El Español
Cultura
|
Audiovisual

La televisión gallega califica de "error" lo sucedido en 'Land Rober' y defiende su gestión

Sánchez Izquierdo apunta que el programa "no pasó por producción" y que, tras pedir explicaciones, se revisaron los protocolos
Un momento del programa de Land Rober en el que se produjo la polémica.
CRTVG
Un momento del programa de Land Rober en el que se produjo la polémica.
Ofrecido por:

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Abr. (EUROPA PRESS)

El director de la CRTVG, Alfonso Sánchez Izquierdo, ha acudido este viernes al Parlamento en relación a la polémica emisión de un programa de Land Rober acusado de machismo y de intentar promover un encuentro entre una mujer y su expareja, con la que terminó la relación debido a que la controlaba. "Que lo sucedido fue un error es obvio", ha dicho en la comisión de control de la CRTVG, donde ha defendido la gestión posterior realizada de esta cuestión, la implicación del ente en las políticas de igualdad y contra el machismo y la decisión de no "participar de polémicas", especialmente a través de redes sociales.

La pregunta, debatida de forma acumulada, fue presentada por los tres grupos políticos presentes en el Parlamento gallego (PP, BNG y PSOE), que pidieron al responsable de la CRTVG un análisis de lo sucedido en el programa, así como las medidas puestas en marcha para evitar que algo así se repita. El programa, emitido el pasado 8 de abril, incluyó la supuesta "reconciliación" entre un joven y su exnovia, que había acudido como público. A lo largo del programa, y a raíz de la insistencia para saber si querría hablar con él en directo, la joven contó que había cortado su relación por los celos de él y porque ejercía control sobre ella. El caso causó una fuerte polémica en redes sociales y llevó al propio presentador, Roberto Vilar, y a la productora responsable del espacio a pedir disculpas.

Una situación "inadmisible"

Durante el debate parlamentario, la diputada socialista Noa Díaz ha dicho que lo vivido en este programa fue "una situación inadmisible en cualquier contexto, pero mucho más en un programa de un canal publico, que debe incluir la perspectiva de género en todos sus contenidos", al tiempo que ha criticado que el presentador usase frases como "se le ve super enamorado" o "tiene derecho a recuperar a su enamorada".

"Nos parece intolerable que se siga normalizando el acoso y que no exista desde una cadena pública más control sobre estas situaciones", ha dicho Noa Díaz, que ha recordado que el programa se emitió "cuando ya se conocía su desenlace" (es en falso directo) y podría haberse "cancelado". "Eso sería actuar con responsabilidad", ha zanjado.

En la misma línea, la diputada nacionalista Olaia Rodil ha calificado esta situación como uno de "los momentos más bochornosos e inadmisibles" de la televisión pública y ha "roto una lanza" en favor de la sociedad gallega, que mostró su rechazo a través de las redes sociales. Por ello, ha preguntado a Sánchez Izquierdo "quien controla" y revisa los contenidos encargados a productoras, como es el caso de este programa, y ha tildado de "telebasura" el "utilizar la intimidad de una persona para conseguir audiencia".

Finalmente, la diputada popular Raquel Arias ha asegurado que este caso es "algo absolutamente anómalo en la TVG", aunque ha apostado por "reforzar los mecanismos" para que situaciones así "pasen de ser excepcionales a ser inexistentes". El Grupo Popular, ha dicho, tiene una "posición clara e inequívoca" en relación a este tipo de cuestiones: "Condenamos la violencia machista y rechazamos cualquier actuación que denigre a la mujer, venga de quien venga y afecte a quien afecte", ha apuntado Arias, que ha sacado a relucir las palabras del presidente de la Diputación de Lugo, José Tomé, en relación a la vestimenta de Elena Candia, unas "declaraciones claramente machistas".

Sobre esta cuestión, ha añadido, el presentador del espacio Land Rober "pidió disculpas al día siguiente" y el Gobierno gallego llevó el tema "a los órganos competentes", mientras que, "a día de hoy, Tomé aún no ha hecho autocrítica ni se ha comprometido a no repetir frases así".

Un error con el que se actuó con "celeridad"

En su intervención de respuesta, Sánchez Izquierdo ha reconocido que lo ocurrido fue "un error", por el que se pidieron "disculpas" y se activaron "con la máxima celeridad" los mecanismos de análisis de lo sucedido. "Pero los errores, desafortunadamente, existen, y son irreparables cuando se producen en público y en prácticamente directo", ha apostillado. La CRTVG, ha dicho, tomó medidas "en el mismo segundo en que tuvo conocimiento" de lo sucedido, durante su emisión, con la decisión de eliminar "cualquier mención" del programa en redes sociales y no subirlo a la web para "proteger la imagen de la mujer".

Al día siguiente, desde la CRTVG "se pidieron por escrito las explicaciones pertinentes" a la productora. Entre las ofrecidas, ha apuntado el director del ente, está que, "pese a ser grabado, el programa no pasó por la sala de montaje", ya que entre el final de la grabación y la emisión mediaron solo "12 minutos". "El programa se lanza directamente al aire, por lo que queda claro que no hubo tiempo material para que pasase por la sala de montaje", ha zanjado. Por otra parte, Sánchez Izquierdo ha dicho que "es falso que el programa cortara imágenes del hombre entrando en el plató". El joven, ha admitido, "entró en una pausa de publicidad con el consentimiento de la mujer y de sus acompañantes", pero este periodo no es grabado.

Rechaza la polémica en las redes

En otro orden de cosas, Sánchez Izquierdo ha apuntado que la CRTVG "no va a entrar nunca a fomentar en la sociedad un clima de polémica o confrontación", sobre todo en redes sociales. "La violencia de género no debe ser tratada desde la polémica", ha dicho el responsable del ente, que ha recordado que, tras el comunicado emitido al día siguiente del programa, esta es la primera vez que vuelve a hablar de la cuestión.

Así, ha defendido que los pasos intermedios sean dados no a través de redes sociales si no en conversaciones con los actores implicados. "Avanzaremos con las empresas externas hasta donde legalmente se pueda", ha apuntado Sánchez Izquierdo, en materias como la revisión de protocolos, aunque ha apelado a ser "honestos". "Podemos poner medios, controles, leyes, pero nada puede garantizar que estos errores no sucedan", ha zanjado.

De forma paralela, ha defendido el programa Land Rober, que lleva 12 años en antena, y el resto de contenidos proporcionados por productoras, con un importante papel en el entretenimiento durante la pandemia. "Que algún día comentan algún error, entra dentro de lo posible", ha dicho Sánchez Izquierdo, que no considera "justo" pedir inmediatamente "su supresión".

Finalmente, el director de la CRTVG ha defendido las medidas en materia de igualdad implantadas en el ente, donde las políticas de esta clase "van más allá de lo que sale en pantalla", ya que "son estructurales" y "transversales" y se aplican "en todos los ámbitos y todos los días del año". "La CRTVG no improvisa sus políticas de igualdad, a veces va por delante", ha concluido.

Cultura