El Español
Economía
|
Sostenibilidad

Filla das Fadas: Una marca familiar de cosmética natural asentada en Palas de Rei (Lugo)

Sofía Rubio creó hace más de 10 años esta firma a través de la que elabora y comercializa productos de higiene y cuidado personal hechos con plantas en el rural de Galicia, aunque ahora también quiere centrarse en impartir cursos y talleres para transmitir su conocimiento a otras personas
Sofía Rubio, responsable de Filla das Fadas, con varios de los productos de la marca.
Cedida
Sofía Rubio, responsable de Filla das Fadas, con varios de los productos de la marca.
Ofrecido por:

Sofía Rubio Torres nació en Cartagena pero reside desde hace tiempo en Galicia. "Si me preguntas, soy de Ferreira, en Palas de Rei, y aquí es donde desarrollo Filla das Fadas, que es la marca familiar de cosmética natural artesana", explica esta emprendedora que creó su propia firma y se encarga de todo el proceso, desde el cultivo de las plantas hasta la venta de los productos.

Rubio aprendió a hacer jabones en unos talleres realizados en el Barrio de San Pedro de Santiago de Compostela, donde vivía en 2008, a raíz de la crisis. "Por otro lado, estaba familiarizada con los mercados medievales y ecológicos porque había tenido una tienda y con las dos cosas, salí a vender jabones y bálsamos", indica la responsable de esta firma que poco a poco fue creciendo.

Cuidando cada detalle

La marca nació con otro nombre en 2010, a raíz de una crisis laboral y personal de su responsable, pero fue después del traslado de Sofía Rubio y su familia al rural de Palas de Rei cuando fue bautizada como Filla das Fadas. "Fue pensando en mi hija, que tenía tres o cuatro años. Un día la vi jugando con las plantitas y me pareció Filla das Fadas. Todos podríamos serlo, y de los trasnos y de los seres de la naturaleza", indica la responsable de la firma.

Varios de los productos de Filla das Fadas (Cedida).

La responsable de la firma apostó por la elaboración de jabones y cosmética natural porque tenía el conocimiento para hacerlo y tenía ganas de desarrollar un proyecto de artesanía. Y funcionó.

Filla das Fadas es un obrador de cosmética natural artesanal ecológica que parte de un proyecto de revitalización rural de Rubio Torres, centrada en la recuperación de las plantas medicinales en la cosmética tradicional, y su compañero, cuya actividad está enfocada en los instrumentos musicales.

Varios de los productos de Filla das Fadas (Cedida).

Los productos de Filla das Fadas están vinculaos sobre todo a la higiene y cuidado personal. "Jabones, champús, bálsamos de diferentes tipos, aceites para masajes...", enumera Sofía Rubio. Cada uno de ellos están elaborados con diferentes plantas, dando lugar a opciones para todo tipo de pieles o cabellos.

Champú de ortiga y romero o de caléndula y lavanda, bálsamos nutritivos o para el dolor, aceites para la circulación o hipérico y aceites esenciales de naranja dulce, limón o romero son algunas propuestas de Filla das Fadas entre las que no faltan el mineral de alumbre o la pasta de dientes. La creadora de la firma asegura que los artículos que mejor funcionan son los champús sólidos y algunos otros más tradicionales con plantas conocidas entre la clientela.

Varios de los champús sólidos de Filla das Fadas (Cedida).

La creadora de Filla das Fadas apostó por desarrollar su actividad en el rural porque le parece una "locura" el ritmo de vida en las ciudades. El hecho de tener hijos la llevó a decantarse por una vida "más fácil, más sostenible", más tranquila y en contacto con la naturaleza. "Se me hacía difícil la vida en la ciudad", añade Rubio.

Precisamente, la marca va en consonancia con este ritmo de vida y apuesta por el cuidado personal pero también del medio ambiente. Filla das Fadas usa envases de cristal de materiales reciclados o que sean reciclables, aunque reconoce la dificultad de ser 100% sostenible siendo una firma tan pequeña: "Es difícil, por ejemplo, que los botes no tengan tapas de plástico. Si quieres de madera, tienes que subir el precio del producto".

Venta personal de productos

Sofía Rubio se encarga de todo el proceso. "Es un obrador pequeñito y lo llevo con mi familia, mi compañero y mis niños que me ayudan", indica la creadora de la firma. Es la propia artesana la que en Palas de Rei cultiva las plantas y controla todo el proceso desde que siembra la semilla hasta que la crema está elaborada.

"Los productos solo los vendo yo porque es una producción pequeña, familiar, que se hace con mucho cariño. Vendo principalmente en mercados medievales y artesanales, que es una parte muy importante de mi actividad. Ahora quiero centrarme en dar cursos y talleres para que la gente pueda aprender a hacerlo", explica Rubio, que indica que envía su catálogo a las personas que contactan con ella a través de Instagram y Facebook.

Economía