El Español
Economía
|
Empresas

Monoplazas con la firma UVigo que compiten en Europa contra las mejores universidades

El equipo de Fórmula Student de la universidad viguesa pone a partir de hoy a prueba su coche, el UM21, en el circuito de Montmeló y avanza hacia un vehículo autónomo
Integrantes de UVigo Motorsport preparando el UM21 para trasladarlo a Barcelona
CEDIDA
Integrantes de UVigo Motorsport preparando el UM21 para trasladarlo a Barcelona

Hace siete años, en 2014, un grupo de estudiantes de la Escuela de Ingeniería Industrial de la Universidad de Vigo pusieron en marcha un proyecto que tenía como objetivo diseñar y fabricar un vehículo monoplaza para competir con las mejores universidades en la 'Fórmula Student'.

Fueron 14 los pioneros del UVigo MotorSport, un equipo que hoy supera los 40 miembros. "Era todo un logro que tan pocas personas sacaran adelante un coche", señala Sara Barbeito, miembro del Departamento de Organización y Marketing de UVigo Motorsport. El sueño se materializó en forma de un monoplaza, el UM15, que puso en marcha esta apasionante aventura. Los circuitos de Silverstone (Formula Student United Kingdom), Hockenheim (Formula Student Germany) y Montmeló (Formula Student Spain) fueron las primeras paradas para poner a prueba el monoplaza.

A partir de hoy, se pone en sobre el asfalto el último modelo, el UM21. Un monoplaza que rodará en el circuito de Barcelona y que se presenta como la evolución progresiva de aquel primer vehículo, que se ha ido perfeccionando en a través de sus diferentes versiones. "El UM15 era más simple que el de este año, hemos ido mejorando su aerodinámica, que es mucho más compleja", explica Sara.

El UM15, primer monoplaza construido por UVigo Motorsport. Foto: Twitter

En este caso, además, con un año de retraso por culpa de la pandemia. "El desarrollo del UM20 se canceló por las restricciones y el confinamiento, pero nada más 'volver a la vida' nos pusimos a trabajar, pero ya centrándonos en el vehículo de este año". Una labor que se tuvo que adaptar a los tiempos de distancia social, con un trabajo en equipo desde diferentes ciudades, ya que el UVigo Motorsport está formado por estudiantes de los campus de Vigo y Ourense. "En ese tiempo, nos centramos en la parte de diseño, que se hace por ordenador, y los diferentes departamentos compartían sus simulaciones a través de videollamadas".

Un coche autónomo

El UVigo Motorsport está formado por varios departamentos: Aerodinámica, Electrónica, Chasis, Dinámica, Propulsión, Organización y Marketing y Autónomo. Este último, el de más reciente creación, es el encargado de uno de los grandes retos de cara a los dos próximos años. "La idea es que el año que viene podamos hacer una de las pruebas con el monoplaza manejándose de manera autónoma y, en 2022, que realice todas de esa forma", concreta Sara. Para ello, trabajan estudiantes de diferentes disciplinas, como ingeniería, informática o aeroespacial.

Un equipo que va rotando su formación año a año. "El primer año aprendes y el segundo, enseñas", matiza Sara. Igual que los pilotos del monoplaza; se hacen pruebas entre los integrantes del propio equipo y el que presente más habilidades al volante, es el encargado de conducirlo en las pruebas, atendiendo también a su trabajo en el proyecto, su experiencia en disciplinas como el karting y al peso y a la altura que determina la reglamentación de la competición.

El monoplaza durante los test realizados en el mes de junio. Foto: Facebook

Competición al máximo nivel universitario

La 'Formula Student' es una competición universitaria en la que se ponen a prueba los monoplaza de diferentes países. El objetivo es conocer de primera mano las exigencias del trabajo en equipo y en un entorno que se asemeja al profesional. Una evaluación en los primeros meses del año determina si el equipo podrá participar en las competiciones. Los alemanes, señala Sara, son los más competitivos.

Pero en este tipo de competencias, se valora más la "lucha contra uno mismo". El objetivo es mejorar año a año, afinar los componentes y lograr la evolución esperada, ya que los monoplazas estrenan un 90% de sus componentes; por cuestiones de presupuesto, se reutilizan algunas de las piezas de los años anteriores.

Las escuderías participantes en la Formula Student Germany en 2019. Foto: UVigo

Las pruebas van desde las llamadas "estáticas", donde el equipo de organización se encarga de presentar un plan de marketing, definen los costes y explican el por qué del diseño final; y las "dinámicas", es decir, probar el coche sobre el asfalto. La primera, en un circuito en forma de '8'; y una segunda, la Enduro, en la que se pone en juego el trabajo de todo el año: 22 kilómetros en los que se debe demostrar el aguante del vehículo.

Eso sí, no hay que llevarse a equivocación con la imagen que estamos acostumbrados de la Fórmula 1, por ejemplo, con todos los coches en la pista. En la Fórmula Student, los monoplazas compiten por separado, ya que el impacto entre dos coches dañaría unas piezas que "no nos sobran", incide Sara.

Después de Montmeló, la cita es en Alemania, en el circuito de Hockenheim. Los resultados los conoceremos a finales de agosto, cuando el equipo regrese a Vigo, ocasión en la que también se hará la presentación oficial de este UM21.

Economía