El Español
Economía
|
Empresas

Vegalsa-Eroski evitó el desperdicio de 11.000 toneladas de alimentos en 2019

En el último trienio, Vegalsa-Eroski aumentó un 72% las donaciones a entidades benéficas; un 25% sus descuentos por próxima caducidad y un 18% las transformaciones de subproductos realizadas
Vegalsa-Eroski aumentó un 72% las
donaciones a entidades benéficas
Eroski
Vegalsa-Eroski aumentó un 72% las donaciones a entidades benéficas

La compañía gallega de distribución alimentaria Vegalsa-Eroski se suma a la Semana Contra el Desperdicio Alimentario para sensibilizar e informar a los consumidores sobre la necesidad de poner en valor los alimentos y hacer un buen uso de ellos. Y lo hace, de nuevo, con su programa
“Desperdicio Cero” que le ha permitido evitar el desperdicio de 10.917
toneladas de alimentos en 2019
, una cifra que se ha visto incrementada en un 26% en los últimos tres años.

“Evitar el desperdicio alimentario es uno de nuestros objetivos prioritarios
en Vegalsa-Eroski lo que motivó la activación de nuestro programa
“Desperdicio Cero”. A través de él damos salida al género de nuestras
tiendas, garantizando así que ningún alimento que es apto para el consumo sea desperdiciado”, explica la directora de RSE de la compañía, Gabriela González. “Para ello, ponemos especial atención a la planificación y la gestión del stock, la adecuada conservación y las buenas prácticas de
manipulación de alimentos”, afirma.

Para evitar el desperdicio alimentario, la compañía aplica un descuento de
hasta un 50% en sus establecimientos
a todos aquellos productos que
tienen una fecha de caducidad próxima. Gracias a esta medida se ha
evitado el desperdicio de 7.600 toneladas de alimentos en 2019, un 25%
más respecto a los últimos tres años.

Donaciones a entidades benéficas

Además, todos los alimentos que son aptos para el consumo se entregan
también a organizaciones sociales
, sumando un total de 881 las toneladas
donadas en el último año a más de un centenar de entidades benéficas
locales, lo que supone un incremento del 72% en el último trienio.

Todos los alimentos donados son productos frescos y de alimentación que se retiran de los lineales bien porque han sobrepasado la fecha de
caducidad, pero son aún aptos para el consumo, o porque su envase
presenta una pequeña deficiencia como una simple abolladura o rotura de
embalaje que impide su venta. Para garantizar su estado óptimo para el consumo, desde Vegalsa-Eroski se lleva a cabo un protocolo de actuación que vela escrupulosamente por la seguridad alimentaria de los productos
donados.

En el caso de que los alimentos no sean ya aptos para el consumo la
compañía les da una segunda oportunidad entregándolos a empresas
especializadas encargadas de procesarlos
. A través de la logística inversa y la gestión en almacén, el pan y los yogures se tratan para obtener harinas;
la fruta y la verdura, se destina a alimentación animal, y la carne y el
pescado, a la obtención de grasas. En el último año la compañía transformó
en subproductos 2.418 toneladas de alimentos, un 18% más en el último
trienio.

Economía