El Español
Opinión

10 cosas gratis que no tienen precio para tu trabajo (y el de los demás)

Prueba esta sencilla receta y te aseguro que, además de mejorar tu desempeño, te sorprenderá cómo potencia a tu alrededor un entorno laboral no sólo más productivo sino también más sano
Pedro Arenas Barreiro
Por Pedro Arenas Barreiro

Los ambientes contaminados son una de las grandes enfermedades de los ecosistemas laborales. Trabajar es duro (esto es innegable ya que si no conllevase cierto esfuerzo o sacrificio, no pagarían por ello) pero doy fe (basado en hechos reales) de que si se mantiene una actitud positiva y empática en el día a día, tu ilusión y compromiso pueden ser el imán y el catalizador de la ilusión y el  compromiso contigo de tu entorno profesional (incluido tu jefe).

Si los síntomas son la apatía y la desmotivación o incluso si el diagnóstico es el agotamiento emocio-laboral, el doctor Arenas te propone esta receta de 10 sencillos pasos a través de los cuales no solo mantener sino regenerar un ambiente profesional equilibrado:

1) Llegar a trabajar con una sonrisa y salir con otra más grande aún (puede intercambiarse, en los días especialmente difíciles, por un simple “¡Buenos días!” al llegar y un “¡Hasta mañana!” al despedirse) 

Fotograma de la película "El becario"

2). Pedir siempre la cosas por favor y dar las gracias cuando obtienes algo. La (buena) educación es el interruptor que enciende la luz del compañerismo (y esa energía es de las pocas que aún es gratis).

3) Pedir perdón si interrumpes o te equivocas (y comprometerte a rectificar). Incluso aunque tengas excusas o razones que argumenten una determinada decisión o reacción, un perdón a tiempo es siempre mucho mejor que un rencor enquistado.

4) Desear suerte antes de un momento especial o complicado (e interesarte después por cómo ha ido). Si te interesas por los demás, ellos se interesarán por tu situación.

Fotograma de la película "El becario"

5) Llamar a alguien por su nombre de confianza y no por su puesto (Pedro, Pedrito o Pit vs. Sr. director, responsable, jefe o dueño). Despersonalizar a tus compañeros o responsables es alejarse de su escenario de confianza.

6) Reconocer públicamente el buen trabajo de alguien (que no seas tú mismo). Los “yoísmos” y el egocentrismo son grandes enemigos de los equipos eficientes. Ten claro que todo, lo mucho o lo poco, que has sido, eres o serás capaz de conseguir ha sido, es y será gracias a la colaboración de tus compañeros, el esfuerzo de tus empleados o la visión y decisión de tus jefes.

7) Cubrir, disculpar o solventar las equivocaciones de un compañero sin culpabilizarlo. Esta es una de las claves para un liderazgo exitoso y, en mi opinión, está directamente relacionado con la definición intrínseca de la palabra “Responsable” que tantas veces equiparamos a la meritocracia y que, en realidad, debería de estar afiliada al compromiso con los errores o equivocaciones que pueda cometer un miembro de tu equipo de trabajo. Para mí, lo que distingue a un buen “jefe” o “empresario” es llegar al status en el que comparte generosamente los logros con su equipo pero asume en primera persona y sin excusas sus errores o equivocaciones.

8) Escuchar (sin hablar) cuando alguien necesita desahogarse y mantener en secreto lo que te cuentan en confianza. A veces, lo mejor que puedes decir es mantener el silencio. A veces, lo único que necesita un compañero o un jefe es alguien con el que compartir pensamientos e inquietudes sin miedo a ser juzgado. 

Fotograma de la película "El becario"

9) Saberte los cumpleaños de tus compañeros y ser los primeros en felicitarlos. Cumplir años (laborales y personales) es una gran excusa para celebrar y la vida profesional no siempre ofrece excedente de excusas, así que aprovecha las que aparecen en el camino. 

10) Ofrecer ayuda sin esperar a que te la pidan. Algunas palabras, pese a no tener coste, tienen un valor incalculable. A veces, la motivación que necesita tu jefe o tu compañero para continuar adelante es un simple “¿puedo ayudarte en algo?” aunque la respuesta sea negativa.

Esta sencilla receta no necesita prescripción, no se compra en la farmacia y es totalmente gratuita. No tiene contraindicaciones ni efectos secundarios. Sus ingredientes son totalmente naturales y solo engordan tu felicidad y satisfacción mejorando el clima de tu entorno profesional para que brille el sol la mayoría de los días. Te invito a probar y contarme los resultados.

Pedro Arenas Barreiro
Pedro Arenas Barreiro
LinkedIn
Pedro Arenas es, ante todo, un tío de acción (y nunca utiliza dobles aunque haya muchas escenas de riesgo). A lo largo de sus más de 15 años de carrera, ha sido autónomo, emprendedor, empleado por cuenta ajena e incluso responsable público en la Axencia Galega de Innovación. Ha sido el promotor principal de 2 empresas (Ingenyus, Marketing Inteligente y Qubiotech) y ha participado en la constitución de otras dos startups de base tecnológica. Actualmente colabora con diversas compañías en el asesoramiento y fortalecimiento de sus capacidades estratégicas y de innovación.