El Español
Deporte
|
Tu Deporte

21 kilómetros de ilusión en A Coruña: La historia de Inés y Mario

Rocío y José Luis nos cuentan cómo impulsaron esta iniciativa pionera en Galicia en las horas previas a participar en la media maratón
06:00 · 15/02/2020
Picado

Cada sábado por la mañana es diferente para Inés y Mario. Se despiertan con ganas de correr. Y aunque su cuerpo no se lo permita, sus padres cumplen ese deselo. Literalmente, tiran de ellos y les ayudan a cumplir sus sueños. Este domingo, además, Mario e Inés podrán participar de manera oficial en la carrera Coruña C21, la media maratón.

Se trata del proyecto Marines ENKI, que toma su nombre de Mario e Inés. Fueron sus padres quienes decidieron dar un paso más al frente y llevar a cabo esta iniciativa. "Pensamos que podía ser algo muy bonito correr juntos y que se sumaran más y más niños", afirma José Luis, padre de Mario, con el que corre mayoritariamente en asfalto. Por otro lado, a Inés "le encantan las pruebas de monte", señala Rocío, su madre.

Esta iniciativa no sería posible sin el apoyo de ENKI. "Se han involucrado muchísimo y nos ayudan con el material. Por ejemplo, la silla que Inés utiliza en las pruebas de monte cuesta unos 6.000 euros. La de asfalto es diferente, tiene tres ruedas en vez de una y cuesta sobre 1.000 euros", cuenta Rocío.

El siguiente paso era conseguir que la Federación Galega de Atletismo permitiese correr con niños menores de edad en carro de running. "Llevábamos tiempo peleando para poder participar en este tipo de carreras. Al llegar a la meta te descalificaban. Mario y yo hemos tenido que ir a participar a carreras de Asturias o Andalucía, por ejemplo", señala José Luis.

Una experiencia muy estimulante

Mario e Inés están toda la semana esperando el momento de salir a correr con sus padres. "Para ellos es algo muy estimulante. A Mario le encanta esa sensación y en las carreras se multiplica. Es etíope, lo lleva en los genes", cuenta José Luis. "Inés tiene discapacidad intelectual y no se entera cuando le dices que vamos a correr. Es al ponerle la ropa cuando se activa y se da cuenta", cuenta Rocío.

Para esta iniciativa no es necesario que los padres corran. "Hay un grupo de voluntarios cada vez más grande, en la actualidad somos unos 50. Nuestra campaña está funcionando muy bien y ya hemos vendido 200 camisetas. Tenemos otras 200 encargadas. La mitad de la recaudación irá destinado a material para más niños", cuenta José Luis. Estas camisetas se pueden adquirir en las tiendas coruñesas Cume Norte y Maratón por 10 euros.

El siguiente paso: un calendario estable

Tras la carrera del domingo, el siguiente paso que se plantean es la creación de un calendario estable, con una prueba al mes, para que estos niños puedan participar. José Luis y Rocío ya han recibido llamadas de padres para que sus hijos con movilidad reducida puedan participar en estas pruebas. "De hecho, el domingo participará un tercer niño con nosotros", cuentan. Marines ENKI ha llegado para quedarse y que los niños con diversidad funcional tenga su espacio en las carreras coruñesas.

Deporte