El Español
Opinión

Internet "killed the TV star"

Una reflexión sobre cómo la tecnología ha cambiado la comunicación y todos nos hemos tenido que adaptar, empezando por sus profesionales
Pedro Arenas Barreiro
Por Pedro Arenas Barreiro

Una de las características que nos distingue a los seres humanos del resto de animales es la capacidad de comunicación compleja. Ese gran poder (que como todos conlleva una gran responsabilidad) ha sido aprovechado a lo largo de toda la historia de la humanidad para la otra gran diferencia disruptiva que nos caracteriza como especie: la capacidad de generar ilusiones colectivas que nos unen o generan una influencia en nuestros comportamientos.

Los humanos hemos desarrollado diferentes herramientas de comunicación utilizando como base fundamental la imagen y la palabra y las hemos ido combinando a través de diferentes canales para dar lugar a lo que conocemos como “medios de comunicación”. Tan importante es este hecho, que es la escritura (la manera de transmitir conceptos a través de símbolos gráficos) lo que utilizamos para distinguir la prehistoria de la historia y lo que consiguió también transformar los asentamientos primitivos en civilizaciones.

El sistema de pictogramas de los Sumerios derivó en la conocida escritura cuneiforme utilizada ya en el cuarto mileno a. C.

El viaje del perfeccionamiento de la comunicación fue inicialmente lento, muy lento, y pasar por ejemplo de los pictogramas sumerios a los papiros de jeroglíficos egipcios implicó aproximadamente 2.000 años (todo ello A.C.). Obviamente, cada medio de comunicación acumulaba pequeñas mejoras a lo largo de las generaciones pero había que saltar varios siglos para apreciar cambios realmente disruptivos. Sin embargo, el desarrollo tecnológico y la acumulación de conocimiento aceleró cada vez más nuestra capacidad de evolucionar y crear nuevas formas de transmitir información llegando a su máximo exponente a partir de 1440  (ya D.C) con Gutemberg imprimiendo a mansalva biblias. En realidad, Gutemberg solo imprimió 180 biblias pero su imprenta inició del proceso de democratización (económica y por tanto social) en el acceso a la información.

A partir de ese momento, la capacidad innovadora de los medios de comunicación explotó y el desarrollo de diferentes canales más masivos, más inmediatos y más tecnológicos se hizo cada vez mas ágil y rápido, marcando las sucesivas generaciones de nuestra propia evolución.

Ejemplar de una de las 180 biblias impresas con las que Gutenberg inaugura la era de la imprenta alrededor de 1454

La posibilidad de obtener copias a un precio económicamente rentable permitió que en 1529 (“apenas” 80 años después del desarrollo de la imprenta) naciese en Viena el primer periódico (o “mercurio”) para informar a los ciudadanos de que los turcos acechaban peligrosamente e instando a la defensa. La idea resultó tan práctica para mantener una comunicación fluida con la ciudadanía que enseguida se propagó en diversas comunidades y regiones, naciendo así la prensa escrita cuya expansión definitiva se produjo ya en el siglo XIX siendo el medio de comunicación que marcó la generación de nuestros tatarabuelos… Newspapers killed the speaking star.

En 1885 Nikola Tesla inventó un sistema para transmitir mensajes de voz sin hilos que permitió la primera emisión radiofónica en la nochebuena de 1906, cuando desde Massachusetts se retransmitió la canción “Oh Holy Night” y algunos versos de la Biblia que se pudieron escuchar desde buques en el atlántico. Las mejoras tecnológicas permitieron optimizar la “frecuencia modulada” y el tamaño de los receptores y con ello el despegue de la radio como medio de comunicación social que marcó, desde comienzos del siglo XX la generación de nuestros abuelos… Radio killed the newspaper star. 

The Wiener Zeitung, el primer periódico de la historia, lanzado en Viena en 1799.

La posibilidad de transmitir imágenes a través de ondas, desarrollada en 1926 por John Logie Baird, fue una absoluta revolución permitiendo comunicar desde una perspectiva multisensorial incorporando a la palabra la experiencia comunicativa mucho más directa de la imagen en movimiento, oído y visión, todo en uno. Nacía así la televisión y tan solo 1 año después de su invención, en 1927, la BBC comenzaba sus emisiones públicas para seguirle a partir de 1930 la NBC y la CBS. La televisión marcó la generación de nuestros padres y fue sin duda alguna la expansión más rápida y fulgurante de todos los medios de comunicación modernos, hiriendo incluso de muerte a muchos de sus predecesores… Video killed the radio star*

*Nota del autor: esta canción del grupo The Buggles fue el primer video emitido por la MTV en su nacimiento, el 1 de Agosto de 1981 a las 12:01 a.m. y supuso toda una declaración de intenciones del auge de la comunicación televisiva en las décadas de los 80s y 90s.

Hoy, nuestra generación está marcada por el acceso masivo e instantáneo que permiten 2 desarrollos tecnológicos críticos que han transformado la historia contemporánea: el móvil e internet. Con ellos, todo está potencialmente en la palma de tu mano y todos estamos potencialmente en contacto entre nosotros siendo potenciales generadores de contenidos. Con ello, surgen nuevos medios como las redes sociales en los que las capacidades comunicativas de cada uno de nosotros pueden ser amplificadas convirtiéndonos en estrellas (o estrellados) a nivel global y surgen también canales de comunicación adaptados que despegan meteóricamente como Twitch (más de medio millón de personas se tomaron las uvas de 2021 con Ibai Llanos en dicha plataforma de livestreaming, superando la audiencia de Cuatro o LaSexta). 

Llevamos 20 años conviviendo con internet, uno de los fenómenos mas revolucionarios que han surgido en nuestra capacidad de comunicación a lo largo de la historia y, como bien explicó Darwin, la capacidad de adaptación será crítica para la supervivencia de las especies.

La prensa escrita se ha ido adaptando a través de los diarios digitales (como @quincemil) pero sigue sufriendo en la búsqueda de un modelo publicitario rentable.

La radio está en plena metamorfosis, mutando a un formato que mejore el empoderamiento del oyente. Formatos similares como los podcast ya acumulan una audiencia que supera al 7% de los usuarios de internet y programas como “Estirando el chicle” (uno de los premios Ondas de este año) acumulan más de 2 millones de descargas y 5 millones de visualizaciones por episodio.

Las televisiones, desde su posición privilegiada, desarrollan a toda velocidad plataformas y contenidos online en un intento de mantener la hegemonía ante el paso firme de Netflix o Amazon Prime… Internet killed the televisión star.  

Afortunadamente muchos medios de comunicación, tanto escritos como audiovisuales son capaces de adaptarse a las nuevas pautas y tendencias de consumo, de perfil, de contenidos, etc. Muchos de ellos lo han conseguido, transformándose, mejorando o incluso mutando para permanecer vivos después de varias generaciones y continuar marcando la generación de nuestros hijos.

Pedro Arenas Barreiro
Pedro Arenas Barreiro
LinkedIn
Pedro Arenas es, ante todo, un tío de acción (y nunca utiliza dobles aunque haya muchas escenas de riesgo). A lo largo de sus más de 15 años de carrera, ha sido autónomo, emprendedor, empleado por cuenta ajena e incluso responsable público en la Axencia Galega de Innovación. Ha sido el promotor principal de 2 empresas (Ingenyus, Marketing Inteligente y Qubiotech) y ha participado en la constitución de otras dos startups de base tecnológica. Actualmente colabora con diversas compañías en el asesoramiento y fortalecimiento de sus capacidades estratégicas y de innovación.