:

Alpargatas reciclables, biodegradables y elaboradas en pequeños talleres con trenzado de yute como material principal. Así son los productos de Mumico, una firma de A Coruña que apuesta por artículos atemporales que huyen "del dictado de las modas" elaborados de forma personalizada y con una amplia gama de números que va desde el 26 de niña hasta el 48 unisex.

Mumico nació por casualidad en 2016 de la mano de Reyes Martínez-Reboredo Varela, que residió durante largas temporadas en Santiago de Compostela, Estados Unidos y Madrid y que regresó a A Coruña hace 14 años. Licenciada en ADE y con un MBA, trabajó en varias empresas como auditora interna, controller y directora financiera antes de emprender.

"Estudié un master de fiscal online y mi idea era empezar una asesoría online para emprendedores, en un momento en que el comercio online estaba creciendo y había mucha gente convirtiendo sus hobbies en negocios. Decidí que para poder asesorar debía emprender yo misma y en aquella época, como yo soy una enamorada de este tipo de calzado, le había hecho a mi hija unas alpargatas estampadas a juego con una camiseta", explica Martínez-Reboredo.

Fueron precisamente estos conjuntos de camiseta y alpargatas en telas estampadas y con el cosido tradicional del punto ojal los primeros productos que la coruñesa comercializó. El calzado fue (y es) un gran éxito en mercados como el estadounidense, donde muchos ciudadanos buscaban opciones que fuesen naturales, veganas y de producción sostenible.

Martínez-Reboredo abandonó su idea inicial de ofrecer asesoramiento y buscó proveedores en España, encontrando además los talleres familiares de alpargatas tradicionales que fabrican "con mucho cariño" sus productos en La Rioja, Teruel y Murcia. Nacía así Mumico (Mumi Company), llamada de esta forma en honor a Almudena, la hija mayor de la responsable de la firma a la que de pequeña llamaban con el apodo cariñoso de Mumi.

Alpargatas clásicas o atrevidas, pero siempre cómodas

"Creo firmemente en la slow fashion, en productos atemporales que se puedan utilizar fuera del dictado de las modas. Zapatos cómodos y elegantes, que queden bien tanto con unos vaqueros como con un vestido para salir a cenar o un traje de chaqueta para ir a trabajar", explica Martínez-Reboredo. Mumico, para fomentar que se consuma menos, no tiene temporadas ni rebajas, aunque es posible encontrar productos en la sección de outlet con un porcentaje de descuento.

La firma dispone de dos colecciones. Una es la línea de alpargatas clásicas, que pueden ser de cintas o de pulsera, en diferentes alturas y en colores básicos: blanco, crudo, negro y topo. La marca, sin embargo, introduce cada temporada algún color nuevo, como el cereza, el malva, el verde agua o el teja. Las cuñas, por otro lado, van desde los tres hasta los 10 centímetros y es posible seleccionarlas con plataforma o sin ella.

Las alpargatas de la colección Mumico son más atrevidas y completamente exclusivas. La firma ofrece cada año una lista de estampados y el cliente elige el que más le guste y la altura en la que lo prefiere, desde planas a cuñas de siete centímetros. "Estas alpargatas se compran bajo pedido y las hacemos en tres días desde la compra con la colaboración de nuestro taller de costura. Los estampados cambian cada año, aunque hay ciertos clásicos que se repiten por su gran demanda", explica la responsable de la firma.

Así, el cliente puede elegir el estampado que más le guste de la carta de colores de la firma, que elabora las alpargatas en exclusiva para él. "Colaboramos con talleres de costura de A Coruña que con un tiempo de elaboración establecido de no más de tres días tienen listo el producto cosido en la tela elegida con la técnica de punto ojal, que es como se cosen tradicionalmente", concreta Martínez-Reboredo.

Las más demandadas son las alpargatas de cintas en color crudo o negro, tanto en cinco centímetros como en nueve, mientras que en estampados triunfan las alpargatas en toile de jouy y las bordadas en crudo. "Nuestras alpargatas van dirigidas a mujeres de todo el mundo que quieren un producto de calidad y muy cómodo. Vendemos mucho a novias, y también a mujeres que quieren llevar algo exclusivo y eligen modelos especiales de nuestra colección de estampados y bordados", indica Martínez-Reboredo.

Reciclables y biodegradables

Los diseños de estas alpargatas reciclables y biodegradables están desarrollados en colaboración con los talleres. Mumico emplea como material principal el yute forrado de caucho para la suela, con una base de corcho para las cuñas más altas, y rechaza el uso de pegamentos con base animal. Las telas, por otro lado, son algodón o raso de poliéster, mientras que los remaches están hechos en piel vegana.

"El yute es una planta cuyo cultivo consume dióxido de carbono y libera oxígeno a la atmósfera y necesita pocos plaguicidas y fertilizantes. El resto de los materiales también son naturales y biodegradables, incluido el caucho", explica Martínez-Reboredo sobre su apuesta por materiales lo más sostenibles posible, algo que refleja en los embalajes con papel y cartón o plástico reciclado o reciclable para las bolsas portadocumentos.

Detalle de unas alpargatas de Mumico (Cedida).

La firma se plantea, en un futuro, apostar por pieles sintéticas más naturales como las de fibra de piña o algodones ecológicos, aunque por ahora no ha podido hacerlo al ser una empresa pequeña. "Elegir materiales especiales y realizar más diseños exclusivos nos sale muy caro, así que vamos poco a poco introduciendo novedades", explica su responsable sobre los retos de futuro.

Ventas internacionales

Mumico dispone de alpargatas para mujer desde el número 35 al 41, mientras que para niñas el tallaje va del 26 al 34 y las unisex, del 35 al 48. La firma vende actualmente en 37 países, aunque el 80% de sus ventas se realizan en siete: Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Italia, Francia, Alemania y España.

"El mercado de las alpargatas es fuertemente estacional, por lo que en el hemisferio norte vendemos mucho más de marzo a septiembre, y en el invierno de aquí vendemos a Australia, Nueva Zelanda, Honk Kong, Sudáfrica...", indica Martínez-Reboredo. Una venta que se realiza a través de la página web, aunque la firma dispone de venta física en Bilbao, Hong Kong, EEUU y Nueva Zelanda y prevé aumentar esta oferta. Y es que Mumico nació por casualidad pero ya se ha asentado como una marca de calzado que gusta y cuyas clientes repiten, demostrando que no hay límites ni fronteras.

Economía