El Español
Deporte
|
Deportivo

Rubén de la Barrera: juventud y savia nueva para el banquillo del Deportivo

El técnico coruñés cumplirá 36 años el próximo lunes y llega al conjunto blanquiazul con el objetivo de alcanzar el ascenso.
Rubén de la Barrera
@rubibarrerafdz
Rubén de la Barrera

Rubén de la Barrera llega al banquillo del Deportivo a pocos días de cumplir 36 años. El nombre del entrenador coruñés lleva tiempo sonando con fuerza en las oficinas de la Plaza de Pontevedra. El cese de Fernando Vázquez propició que la dirección deportiva decidiera apostar por un perfil completamente diferente. ¿Quién es Rubén de la Barrera?

¿Quién es Rubén de la Barrera?

Lo primero que salta a la vista es su amor por el fútbol. Jugador en las categorías inferiores del Ural, pronto se dio cuenta de que su pasión estaba al lado de la línea de cal. Sin llegar a los 20 años se hizo cargo del juvenil del equipo e inició una fulgurante carrera.

Su inquietud y ganas de crecer le llevaron pronto fuera de Galicia. A sus 25 años se hizo cargo del Villaralbo, un equipo castellano-leonés de Tercera División. Allí logró clasificarse para el playoff de ascenso durante dos temporadas consecutivas, toda una hazaña para este humilde equipo.

De ahí aterrizó en el Guijuelo. Era su primer contacto con la Segunda División B y los resultados también fueron espectaculares. Con 60 puntos en la temporada regular, metió al equipo en un histórico playoff de ascenso a Segunda División. Después de esa temporada afrontó un reto en el Valladolid B, un equipo al que dejó en mitad de tabla con nueve puntos por encima del descenso. Con la maleta casi sin deshacer, regresó al Guijuelo donde terminó ese año con 57 puntos y en sexta posición.

De la Barrera aceptó entonces una oferta con la Cultural Leonesa, un equipo con objetivos más ambiciosos. El coruñés se veía preparado para afrontar este reto y logró un histórico ascenso a Segunda División con solo 31 años. Los leoneses duraron un año en el fútbol profesional y tras el descenso, De la Barrera entendió que su ciclo allí había terminado.

Su nombre era ya una realidad en el fútbol español. A pesar de las propuestas decidió tomar una decisión bastante inesperada. Rubén recibió la llamada de Asier Garitano y se fue a la Real Sociedad a trabajar como asistente de la parcela ofensiva. Esa aventura no duró mucho y a los dos meses se marchó a Catar. Su última experiencia tuvo lugar en Rumanía, pero a finales de noviembre ponía punto y final.

Rubén de la Barrera tiene por delante el reto más exigente de su carrera. A pesar de su juventud tiene experiencia en la categoría y tratará de llevar al Deportivo a la Segunda División.

Deporte