El Español
Cultura
|
Audiovisual

A Coruña tendrá una semana internacional de cine para reinaugurar el Cine París

La primera planta será un meeting point con un público más heterogéneo orientada a afterwork y la segunda está pensada para público sentado que quiera consumir copas de calidad. Uno de los grandes atractivos será un cineclub todos los miércoles y la fachada se iluminará para ser una de las grandes protagonistas de la calle Real
Puerta principal del Cine París de A Coruña.
Nuria Prieto
Puerta principal del Cine París de A Coruña.
Ofrecido por:

Búsqueda de talento y valor añadido, sostenibilidad y recuperar la esencia de uno de los iconos de la ciudad: el Cine París. Estas son las premisas marcadas por los responsables del nuevo proyecto hostelero que ocupará este histórico inmueble ubicado en la calle Real y que este lunes, tras casi un año de espera, sus promotores han recibido la licencia de obra para empezar cuanto antes los trabajos y abrir a finales de año como estaba previsto. "Es un local emblemático y hay una trayectoria vital encuadrada en la idiosincrasia coruñesa y eso hay que ponerlo en valor. Hay que tocar los puntos necesarios para no eliminar la esencia de un edificio tan emblemático", defienden.

La reapertura de este local de casi 1.000 metros cuadrados que estuvo ocupado por un Pull&Bear durante 21 años, será a lo grande, ya que antes de que el proyecto comience su rodaje en la ciudad, en octubre albergará una semana internacional del cine que traerá a tierras coruñesas a directores y actores de renombre entre otras personalidades del séptimo arte.

Un grupo inversor madrileño ha contribuido a que el nuevo Cine París sea una realidad en unas semanas, junto al apoyo clave del gobierno local. Se muestran confiados en el éxito de este planteamiento "totalmente disruptivo y que será un polo de atracción de gente de toda Galicia" y subrayan su "esencia aspiracional que no dejará a nadie indiferente". Para su gestión suenan nombres como los de los antiguos gestores del grupo Pachá A Coruña, que a su vez apuntan que el proyecto del Cine París "va a cambiar la forma de entender el ocio en esta ciudad".

La primera planta del Cine París será un meeting point con un público más heterogéneo orientada sobre todo a afterwork y la segunda está pensada para público sentado que quiera consumir copas de calidad en un ambiente tranquilo. En concreto, esta planta se plantea como "la última parada nocturna" y el Cine París cerrará entre las dos y las tres de la madrugada porque seguirá un modelo anglosajón sobre todo en los horarios. "Por lo que se nos viene encima económicamente a corto plazo y con el vaivén de la guerra en Ucrania y demás conflictos, la hostelería en España deberá acabar adaptándose a este modelo", detallan fuentes implicadas en el proyecto hostelero.

El interior del Cine París.

Uno de los grandes atractivos será un cineclub todos los miércoles donde se proyectaran películas clásicas en sesiones inicialmente pensadas para las 18:00 y las 21:00 horas para que aquellos que conocieron los mejores tiempos del cine París puedan volver atrás en el tiempo. "Tenemos la obligación de devolver a la ciudad parte de lo que nos ha dado", cuentan desde el equipo, que enumeran otras actividades culturales que se sucederán de jueves a domingo como exposiciones de arte o presentaciones de libros, entre otros.

Actualmente están valorando también la propuesta de una compañía de ocio infantil con marionetas para ofrecer un espectáculo dominical de 16:00 a 19:00 horas. Todo ello con precios populares para que haya rotación del programa de actividades del cine y el público sea de todo tipo.

Mayor protagonismo de la fachada y "hostelería transversal"

Fuentes del proyecto aseguran que la fachada del cine París volverá a recuperar protagonismo ya que se modificará simplemente con una nueva iluminación que le dará un nuevo rostro. "El edificio es en sí impactante y queremos que sea una referencia en la ciudad, que desde cualquier ángulo de la calle Real llame la atención. Se limpiará la fachada y se modificará y esto va a generar un valor añadido a todos los locales del centro porque va a revitalizar establecimientos de los alrededores que están cerrados", explican.

Otras de las claves para el equipo que está detrás de este ambicioso proyecto hostelero es la idea de "hostelería transversal", porque consideran que el sector necesita "especialización" y que la gente deje de verlo como un tránsito para verlo como "un valor profesional". "Tenemos la obligación de dar a conocer otro tipo de hostelería y para eso necesitamos empresarios que pongan en valor esto", concretan.

Historia "de los tres cines"

En 1989, antes de que Pull&Bear estuviera negociando la apertura del Cine París, los gestores que ahora están implicados en este nuevo establecimiento intentaron hacerse con el Cine Avenida y no lo consiguieron. Debido a ello lo intentaron con el Cine París cuando lo explotaba la empresa Fraga que llevaba también los teatros Rosalía y Colón, pero se lo quedó Inditex. Tras este varapalo pasaron al tercer cine, el Valle Inclán, que actualmente es la Sala Garufa y en el pasado albergó el Twenty y la discoteca Cine.

Reconocen que "lo del cine siempre fue una ilusión personal, una aspiración que ahora se va a materializar", exponen. A su vez, el actual propietario del Cine París, Javier, se confiesa como un cinéfilo empedernido y un amante del séptimo arte, razones por las que luchó porque este proyecto saliera adelante y se erigiese como "un espacio multicultural con actividades diferentes y no un local de ocio al uso".

Cultura