El Español
Economía
|
Empresas

El “boom” de las especias en los supermercados

La empresa de especias y condimentos Carmencita®, en el mercado desde hace 100 años, ha sabido atender el aumento de la demanda con un potente catálogo y nuevos productos

Contenido Patrocinado

El sector de las especias está atravesando un buen momento, prueba de ello es el elevado crecimiento de las ventas de especias, hierbas y condimentos en los supermercados durante el último año. La sociedad ha pasado de hacer limpieza en los cajones de la cocina, llenos de especies caducadas, a descubrir los beneficios de estos condimentos y utilizarnos de manera prácticamente diaria en todo tipo de recetas.

Este crecimiento del sector es consecuencia de los nuevos hábitos de la población, que ha descubierto en la cocina una vía de escape de su rutina. Una forma de reconectarse con uno mismo a través de nuevas experiencias que aportan grandes beneficios a nuestra salud. Tanto es así que las especias se han convertido en un producto que nunca falta en la cesta de la compra.

En un momento en el que cada acto de compra es más valioso que nunca, el hogar español elige entre todas las opciones a su disposición, y triunfan las fórmulas que no apelan solo a una proximidad física, sino también a la creación de un vínculo con el consumidor. Este equilibrio entre cautivar el bolsillo y el corazón de los compradores debe marcar las estrategias y éxitos en 2021.

Y, precisamente, en el corazón de los consumidores está desde hace 100 años la empresa de especias y condimentos Carmencita®, una firma familiar con sede en un pueblo del mediterráneo español (Novelda) que cerró el año pasado con récord histórico de facturación, con unos ingresos de 93,1 millones de euros, un 24,5% más,.

Un ejercicio en el que la compañía alicantina ha sabido atender el aumento de la demanda a través de un potente catálogo de especias, al que se suma otro no menos importante de productos de repostería y pastelería. Ademas, según informa la dirección de Carmencita®, destaca su compromiso con los celíacos gracias a un extenso programa de control de Gluten. "Creemos que hemos actuado siempre con honestidad, imaginación y principios éticos con todos los grupos de interés alrededor de la empresa, tanto con el cliente, como con el trabajador, el proveedor y la sociedad", añaden.

Cultura emprendedora

"Nosotros siempre decimos que no vendemos especias, sino que garantizamos las especias desde su origen hasta el consumidor final", aseguran desde la que fue la primera empresa española en envasar especias en tarros de cristal. La cultura emprendedora es uno de los factores que explican el éxito de Carmencita. Y es que en cada generación que asume la gestión hay alguien intraemprendiendo.

"Buscamos los puntos de contacto, estar allí donde quieren vernos nuestros consumidores y los encontramos analizando el mercado y la evolución de las tendencias", afirman desde Carmencita.

Otra de las señas de identidad de esta compañía es su gran compromiso con su pueblo, Novelda (Alicante), y con el país. "Exportamos el sabor de España a más de 40 países; eso se traduce en unos estándares de responsabilidad social corporativa más elevados", señalan desde la dirección de Carmencita®, una firma que se dedica a la selección de las especias por todo el mundo, ya sea en Indonesia, Vietnam, Sri Lanka o Perú…, a la mezcla, molienda y envasado de las mismas en distintos formatos, intentando crear una cadena agroalimentaria sostenible.

"Potenciamos el desarrollo de una cultura empresarial de respeto y sensibilización por el medioambiente que se traslada a todo el personal de la organización, clientes y proveedores", apuntan. La eficiencia energética, disminución de materiales y gestión de residuos para dar respuesta a los nuevos desafíos ambientales son objetivos a cumplir por esta firma en el marco de la eficiencia y sostenibilidad.

Planes de futuro

De cara a 2021, Carmencita seguirá "pensando en global, actuando en local". Esto quiere decir, según explican desde la dirección de la empresa, que desean estar cerca de los consumidores en un escenario de compras de proximidad. "Tradicionalmente las especias y condimentos han sido una categoría marcada por una alta competitividad, márgenes estrechos y posiciones muy sólidas de los operadores", apuntan.

"Estamos ante un nuevo paradigma que requiere de revisiones para conquistar no solo al consumidor por el precio y la proximidad sino también por el corazón, nuestra marca tiende puentes con los consumidores a través de las emociones", explican desde la firma, que mira al futuro con esperanza.

Tras incrementar su producción para dar respuesta a la demanda actual de nuestras más de 700 referencias alimentarias, en lo que respecta a inversiones, la empresa inaugurará muy pronto nueva fábrica, que se convertirá en una de las más grandes y modernas de Europa.

Economía