El Español
Cultura

María Rosa Lojo ingresa en la Real Academia Galicia

La escritora ha reivindicado, en su discurso de entrada en la RAG, la significación de los gallegos en la construcción de la identidad argentina
María Rosa Lojo ingresa en la Real Academia Galega.
academia.gal
María Rosa Lojo ingresa en la Real Academia Galega.

A CORUÑA, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

La escritora María Rosa Lojo ha reivindicado, en su ingreso en la Real Academia Galega (RAG), la significación de los gallegos en la construcción de la identidad argentina. Una de las voces más reconocidas de las letras gallegas argentinas contemporáneas, Lojo, con raíces en Boiro, leyó este miércoles su discurso de entrada en la RAG como académica de honor.

"Soy una gallega hija. Una exiliada hija. Las redes afectivas e intelectuales de la emigración nunca se cortaron", ha expresado Lojo, quien ha incidido también en que la literatura requiere "una posición primaria de escucha".

"Somos apenas un canal", ha dicho al situar a los escritores como aquellos que trasladan la "voz colectiva". Así lo ha expuesto en un acto en el que el presidente de la RAG, Víctor F. Freixanes, fue el encargado de la contestación en nombre de la institución. Sobre su ingreso en la institución gallega, Lojo lo asume con el propósito de desarrollar "una función especialmente hermosa porque se desempeña al entrelazar mundos y reunir horizontes".

Obra

Su obra literaria ha sido traducida a distintos idiomas y ha recibido galardones como el Premio de Poesía de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires (1984), el del Instituto Literario y Cultural Hispánico de California (1999), el Premio a la trayectoria en Literatura de la asociación Artistas Premiados Argentinos o el Gran Premio de Honor 2018 de la Sociedad Argentina de Escritores, que recibió por primera vez en 1944 Jorge Luis Borges.

La RAG ha destacado que la autora reconoce la influencia que ejercieron en su literatura las lecturas de Rosalía de Castro y Álvaro Cunqueiro, pero "antes de que eso ocurriera, ya encontrara en los relatos orales del padre un elemento de identificación que compara al que en la cultura de los mapuches y ranqueles, los pueblos originarios del centro y del sur de Argentina, representa el llamado 'canto de linaje'".

La huella gallega aparece desde su primera novela, Canción perdida en Buenos Aires al Oeste (1987) hasta la última, Solo queda saltar (2018), pasando por Finisterre, traducida al gallego como A fin da terra (2006), Árbol de familia (2010) y Todos éramos hijos (2014). Otro ejemplo es el álbum ilustrado O libro das Seniguais e do único Senigual, publicado originalmente en 2010 en gallego y traducido seis años después al castellano.

Cultura