El Español
Deporte
|
Deportivo

Deportivo 0 - San Fernando 1: La falta de gol condena a un desesperado Dépor

Los coruñeses encajaron un gol tempranero y fueron incapaces de remontar a pesar de las ocasiones que tuvieron a lo largo del encuentro
Mario Soriano en la lucha por un balón en el partido ante el San Fernando
Foto: Fernando Fernández
Mario Soriano en la lucha por un balón en el partido ante el San Fernando

La falta de gol condenó a un Deportivo que encajó la primera derrota de la temporada. Y lo hizo el día que más ocasiones de gol generó con diferencia. Sin embargo los nervios, las precipitaciones y los errores defensivos provocaron que los coruñeses perdieran el primer partido de la temporada.

La primera mitad evidenció una vez más que el Dépor es un juguete en manos de un recién nacido. El conjunto blanquiazul encajó el primero de una manera inadmisible para un equipo que tiene como objetivo ascender. Saque rápido del guardameta, repliegue a la mínima velocidad de la defensa y error en cada de Narro, Lapeña y sobre todo Jaime que era regateado con una facilidad pasmosa por Gabri que batía por bajo a Mackay tras una mala salida del guardameta.

Era el minuto diez y los nervios se adueñaban de Riazor. Como un boxeador medio noqueado, el Dépor intentó levantarse con poco éxito. Tras unos minutos de aturdimiento, los coruñeses empezaron a llegar con profundidad por bandas. Sin embargo los centros por la derecha de Antoñito fueron un auténtico desastre.

Los blanquiazules lo intentaron a balón parado y ahí llegó una de las ocasiones más claras de la primera mitad. Jaime remataba un córner sacado por Narro que sacaba atento Perales. También lo intentó Rubén Díaz con un disparo que sacaba el guardameta a córner. Pero los ataques no eran suficientes y el San Fernando a base de cortar el juego con patadas y orden maniató a un Dépor que se marchaba a vestuarios por detrás en el marcador.

Borja llamaba a Quiles y Pablo Martínez para que iniciaran la segunda mitad y buscar una reacción en el equipo. Antoñito y Jaime se quedaban en el banquillo tras completar una muy mal primera mitad.

Salió el Dépor volcado que tuvo dos llegadas tímidas en los tres primeros ataques con acciones de Quiles y Soriano. Sin embargo la más clara la tuvo el cuadro visitante. Enésimo error de concentración del equipo y en carrera Gabri se plantaba solo delante de Mackay y no era capaz de definir cuando estaba absolutamente solo. El futbolista pedia penalti pero el colegiado mantenía que no.

El susto fue enorme para un Dépor que estaba revolucionado en busca de la remontada. El San Fernando decidió entonces defender de manera descarada para guardar el botín. Y lo hizo todavía más cuando en el 56 se quedaba con uno menos por la expulsión de Biabany.

Yeremay e Ibai entraron en el terreno de juego pero el gol no llegaba. Los blanquiazules estaban volcados sobre la portería contraria pero la zaga andaluza sacaba todos los balones que llegaban desde las bandas. El guion del partido no cambiaba y el crono alcanzaba ya el minuto ochenta de partido. Ibai la tuvo con una volea que sacó un defensa bajo palos cuando ya se cantaba el gol.

Yeremay se echó el equipo a la espalda y fue un puñal por la banda izquierda. Ahí generó el Dépor buena parte de las llegadas del tramo final de encuentro. El canario pidió incluso penalti en una buena acción individual. De las botas del canario otra acción de peligro para el Dépor. El extremo encontraba a Soriano que filtraba un gran balón para Quiles que no era capaz de definir en el mano a mano ante Perales.

El colegiado añadió solo diez minutos cuando los visitantes tuvieron que ser atendidos hasta en siete ocasiones por los servicios médicos. A pesar de ello, el Dépor seguía llegando sin suerte de cara a gol. Un buen envío al área era tocado por Quiles y Villares llegaba junto al guardameta a tocar la pelota y enviaba a córner. Olabe también lo intentó con un disparo raso que salía muy cerca del palo izquierdo de la meta de Perales.

La desesperación ganó al fútbol y los coruñeses no lograron generar más ocasiones de gol. Así se llegó al final de un partido que evidenció la preocupante falta de gol de un Dépor que no carbura.

Deporte