El Español
Actualidad
|
Galicia

Vueling estudia cerrar sus bases en A Coruña y Santiago de Compostela por la baja demanda

La compañía asegura que "no hay ninguna decisión tomada" y de momento ha llegado a un acuerdo con el Consorcio de Turismo de A Coruña para recortar el convenio de promoción del destino tras eliminar la conexión con Valencia, reducir otras frecuencias y retirar su base
Aviones de Vueling en Alvedro.
@aeropuerto_LCG
Aviones de Vueling en Alvedro.

El coronavirus ha provocado un fuerte descenso en la demanda de los servicios de las aerolíneas y esto ha dado lugar a que algunas compañías como Vueling estén estudiando alternativas para frenar sus pérdidas en esta complicada situación. La opción que baraja la compañía a día de hoy es la del cierre permanente de cuatro de sus bases ubicadas en Asturias, A Coruña, Santiago de Compostela y Madrid, donde operaba con uno, dos y tres aviones antes del coronavirus.

La compañía asegura que "se están estudiando muchas cosas pero todavía no hay ninguna decisión tomada" y de momento ha llegado a un acuerdo con el Consorcio de Turismo de A Coruña para recortar el convenio de promoción del destino tras eliminar la conexión con Valencia, reducir las frecuencias con Barcelona, Palma de Mallorca y Bilbao y retirar su base.

De esta manera, Vueling se está preparando para reestructurar su red de bases y rutas y ser más pequeña durante varios años ante el desplome de la actividad que previsiblemente se producirá en los próximos meses. El modus operandi de la compañía se centra, por un lado, en planear la oferta mensual y por otra en buscar estrategias de viabilidad de cara al 2021, lo que implicaría el cierre de bases en España, la eliminación de rutas y la reducción de su flota.

El cierre de las bases no implica necesariamente dejar de volar en los destinos, sino que se trataría de un gesto estratégico de la aerolínea con el objetivo de reducir costes operativos al concentrar el mantenimiento de los aviones y las tripulaciones en aeropuertos más grandes o con mayor actividad. "No hay ninguna decisión tomada, se abren y cierran bases en función de la demanda.

"El hecho de que haya abierta alguna ahora no implica que no se pueda cerrar y viceversa ya que el coronavirus ha puesto patas arriba el sector y todo lo que se conocía ahora sólo sirve como punto de referencia, pero no para tomar decisiones", explican fuentes cercanas a Vueling, que insisten en que ahora "se trabaja día a día" y "todavía no sabemos qué vamos a hacer en septiembre".

Asimismo, la compañía tiene programado reabrir en agosto las bases de Valencia y Alicante con dos aviones, además de añadir un avión adicional en Palma, Tenerife Norte, Bilbao, Ibiza, Sevilla y Málaga.

Actualidad