El Español
Deporte
|
Deportivo

Levante-Zaragoza: El sospechoso partido que descendió al Dépor en el 2011

Los jugadores zaragocistas recibieron ingresos del club en los días previos. Retiraron el dinero y dijeron que se lo dieron de nuevo a la directiva maña. Los futbolistas del Levante, entre los que estaba Munúa, no sacaron efectivo durante los siguientes meses. En septiembre comienza el juicio por amaño
13:05 · 28/05/2019
Ballesteros y Gabi, presuntos cabecillas de la trama.

El 3 de septiembre de este 2019 se celebrará en la Audiencia de Valencia el juicio por el amaño del Levante-Zaragoza, que terminó 1-2, de la jornada 38 de la temporada 2011-2011. Aquel año, varios equipos se jugaban la permanencia en la última jornada. Finalmente, el Deportivo consumaría su primer descenso en dos décadas tras la victoria del Zaragoza ante el Levante. El equipo entrenado por Miguel Ángel Lotina no hizo sus deberes entonces, pero la polémica estaba servida. Hoy, este caso vuelve a ser recordado por una nueva investigación que salpica a los blanquiazules: la detención de Íñigo López por una trama de amaños.

El 3 de octubre del 2014, más de 3 años después, fueron citados a declarar hasta 20 jugadores de aquel encuentro por supuesto amaño y participación en apuestas ilegales. Algunos futbolistas acudieron en calidad de imputados y otros solo como declarantes. El fiscal anticorrupción Alejandro Luzón, tras una minuciosa investigación en la que se cotejaron datos bancarios y llamadas telefónicas, fue el responsable de la operación.

En diciembre del 2014, el mismo fiscal formalizó una querella masiva por el tongo. Elevaba la causa a 42 implicados, 36 de los cuales eran futbolistas. Entre los acusados estaban el presidente del Zaragoza, Agapito Iglesias; el entrenador, Javier Aguirre; y jugadores como Gabi o Ánder Herrera. De hecho, el fiscal apunta, además de a la directiva maña, a los tres capitanes del equipo (Gabi, Ponzio y Jorge López) como artífices del amaño.

Estar en Primera vale 1 millón

Gabi, capitán del Zaragoza cuando se jugó el partido ante el Levante.

Según la querella, el Zaragoza habría pagado 965.000 euros a los jugadores del Levante para asegurar la victoria maña en aquel vital partido. La pena prevista si fuesen declarados culpables sería de entre 6 meses y 4 años de cárcel y la inhabilitación de uno a seis años.

El fiscal aportó como prueba los ingresos de dinero del 17 y el 19 de mayo, dos días antes del encuentro, qe hicieron Antonio Prieto (50.000 y 35.000), Javier Aguirre (50.000 y 35.000), Lanzaro (50.000 y 40.000), Ander Herrera (50.000 y 40.000), Doblas (50.000 y 40.000), Da Silva (50.000 y 40.000), Braulio (50.000 y 40.000), Ponzio (50.000 y 35.000), Gabi (50.000 y 35.000), Jorge López (50.000 y 40.000) y Diogo (50.000 y 35.000). Las transferencias se ejecutaron desde una oficina de Bankinter ubicada en Boadilla del Monte (Madrid).

Munúa (Levante) no sacó efectivo del banco entre el 21 de mayo y el 7 de noviembre de 2011

El Zaragoza justificó esos ingresos como "primas", pero el testimonio de Gabi desmontó esta versión, al asegurar, textualmente, que hizo "lo que Agapito me dijo". Todos los jugadores retiraron esas cantidades días después y, según la versión de Gabi, se lo entregaron al club. Según el fiscal, ese dinero fue entregado en metálico a los jugadores querellados del Levante antes del trascendental partido.

"Presi, vais a bajar. El partido está arreglado"

Entre los querellados están dos exjugadores blanquiazules, como el aragonés Ángel Lafita y el exguardameta y exentrenador del Fabril, Gustavo Munúa. También estaba en las filas levantinas Sergio González, autor del primer gol del Dépor en la final de Copa del 2002 ante el Madrid.

Sergio, durante su renovación con el Valladolid, con Ronaldo, propietario del club.

De hecho, el mediocentro, actual entrenador del Valladolid, habría sido el delator del amaño. "Presi, vais a bajar. El partido está arreglado", le habría dicho a Sergio a su expresidente, Augusto César Lendoiro. Fue la revista Interviu la que destapó este nuevo escándalo. El exjugador habría contado también que Ballesteros, de aquella veterano central del Levante, habría sido el cabecilla de la operación, por la que cada futbolista de su club se ingresaría 35.000 euros por persona, jugase o no aquel partido.

Los jugadores alegaron que aquel año habían pasado sus vacaciones en familia o no las habían tenido, cuando se les preguntó por la falta de operaciones en sus cuentas bancarias. Munúa no sacó efectivo del banco entre el 21 de mayo y el 7 de noviembre de 2011, y sí lo hizo en 21 ocasiones en el mismo periodo anterior.

Pena máxima y 2,9 millones de multa

La Liga, encabezada por Javier Tebas, pidió el año pasado para los acusados la pena máxima de 4 años y una multa de 2,9 millones de euros. Un año antes, en el 2017, la jueza de instrucción Isabel Rodríguez había archivado el caso al entender que no había pruebas de que el dinero acabara en las manos de los jugadores del Levante. Finalmente, la Audiencia de Valencia atendió las reclamaciones de Anticorrupción y La Liga y reabrió el caso.

El Deportivo pidió pena de cárcel para Munúa cuando era entrenador del Fabril, pero no lo destituyó

El juicio empezará este año. De resultar culpables, jugadores como Gabi, Ánder Herrera o Ángel Lafita podrían entrar en prisión y ser sancionados 6 meses, además de tener que pagar una multa. El Deportivo pidió el pasado año penas de cárcel para los acusados, incluido el que era en aquel entonces el entrenador del Fabril, Gustavo Munúa. El equipo blanquiazul no destituyó al exjugador pese al escándalo.

El Levante-Deportivo del 2013, también bajo lupa

Dos años después, el Deportivo estaba en una situación similar a la del 2011. El equipo entrenado por Fernando Vázquez necesitaba sacar una gran cantidad de puntos en las últimas jornadas para salvarse. El partido en Valencia ante el Levante se antojaba clave para seguir con vida en primera. Los blanquiazules ganaron por 0-4 y ya mandaban por 3 goles en el minuto 30.

Gustavo Munúa, durante su etapa como entrenador del Fabril.

Según El Confidencial, varios jugadores granotas, entre los que están de nuevo Ballesteros y Munúa, habrían realizado apuestas en contra de su equipo. También cuenta este medio que los futbolistas del Levante le habrían dicho a Aranda, que ahora mismo está detenido por esta nueva investigación por amaños, cuando jugaba en el Granada que el Deportivo les habría ofrecido dinero por dejarse perder. De este modo, pretendían que el equipo andaluz mejorase la oferta gallega.

Estas acusaciones salpicaron a un Dépor que no podría haber llevado a cabo ningúna transacción económica en aquel momento, pues había entrado en concurso de acreedores y tenía sus cuentas intervenidas por Hacienda. El Dépor terminaría bajando a Segunda, Ballesteros se acabaría retirando y Munúa abandonaría el Levante.

Deporte