El Español
Economía

BNG y PSdeG exigen a la Xunta que elimine las rebajas fiscales "para ricos"

Ana Pontón y Luis Álvarez le han pedido a Alfonso Rueda que "recupere" para los servicios públicos los 34 millones de euros que va a dejar de ingresar con la nueva rebaja del impuesto de patrimonio
Hemiciclo durante la comparecencia del presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, en el Parlamento gallego.
Xunta
Hemiciclo durante la comparecencia del presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, en el Parlamento gallego.

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los dos grupos de la oposición --BNG y PSdeG-- han vuelto a exigir a la Xunta que elimine las rebajas fiscales "para ricos", como la bonificación de hasta el 50% impuesto de patrimonio anunciado el pasado viernes, en un debate en el Parlamento en el que el presidente gallego, Alfonso Rueda, ha respondido con una receta clara: "Menos impuestos y más bienestar".

El Pazo do Hórreo ha acogido este martes una novedosa comparecencia del titular de la Xunta para explicar las líneas maestras de los presupuestos autonómicos para el 2023 y que tanto la portavoz nacionalista, Ana Pontón, como el socialista, Luis Álvarez, le han pedido que "recupere" para los servicios públicos los 34 millones de euros que va a dejar de ingresar con la nueva rebaja del impuesto de patrimonio.

"Señor Rueda, ¿no le parece que es un insulto a la inmensa mayoría de gallegos que, con la que está cayendo, usted presente un pelotazo fiscal de 34 millones de euros a 7.700 gallegos de este país?", le ha preguntado la líder del Bloque.

"Un presidente de paja"

Pontón ha tachado de "desvergüenza" esta medida que, según ha denunciado, demuestra no solo que el PPdeG "gobierna para una minoría", sino también que Rueda es "un presidente de paja que hace lo que le ordenan desde Madrid", concretamente "desde la calle Génova".

En este mismo sentido, Pontón ha cuestionado la deflactación del IRPF anunciada por el titular del Gobierno gallego. "No es una rebaja fiscal, es una corrección a la inflación", ha dicho, al tiempo que ha explicado que mientras "una familia ingresa 12.500 euros anuales ahorrará 50 euros", las rentas "millonarias" dejarán de abonar "4.415 euros".

Frente a ello, la líder del Bloque ha reclamado una "fiscalidad justa" en la que "pague más quien más tiene". Así, ha planteado desde la tribuna una reforma con medidas como aumentar de cinco a ocho los tramos del IRPF y --al revés de lo que hará la Xunta-- bajar el mínimo exento del impuesto de patrimonio a 300.000 euros, excluyendo la vivienda habitual, para "hacer una distribución más justa" de la riqueza.

Asimismo, Pontón ha propuesto aumentar los complementos a las pensiones no contributivas, hacer compatible la renta de inclusión social de Galicia (Risga) con el ingreso mínimo vital (IMV) del Estado y recuperar la Tarxeta Básica, una ayuda eliminada en mayo que permitía a familias comprar bienes de primera necesidad. También ha aprovechado para insistir en la necesidad de tener una tarifa eléctrica propia gallega.

"El PP gobierna para una mayoría. El BNG, en cambio, gobierna para las mayorías. Miremos a la gente de lo común y no a los multimillonarios, como hace usted", le ha espetado la líder de la oposición.

El PSdeG rechaza "competiciones" entre las CCAA del PP

En esta misma línea, el portavoz parlamentario del PSdeG, Luis Álvarez, ha demandado a Rueda que "renuncie" a la bonificación extra del impuesto de patrimonio: "Qué bien sentarían esos 34 millones de euros a los centros educativos y los centros de salud de esta Comunidad".

También le ha pedido el socialista que abandone esas "competiciones desbocadas entre las comunidades del PP", aunque ha celebrado que Rueda, a diferencia de sus compañeros en otras autonomías, "no se atreve" a eliminar este tributo "porque sabe que es una medida injusta".

Además, Álvarez ha restado importancia al debate de este martes porque ha evidenciado que "los presupuestos ya están hechos" y "lo único que se pretende es emplear una comparecencia para anunciar algunas medidas" que ya están "tímidamente explicadas en los medios de comunicación".

Y ha acusado a la Xunta de dejar en presupuestos anteriores "millones y millones de euros sin ejecutar". "Ustedes son bastante malos gestores, por no decir muy malos gestores. No hay comparecencia ni cifras capaces de ocultar la realidad", ha esgrimido.

Rueda: "Se ponen bastantes nerviosos"

Frente a las críticas de nacionalistas y socialistas, que también han reprochado que la Xunta no les remitiese ni un documento sobre las cuentas de 2023, el presidente ha reivindicado su comparecencia "sin ninguna obligación legal".

"¿Qué problema hay que ustedes, como miembros de la oposición, y todos los gallegos sepan en qué se van a utilizar los presupuestos? Vendrán a esta Cámara y serán objetos de enmienda", les ha dicho.

"Se ponen ustedes bastante nerviosos", ha continuado Rueda, para seguidamente asegurar que "no es cierto" que haya que elegir entre bajar impuestos y mantener los servicios públicos. "Menos impuestos y más bienestar", ha respondido, reivindicando una vez más que esta es la política del "sentidiño" y la "senda propia" de Galicia.

Cogiendo sus propias palabras, la portavoz nacional del BNG le ha corregido durante su segunda intervención: "'Sentidiño' es lo que le falta a este gobierno que en medio de una crisis de precios se dedica a dar pelotazos fiscales para las rentas más altas".

Mientras tanto, el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, ha destacado el "ejercicio de transparencia" realizado este martes por el presidente de la Xunta, quien "pidió comparecer" sin obligación legal para explicar los que serán los primeros presupuestos elaborados por su gobierno.

También ha aprovechado el popular para pedir al Gobierno central que adopte medidas ante unas malas previsiones económicas, que serán "resultado combinado" de los últimos coletazos de la pandemia de covid-19 y la guerra en Ucrania; y ha afeado que pretenda aprobar un impuesto a las grandes fortunas para comunidades que acometen rebajas fiscales: "¿Qué piensa el Bloque de eso?".

Asimismo, Puy no ha pasado por alto que precisamente esta misma mañana el president de la Generalitat valenciana, el socialista Ximo Puig, avanzaba una reducción de la deflactación del IRPF para rentas menores a 60.000 euros.

Economía